Ho­me­na­je a la can­te­ra en El­vi­ña

Expósito, Pin­chi y Pe­dro fue­ron los más des­ta­ca­dos en la go­lea­da al Sil­va

La Voz de Galicia (Lugo) - - DEPORTES - X. FER­NÁN­DEZ, A. LESTÓN

A la or­ga­ni­za­ción se le fue la mano con el ka­rao­ke y el es­ta­dio del cam­pus de El­vi­ña aca­bó aco­gien­do una se­sión de tar­de ani­ma­da por un es­pec­tácu­lo li­ge­ro en for­ma de simulacro de par­ti­do. Arran­có len­to, sin na­die que se hi­cie­ra con el con­trol de la pis­ta has­ta que apa­re­ció Edu Expósito. El fa­bri­lis­ta vi­ve de in­cóg­ni­to en el pri­mer equi­po; pa­sa des­aper­ci­bi­do en­tre los ha­bi­tua­les de Mel, sin que na­die sea ca­paz de se­ña­lar nin­gu­na di­fe­ren­cia por el sal­to de ca­te­go­ría. Re­du­jo al mí­ni­mo el hue­co en­tre el fren­te de ata­que y la za­ga, re­cla­man­do siem­pre el ba­lón pa­ra dar­le sa­li­da y ta­pan­do las vías de pa­se del Sil­va.

Por de­lan­te en­con­tró un so­cio co­no­ci­do. Pin­chi, otro de los es­ca­mo­tea­dos al fi­lial, re­cla­mó la plaza de go­lea­dor de la pre­tem­po­ra­da abrien­do el mar­ca­dor a pa­se de Val­ver­de (des­ta­có de nue­vo el uru­gua­yo). Des­pués, asis­tió pa­ra que An­do­ne hi­cie­ra el se­gun­do. Al con­tra­rio de lo su­ce­di­do en Vi­lal­ba y Arou­sa, es­ta vez el ri­val de Ter­ce­ra sí se acer­có al área de­por­ti­vis­ta, aun­que fue­ra en vano.

El cam­bio de pie­zas del se­gun­do tra­mo tam­bién al­te­ró el rit­mo del due­lo. Car­les Gil, Bruno Ga­ma y Juan­fran (que ha vuel­to co­mo se fue, desata­do) aco­me­tie­ron con cons­tan­cia por los flan­cos. Des­de el centro se les su­mó un nue­vo can­te­rano: Pe­dro, que so­lo dis­pu­tó los úl­ti­mos 20 mi­nu­tos, fir­mó el ter­ce­ro y se vol­vió un es­tor­bo pa­ra la za­ga del Sil­va.

Su tan­to lle­gó en la suer­te que me­jor es­tá apro­ve­chan­do el De­por­ti­vo en el arran­que de ve­rano: el ba­lón pa­ra­do. Chut de Gil al lar­gue­ro y re­cha­ce en­via­do a la red por el pun­ta ju­ve­nil. An­tes, Da­mián ha­bía evi­ta­do el gol de Sid­nei con un so­ber­bio pa­ra­dón, re­pe­lien­do el cabezazo. Bor­ges dis­pu­so de las su­yas, co­mo de cos­tum­bre, ori­gi­na­das en sa­ques de es­qui­na y fal­tas la­te­ra­les. Aca­bó, sin em­bar­go, acer­tan­do con el pie tras una bue­na con­duc­ción de su com­pa­ñe­ro ce­di­do por el As­ton Vi­la. El quin­to, que ce­rró la cuen­ta, lo hi­zo de nue­vo Pe­dro, co­rro­bo­ran­do que en el uni­ver­si­ta­rio de El­vi­ña la se­sión de tar­de in­cluía ho­me­na­je a la can­te­ra.

CÉ­SAR QUIAN

El de­por­ti­vis­ta Val­ver­de vol­vió a de­jar bue­nos de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.