«Un 11M con las re­des so­cia­les se­ría una ab­so­lu­ta lo­cu­ra»

Re­sal­ta el con­trol de los bu­los y la edu­ca­ción es­co­lar de emer­gen­cia co­mo las ma­te­rias a me­jo­rar en es­tas ca­tás­tro­fes

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - MA­TEO CASAL, M. F. REDACCIÓN / LA VOZ

Luis Se­rrano (Ma­drid, 1967), li­cen­cia­do en Periodismo, es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en la ges­tión de la co­mu­ni­ca­ción en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia. Tra­ba­jó en el ope­ra­ti­vo del aten­ta­do del 11M, el ma­yor ata­que te­rro­ris­ta per­pe­tra­do en Eu­ro­pa.

—¿Có­mo se de­be ges­tio­nar a ni­vel co­mu­ni­ca­ti­vo una emer­gen­cia o ca­tás­tro­fe? —En es­tas si­tua­cio­nes se ge­ne­ra una gran con­fu­sión. Es im­por­tan­te ha­ber tra­ba­ja­do en pre­ven­ción y te­ner un plan de ac­tua­ción. Hay que ana­li­zar los ries­gos que se pue­den te­ner. Por ejem­plo, en Ga­li­cia es­tán muy pre­sen­tes los ma­rí­ti­mos, in­cen­dios... Ca­tás­tro­fes co­mo la del Pres­ti­ge, gran­des in­cen­dios fo­res­ta­les, o la del Al­via ha­cen que los ga­lle­gos es­tén más pre­pa­ra­dos. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Es­pa­ña, y Ga­li­cia en par­ti­cu­lar, son re­fe­ren­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

—¿Es más di­fí­cil di­ri­gir una co­mu­ni­ca­ción de cri­sis aho­ra con las re­des so­cia­les? —Mi ex­pe­rien­cia de 20 años en es­te ám­bi­to me di­ce que es bas­tan­te más sen­ci­llo. Las re­des so­cia­les son una gran opor­tu­ni­dad. La in­cer­ti­dum­bre de lo que va a pa­sar en las pró­xi­mas ho­ras es lo que te ma­ta en una emer­gen­cia, el no sa­ber qué ocu­rre. Ahí las ad­mi­nis­tra­cio­nes y los ser­vi­cios de emer­gen­cia cuen­tan con un ca­nal po­ten­tí­si­mo de con­tac­to di­rec­to con el ciu­da­dano pa­ra mo­ni­to­ri­zar qué es lo que es- tá pen­san­do y qué es lo que le preo­cu­pa. Por lo tan­to, tie­nes la opor­tu­ni­dad de ha­blar con ellos y ayu­dar­les di­rec­ta­men­te en sus ne­ce­si­da­des. Yo tu­ve una ex­pe­rien­cia en el in­vierno del 2011: en Ma­drid hu­bo una gran ne­va­da que su­pu­so que en la ca­rre­te­ra de A Co­ru­ña que­da­sen atra­pa­dos mi­les de coches du­ran­te ho­ras por la nie­ve. No­so­tros te­nía­mos en la cuen­ta de Twit­ter del 112 de Ma­drid 600 mí­se­ros se­gui­do­res. Es­tu­vi­mos con­ver­san­do uno por uno con los tui­te­ros atra­pa­dos. Les di­ji­mos qué ne­ce­si­ta­ban que ha­cer, có­mo iban a sa­lir y qué ca­rre­te­ras al­ter­na­ti­vas ha­bía. Eso su­pu­so que al fi­na­li­zar la no­che tri­pli­cá­se­mos se­gui­do­res y que to­dos nos fe­li­ci­ta­sen. Las re­des so­cia­les son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer pro­tec­ción ci­vil, pe­ro siem­pre con co­no­ci­mien­to y ma­ne­jo. —¿Có­mo pue­den afec­tar la gran can­ti­dad de bu­los que se di­fun­den por las re­des so­cia­les? —Du­ran­te la pri­me­ra me­dia ho­ra se van a pro­du­cir bu­los y hay que rea­li­zar un tra­ba­jo muy du­ro des­de las ins­ti­tu­cio­nes, con es­pe­cia­lis­tas en co­mu­ni­ca­ción. En Es­pa­ña con­ta­mos con la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Vo­lun­ta­rio Di­gi­ta­les de Emer­gen­cias (VOST). Son pro­fe­sio­na­les del cuer­po de bom­be­ros, po­li­cías, sa­ni­ta­rios, etc..., que en su tiem­po libre ayu­dan a la neu­tra­li­za­ción de bu­los o ru­mo­res. VOST Ga­li­cia es una de las me­jo­res. Tam­po­co ayu­da que al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se tra­guen los bu­los por no con­tras­tar. Pri­man que los con­te­ni­dos se com­par­tan mu­cho, in­clu­so en me­dio de una emer­gen­cia y así pier­den su pres­ti­gio. —Res­pec­to al aten­ta­do del 11M, ¿qué ha ser­vi­do co­mo ejem­plo de bue­na ges­tión? —En el 2004 en nues­tra co­mu­ni­dad con­tá­ba­mos con dos ser­vi­cios de in­for­ma­ción de emer­gen­cias, con en­via­dos es­pe­cia­les: pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos en emer­gen­cias que se des­pla­za­ron al lu­gar del si­nies­tro y con­tro­la­ron in si­tu la in­for­ma­ción. Aten­die­ron a los fa­mi­lia­res y rea­li­zan­do com­pa­re­cen­cias de pren­sa. Fui­mos re­fe­ren­cia en la ges­tión de la in­for­ma­ción. Pe­ro tam­bién he­mos apren­di­do que so­mos muy vul­ne­ra­bles tec­no­ló­gi­ca­men­te. Las co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les se co­lap­sa­ron y so­lo po­día­mos co­mu­ni­car­nos por el bus­ca. Mu­chas ve­ces me plan­teo có­mo se­ría un 11M con las re­des so­cia­les. Una ab­so­lu­ta lo­cu­ra. Re­cuer­do que en el te­rre­mo­to de Ja­pón en el 2011 se iba a un rit­mo de 6.000 tuits/se­gun­do. No hay he­rra­mien­ta pa­ra con­tro­lar un bu­lo y neu­tra­li­zar­lo. Es im­por­tan­te se­guir bus­can­do alian­zas con los gran­des part­ners de la co­mu­ni­ca­ción, co­mo Fa­ce­book o Twit­ter, pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go. —Con es­tos úl­ti­mos aten­ta­dos en Eu­ro­pa, la po­bla­ción es­tá mu­cho más aler­ta. ¿Có­mo pue­de afec­tar es­te cli­ma de ten­sión? —La ame­na­za es global, pe­ro no po­de­mos vi­vir con mie­do. La po­li­cía tie­ne un gran co­no­ci­mien­to de re­des yiha­dis­tas. Pe­ro el ries­go ce­ro no exis­te y, con es­te plan­tea­mien­to de te­rro­ris­mo low cost y de lo­bos so­li­ta­rios, es más di­fí­cil. Pa­ra ello te­ne­mos que ges­tio­nar nues­tra au­to­pro­tec­ción. Siem­pre he de­fen­di­do la edu­ca­ción es­co­lar de emer­gen­cia. Es muy im­por­tan­te la la­bor de pre­ven­ción y for­ma­ción y es al­go en lo que po­dría me­jo­rar la Ad­mi­nis­tra­ción. Muy po­cos ciu­da­da­nos sa­ben ha­cer una re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar.

EDUARDO PÉ­REZ

Se­rrano fue du­ran­te 17 años Je­fe de pren­sa del 112 Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.