Pa­ñue­los blan­cos pa­ra los pe­ces chi­cos

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - MA­RIO VAR­GAS LLO­SA

Hay par­ti­dos bue­nos, re­gu­la­res, ma­los y pé­si­mos, y par­ti­dos co­mo el de Po­lo­nia-Perú que es­ca­pan a la cla­si­fi­ca­ción y pa­re­cen un ca­dá­ver ex­qui­si­to, ese jue­go su­rrea­lis­ta que con­sis­tía en aso­ciar pa­la­bras con ayu­da de la ca­sua­li­dad, lo que da­ba a ve­ces de­li­ran­tes ab­sur­dos y, a ve­ces, imá­ge­nes de tur­ba­do­ra be­lle­za.

Sin des­me­re­cer en lo más mí­ni­mo el jus­tí­si­mo triun­fo de los po­la­cos, des­de el co­mien­zo del par­ti­do tu­vi­mos la sen­sa­ción de que el equi­po pe­ruano ha­bía sa­li­do re­suel­to a de­mos­trar que no era ca­paz de acer­tar un pa­se, ni de ga­nar­le la ca­rre­ra a un ad­ver­sa­rio, ni de fre­nar un avan­ce enemi­go, ni de dis­pa­rar con pun­te­ría, y sí, en cam­bio, muy ca­paz de en­ca­jar una re­tahí­la de go­les. Con­si­guió su ob­je­ti­vo, pe­ro con gran­des di­fi­cul­ta­des, por­que en los primeros cin­cuen­ta mi­nu­tos de jue­go —es de­cir, has­ta el pri­mer gol po­la­co—, com­pa­de­ci­dos de los mi­lla­res de pe­rua­nos que en las tri­bu­nas del Es­ta­dio Ria­zor de La Co­ru­ña su­da­ban hiel, san­to To­ri­bio de Mo­gro­ve­jo, san­ta Ro­sa de Li­ma y la bea­ti­ta de Hu­may man­tu­vie­ron ce­rra­do el ar­co que de­fen­día (¿de­fen­día?), con más gri­tos es­ten­tó­reos que con actos, el por­te­ro Qui­ro­ga.

A par­tir del mi­nu­to cin­cuen­ta, cuan­do, con una cortesía ex­qui­si­ta pe­ro exa­ge­ra­da, el za­gue­ro Ve­lás­quez ce­dió el ba­lón en la ori­lla de la zo­na de pe­li­gro a la de­lan­te­ra po­la­ca, y, co­mo pa­ra no desai­rar tan sim­pá­ti­co ges­to, Smo­la­rek se re­sig­nó a mar­car el pri­mer gol de su cua­dro, la es­tra­te­gia pe­rua­na em­pe­zó por fin a dar fru­tos. De no ju­gar na­da que pu­die­ra lla­mar­se fút­bol, mis com­pa­trio­tas pa­sa­ron a ha­cer una con­mo­ve­do­ra ex­hi­bi­ción de ma­so­quis­mo co­lec­ti­vo; se les tor­cían los to­bi­llos, pa­tea­ban al aire, se obs­truían uno al otro y, en vez de per­se­guir la pe­lo­ta, pa­re­cían evi­tar­la.

Dos mi­nu­tos des­pués del pri­mer gol, el ve­te­rano La­to ba­tió por se­gun­da vez el ar­co pe­ruano, to­tal­men­te des­guar­ne­ci­do pa­ra la oca­sión, pues Qui­ro­ga an­da­ba ex­tra­via­do, fue­ra del área chi­ca. ¿Qué ha­cía tan le­jos de su pues­to? Se­gún al­guien, los tres pa­los y la red le dan claus­tro­fo­bia y eso lo lle­va siem­pre a ade­lan­tar­se, a ve­ces has­ta la me­dia can­cha; se­gún otro, en es­ta cir­cuns­tan­cia pre­ci­sa, tra­ta­ba de elu­dir el po­si­ble cha­pa­rrón de una nu­be ne­gra que se ha­bía aga­za­pa­do so­bre su va­lla.

La se­gui­di­lla de go­les no aca­ba de dar una idea de lo que ocu­rrió en la can­cha, por­que los cin­co go­les pu­die­ron ser seis, ocho. ¿Eran es­tos los mis­mos ju­ga­do­res que ha­ce ape­nas unas se­ma­nas de­rro­ta­ron a Fran­cia, a un com­bi­na­do ita­liano en Mi­lán, que em­pa­ta­ron con Ar­ge­lia en Ar­gel? ¿Los mis­mos que ga­na­ron su cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial de­rro­tan­do a Co­lom­bia y al Uru­guay? Lo eran, pe­ro pa­re­cían unas ca­ri­ca­tu­ras de ellos mis­mos.

La pa­ra­do­ja de la tar­de fue, sin du­da, que co­rres­pon­die­ra mar­car el gol de ho­nor del equi­po pe­ruano al peor de los ju­ga­do­res de la can­cha. La Ro­sa, quien, an­tes y des­pués de ese tan­to, dio en to­do mo­men­to la im­pre­sión de una da­ma en es­ta­do in­tere­san­te, em­pe­ña­da en evi­tar los en­con­tro­nes, car­gas, sal­tos, ca­rre­ras, y so­bre to­do la cer­ca­nía de la pe­lo­ta, a fin de no po­ner en pe­li­gro el fru­to de sus en­tra­ñas. Con la ex­cep­ción de Olae­chea, que ju­gó con em­pe­ño has­ta el fi­nal, sin de­jar­se des­mo­ra­li­zar por la su­pe­rio­ri­dad de los po­la­cos o la ma­la ac­tua­ción de sus com­pa­ñe­ros, el res­to del cua­dro dio, an­te un pú­bli­co que lo ha­bía alen­ta­do sin tre­gua, un es­pec­tácu­lo las­ti­mo­so. No siem­pre se pue­de ga­nar y no hay na­da des­hon­ro­so en sa­lir de la can­cha con un re­sul­ta­do ad­ver­so, co­mo lo de­mos­tra­ron, ese mis­mo día, los es­co­ce­ses, que per­die­ron la cla­si­fi­ca­ción an­te los ru­sos, pe­ro pe­lean­do co­mo ti­gres has­ta el úl­ti­mo se­gun­do y brin­dan­do un mag­ní­fi­co par­ti­do. Lo que nos ape­nó, en el equi­po pe­ruano, no fue lo mal que ju­ga­ron sus ju­ga­do­res, sino su de­sin­te­gra­ción mo­ral des­pués del pri­mer re­vés.

Na­die po­drá de­cir del par­ti­do Ita­lia-Ca­me­rún que se vio buen fút­bol, ni na­da por el es­ti­lo, pe­ro, al me­nos, el cua­dro afri­cano no se que­bró an­te una es­cua­dra su­pe­rior. Re­sis­tió sus aco­me­ti­das con mu­cha dig­ni­dad y apli­có con dis­ci­pli­na la tác­ti­ca fi­ja­da por su en­tre­na­dor, que con­sis­tía en im­pe­dir la go­lea­da por so­bre to­das las co­sas, en con­ser­var la vir­gi­ni­dad de la va­lla de N’Kono. Fue pre­ci­so el gol de Gra­zia­ni pa­ra que los afri­ca­nos aban­do­na­ran el sis­te­ma de­fen­si­vo que los man­te­nía a to­dos, con ex­cep­ción de Mi­lla, re­ple­ga­dos en su cam­po, y ata­ca­ran. Así se pro­du­jo el gol de M’Bi­da que le­van­tó por unos mi­nu­tos el in­te­rés del abu­rri­dí­si­mo par­ti­do. Co­mo era de pre­ver, el «match» fue un fes­ti­val del guar­da­me­ta ca­me­ru­nen­se, a quien, en reali­dad, no lo ven­ció la de­lan­te­ra ita­lia­na sino un res­ba­lón. Ca­me­rún fue eli­mi­na­do sin ha­ber per­di­do un par­ti­do y con to­dos los ho­no­res.

Tam­bién fue­ron eli­mi­na­dos los sim­pá­ti­cos neo­ze­lan­de­ses, a quie­nes cu­po el atroz des­tino de en­fren­tar­se, en su úl­ti­mo par­ti­do, con la apla­na­do­ra bra­si­le­ña. La pre­vi­si­ble ma­sa­cre fue, des­pués de to­do, mo­de­ra­da. Los neo­ze­lan­de­ses se de­fen­die­ron más bien que mal y has­ta se acer­ca­ron en al­gún mo­men­to, con más en­tu­sias­mo que des­tre­za, a la zo­na neu­rál­gi­ca ad­ver­sa­ria. Los cua­tro go­les fue­ron un ejer­ci­cio de ca­len­ta­mien­to pa­ra los bra­si­le­ños, quie­nes, sin es­for­zar­se, mos­tra­ron una vez más la ma­ra­vi­llo­sa mez­cla de exac­ti­tud y pi­car­día, de gra­cia y pe­ri­cia, de rit­mo y alar­de que ha­cen del fút­bol del Bra­sil al­go que tie­ne tan­to de dan­za y de ar­tes plás­ti­cas co­mo de de­por­te.

Los neo­ze­lan­de­ses de­cla­ra­ron, al lle­gar a Es­pa­ña, que ve­nían a apren­der al­go de fút­bol, a ha­cer turismo y a di­ver­tir­se. Han si­do los úni­co ju­ga­do­res que no es­tu­vie­ron con­cen­tra­dos ni so­me­ti­dos a die­tas y que en las no­ches, en­tre par­ti­do y par­ti­do, bai­la­ron y se em­bo­rra­cha­ron en las dis­co­te­cas. ¿Ha­brán apren­di­do tam­bién al­go de fút­bol? Por lo me­nos, tu­vie­ron unos inigua­la­bles maes­tros. Por lo de­más, el personaje más ale­gre de ese par­ti­do pa­re­ce ha­ber si­do una co­me­ta san­dun­gue­ra, que, guia­da por un maes­tro in­vi­si­ble des­de las tri­bu­nas, re­vo­lo­teó so­bre la can­cha al com­pás de las sam­bas ca­rio­cas y los ja­leos se­vi­lla­nos del pú­bli­co. Una pe­na que la te­le­vi­sión nos con­ta­ra las proezas de la co­me­ta y no nos las mos­tra­ra, pues, di­cen, el ar­te­fac­to de pa­pel ofre­cía un es­pec­tácu­lo de eu­rit­mia com­pa­ra­ble al gol de «cha­la­ca» de Zi­co o a los pa­ses de ta­qui­to de Ser­gin­ho.

Y, aho­ra sí, las eli­mi­na­to­rias se han ca­si ter­mi­na­do. Co­men­za­ron con ba­ta­ca­zos y ter­mi­nan en la nor­ma­li­dad, es de­cir, con los pe­ces gran­des co­mién­do­se a los chi­cos y con los pe­ces chi­cos ha­cien­do sus ma­le­tas pa­ra vol­ver a ca­sa. Con­fie­mos en que la si­guien­te rue­da, en la que los pe­ces gran­des ten­drán que co­mer­se en­tre ellos, nos ofrez­ca co­mi­lo­nas más opí­pa­ras que las que nos ha ser­vi­do el Mun­dial has­ta la fe­cha.

EFE

La­to, en el Po­lo­nia-Perú del Mun­dial 82.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.