Me­mo­rias de tiem­pos aún re­cien­tes en la al­dea de Car­ba­llal

Si­tua­da en­tre O Cou­rel y A Pobra do Bro­llón, es un ejem­plo del tra­di­cio­nal mo­do de vi­da de la sie­rra

La Voz de Galicia (Lugo) - - LA VOZ DE LUGO - CAR­LOS RUE­DA, FRAN­CIS­CO AL­BO

En el mis­mo lí­mi­te en­tre A Pobra do Bro­llón y Fol­go­so do Cou­rel se en­cuen­tra la lo­ca­li­dad de Car­ba­llal, per­te­ne­cien­te a es­te úl­ti­mo mu­ni­ci­pio. Co­mo otras al­deas de la sie­rra, ha su­fri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das un fuer­te des­cen­so de­mo­grá­fi­co que con­ti­núa en la ac­tua­li­dad. En sus me­jo­res tiem­pos ha­bía vein­ti­séis ca­sas abier­tas en las que con­vi­vían ba­jo el mis­mo te­cho una me­dia de sie­te per­so­nas, aun­que en al­gu­nos ca­sos lle­ga­ban has­ta diez. Hoy en día la po­bla­ción de Car­ba­llal se re­du­ce a sie­te ve­ci­nos.

La úni­ca ri­que­za de la al­dea se ci­fra­ba en la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, en su ma­yor par­te de au­to­con­su­mo. Ar­se­nio Fer­nán­dez, un ve­cino de Car­ba­llal, re­cuer­da que se plan­ta­ban to­do ti­po de hor­ta­li­zas, pa­ta­tas y prin­ci­pal­men­te ce­rea­les —tri­go y cen­teo— en los lu­ga­res de Os Pre­dou­tos e a Cam­pa Ve­lla. La lo­ca­li­dad con­ta­ba con va­rias ai­ras don­de se lle­va­ban a ca­bo las ma­llas —las lla­ma­das de Ca­sa do Ca­rro­zo, La­me­so, López y A Ca­rrei­ra— lo que da una idea del vo­lu­men de ce­rea­les que se sem­bra­ban. Es­ta la­bor tra­di­cio­nal ya em­pe­za­ba a es­tar me­ca­ni­za­da. La Ca­sa do Ca­rro­zo, la de Ar­se­nio, dis­po­nía de una má­qui­na de ma­llar. «Era un­ha má­qui­na da ca­sa Cen­tau­ro que ti­ña mo­tor de ga­só­leo, era moi po­ten­te e tra­ba­lla­ba moi ben», re­cuer­da el ve­cino.

En va­rias al­deas

La má­qui­na pres­ta­ba ser­vi­cio a sus pro­pie­ta­rios y a otros ve­ci­nos de Car­ba­llal, pe­ro tam­bién iba a las al­deas de los al­re­de­do­res: O Bus­to, Tei­xei­ra, Le­brón, Pra­de­las, O Ma­zo, Pa­ra­da de Mon­tes, Cou­so, Río de Bois... «E te­ño ido ata Vi­la­mor do Cou­rel», di­ce Ar­se­nio Fer­nán­dez. «Can­do ía­mos ma­llar ás al­deas le­vá­ba­mos con dúas pa­re­llas de bois, un­ha pa­ra le­var a ma­lla­do­ra e ou­tra pa­ra le­var o mo­tor», aña­de.

Ar­se­nio se en­car­ga­ba de la ma­lla­do­ra y su man­te­ne­men­to, ya que era pe­li­gro­so su ma­ne­jo. En torno a 1940 co­bra­ba por ho­ras a ra­zón de unos vein­te du­ros por ho­ra. «Pa­sá­ba­se moi mal, xa que es­ta­bas to­do o día ma­llan­do en­tre moi­to po e ca­lor», di­ce.

La cas­ta­ña fue tam­bién un re- cur­so im­por­tan­te pa­ra la eco­no­mía lo­cal so­bre to­do pa­ra el con­su­mo de la ca­sa y pa­ra ce­bar a los ani­ma­les. La que so­bra­ba, cas­ta­ña en seco, se lle­va­ba a ven­der a las fe­rias de A Pobra do Bro­llón. En la al­dea ha­bía tres se­quei­ros, pe­ro la Ca­sa do Ca­rro­zo te­nía do­fue­ra de la al­dea, uno en Fro­xán y otro en Ferreirós de Arri­ba. En tiem­pos la fa­mi­lia llegaba a co­se­char has­ta die­ci­ocho fa­ne­gas de cas­ta­ñas —unos mil ki­los— nos sou­tos que te­nía en Car­ba­llal, Fro­xán e Ferreirós de Arri­ba.

Ade­más Ar­se­nio de­di­ca­ba sus po­cas ho­ras li­bres a ejer­cer de ar­te­sano. «Tra­ba­llei de ferreiro, zo­quei­ro, ces­tei­ro e ta­mén de car­pin­tei­ro fa­cen­do ca­rros», cuen­ta. Ade­más de la fra­gua de su ca­sa ha­bía otras dos en la al­dea, la de la Ca­sa de Ro­que y la de Fran­cis­co.

Múl­ti­ples he­rra­mien­tas

Ade­mais de arre­glar he­rra­mien­tas y ape­ros de la­bran­za, Ar­se­nio tam­bién los fa­bri­ca­ba. «Fa­cía arre­llas pa­ra os ara­dos, cra­vos e fe­rra­du­ras pa­ra os ca­ba­los, bi­sa­gras e cra­vos pa­ra as por­tas, en de­fi­ni­ti­va un pou­co de to­do», ex­pli­ca. Co­mo car­pin­te­ro hi­zo tam­bié­na­ra­dos de ma­dei­ra y mu­chos ca­rros. «Na ca­sa sem­pre ti­ña tres, pa­ra o meu ser­vi­zo ou pa­ra ven­de­los a quen lle in­tere­sa­se e ta­mén os fa­cía por en­car­go», agre­ga. Aún con­ser­va un ca­rro que cons­tru­yó en 1935, con las rue­das de ma­de­ra de te­jo. En el res­to de la es­truc­tu­ra se usa­ba ma­de­ra de fresno, muy abun­dan­te en la al­dea. «O tei­xo é un­ha das ma­dei­ras máis du­ras e moi di­fi­cil de tra­ba­llar», di­ce. «Can­do da­bas un gol­pe á ro­da pa­re­cía que pe­ga­bas con fe­rro», aña­de.

La ma­de­ra de te­jo vino de la De­ve­sa da Ro­guei­ra, en O Cou­rel, a tra­vés de unos ve­ci­nos de Ferreirós de Arri­ba que se hi­cieorn con ella. En tiem­pos, la Ca­sa do Ca­rro­zo y otras dos de Car­ba­llal se de­di­ca­ron tam­bién al trans­por­te de mi­ne­ral de hie­rro en­tre las mi­nas de A Ve­nei­ra de Ro­ques y la fe­rre­ría de Bal­do­mir. «Ia­mos po­lo Ca­mi­ño da Ve­na cos ca­rros car­ga­dos co mi­ne­ral ea a me­dio ca­mi­ño, no lu­gar das Pe­nas de Mi­ran­da, ha­bía un­has ca­ba­nas on­de dei­xá­ba­mos os ca­rros ata o día se­guin­te, pa­ra vol­ver de no­vo e se­guir a via­xe», re­cuer­da.

FOTOS: CAR­LOS RUE­DA

Car­ba­llal es­tá en el lí­mi­te en­tre los dos mu­ni­ci­pios, pe­ro per­te­ne­ce al de O Cou­rel.

Ar­se­nio Fer­nán­dez en la fra­gua de su ca­sa, don­de arre­gló y fa­bri­có mu­chas he­rra­mien­tas

Ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de la lo­ca­li­dad

Es­te se­quei­ro per­te­ne­ce a la ca­sa de Pol

Ve­ci­nos de Car­ba­llal an­te un horno que aún fun­cio­na

Ai­ra de la Ca­sa do Ca­rro­zo, una de las de la al­dea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.