En­torno del Pa­zo dos De­por­tes, un aban­do­na­do es­ca­pa­ra­te de Lu­go

Una fa­ro­la de­rri­ba­da aca­ba de­po­si­ta­da ba­jo una va­lla pu­bli­ci­ta­ria, una ace­ra se hun­de y hay es­ca­le­ras des­tro­za­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - LA VOZ DE LUGO - E. G. SOUTO

Si hay un es­ca­pa­ra­te de lo que pue­de ofre­cer la ca­pi­tal lu­cen­se, ese es el en­torno del Pa­zo dos De­por­tes, la can­cha en la que el Breo­gán re­ci­be a los equi­pos con los que com­pi­te. Es una en­tra­da a la ciu­dad, en pleno bor­de del cam­pus uni­ver­si­ta­rio y el pie del Mi­ño. Tan pri­vi­le­gia­do ám­bi­to ur­bano no re­ci­be el tra­to que me­re­ce. Lo que se re­la­ta se­gui­da­men­te, y las fotos que ilus­tran es­ta in­for­ma­ción, lo de­mues­tran.

En la ex­pla­na­da del pa­be­llón, usa­da co­mo apar­ca­mien­to, al­gún vehículo se lle­vó por de­lan­te una fa­ro­la. Co­mo da­to anec­dó­ti­co, pe­ga­do en el bácu­lo un car­tel in­for­ma­ba de una li­mi­ta­ción en el uso del es­ta­cio­na­mien­to. El ca­so es que bácu­lo y fa­ro­la aca­ba­ron en el sue­lo. Y allí es­tu­vie­ron unos cuan­tos días; eso sí, de­li­mi­ta­dos por unas va­llas y unas cin­tas plás­ti­cas. Y al­guien de­ci­dió que aque­llo no po­día se­guir así y to­mó car­tas en el asun­to. Pe­ro no pa­ra tras­la­dar la fa­ro­la a un al­ma­cén, de­pó­si­to o cha­ta­rre­ría a la que se lle­ven las fa­ro­las de­rri­ba­das; no: la si­tua­ron ba­jo uno de los gran­des pa­ne­les pu­bli­ci­ta­rios que hay en los bor­des de es­ta ex­pla­na­da. Allí si­gue. Don­de an­tes es­tu­vo la fa­ro­la, unas va­llas tum­ba­das, con el ana­gra­ma de la Dipu­tación, pa­re­cen un in­ten­to de evi­tar al­gún ries­go de tro­pe­zón. A unos me­tros, a un par de pa­sos des­de la fa­ro­la, de la lu­mi­na­ria he­cha tri­zas, hay un su­mi­de­ro sin re­ji­lla; se­gu­ra­men­te, aca­bó en al­gu­na cha­ta­rre­ría. Na­die se ocu­pa de re­po­ner­la. El su­mi­de­ro es­tá lleno de ba­su­ra y es po­co pro­ba­ble que sir­va pa­ra su fin: dre­nar las aguas plu­via­les.

Jus­to al otro la­do de la ex­pla­na­da en la que duerme su sue­ño me­tá­li­co la fa­ro­la, hay otro gran car­te­lón pu­bli­ci­ta­rio. Es una enor­me va­lla pu­bli­ci­ta­ria. Y se es­tá ca­yen­do. Es­tá ya muy in­cli­na­da en uno de los ex­tre­mos, has­ta el pun­to de que el pa­nel es­tá re­tor­ci­do y prác­ti­ca­men­te es­tá arran­ca­do el ce­men­to que afian­za­ba en el sue­lo una de las pa­tas. Que el sue­lo se hun­de, se des­li­za ha­cia el ta­lud a cu­yo pie co­rre el tra­mo de pis­ta por el que an­tes se llegaba a la N-VI, lo de­mues­tra que la ace­ra de la ex­pla­na­da del pa­be­llón es­tá le­van­ta­da y agrie­ta­da. El hun­di­mien­to del te­rreno pro­vo­có un ba­dén en la calzada; a la ins­ti­tu­ción res­pon­sa­ble, so­lo se le ocu­rrió re­lle­nar­lo con pa­vi­men­to, con al­qui­trán.

Las que que­dan re­se­ña­das son so­lo al­gu­nas de las de­fi­cien­cias apre­cia­bles en es­te en­torno ur­bano; to­das fá­ci­les de so­lu­cio­nar, con la úni­ca con­di­ción de que quien es res­pon­sa­ble de la ges­tión pú­bli­ca de­mues­tre un po­co de sen­si­bi­li­dad. Si ac­túa rá­pi­do, so­lo ten­drá que ta­par un ba­che en el ac­ce­so; si de­mo­ra la re­pa­ra­ción, pron­to se­rá ne­ce­sa­rio in­ver­tir más tra­ba­jo y más di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.