Tho­reau y la vía a la desobe­dien­cia ci­vil del «to­dos os po­lí­ti­cos son iguais»

La Voz de Galicia (Lugo) - - LA VOZ DE LUGO - EN­RI­QUE G. SOUTO

Las obras del hom­bre que en 1849 es­cri­bió Desobe­dien­cia ci­vil vuel­ven a pro­ta­go­ni­zar los es­ca­pa­ra­tes de las me­jo­res li­bre­rías, tam­bién en Lu­go. El pen­sa­mien­to de Henry D. Tho­reau (1817-1862) man­tie­ne ple­na­men­te su vi­gen­cia, por­que pu­so ne­gro so­bre blan­co afir­ma­cio­nes co­mo es­ta: «Eso que lla­man po­lí­ti­ca es al­go tan su­per­fi­cial e inhumano que prác­ti­ca­men­te nun­ca me ha in­tere­sa­do». ¿Có­mo no va a es­tar de nue­vo de ple­na ac­tua­li­dad el pen­sa­mien­to de Tho­reau en una pro­vin­cia co­mo Lu­go?

Lo que ha ve­ni­do ocu­rrien­do en la po­lí­ti­ca lu­cen­se en la úl­ti­ma dé­ca­da es «tan su­per­fi­cial e inhumano» que ha lle­va­do la co­sa pú­bli­ca a ni­ve­les muy ba­jos, ba­jí­si­mos; tan ba­jos co­mo ja­más ha­bía al­can­za­do en el ac­tual pe­río­do de­mo­crá­ti­co. Ba­ja es la ca­li­dad de la ges­tión y ba­jo es el ni­vel del jue­go po­lí­ti­co pro­pia­men­te di­cho. Es un es­pec­tácu­lo digno de ver có­mo los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pues­tas así las co­sas, tie­nen que car­gar con can­di­da­tos que, di­cho en tér­mi­nos fut­bo­le­ros, no se­rían acep­ta­dos ni en las li­gui­llas es­co­la­res; otros, re­cu­rren a pre­sio­nes de to­do ti­po pa­ra in­ten­tar que al­guien al que se le su­po­nen cier­tas cua­li­da­des se com­pro­me­ta a asu­mir la ca­be­za de su lis­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes. La «su­per­fi­cial» po­lí­ti­ca da ca­sos co­mo el re­le­vo, ha­ce po­co más de dos años, de Oroz­co por La­ra Mén­dez, a la que aca­ba de ho­me­na­jear la Ca­sa de Ga­li­cia en Ma­drid.

El mis­mo sis­te­ma po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co que con­vir­tió el atuen­do hippy en mo­da ven­di­da en el Cor­te In­glés, ha con­se­gui­do que, co­mo Tho­reau, una gran par­te de la po­bla­ción no se in­te­re­se nun­ca se­ria­men­te por la po­lí­ti­ca. Y así han lle­ga­do las co­sas a don­de han lle­ga­do, tam­bién en Lu­go, a ba­se de de­jar que me­nu­deen en ella pi­llos, de­socu­pa­dos y des­in­for­ma­dos. Por eso la po­lí­ti­ca es­tá en los juz­ga­dos tam­bién en Lu­go; por eso se dan desopi­lan­tes si­tua­cio­nes po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vas en al­gu­nos con­ce­llos lu­cen­ses; por eso mis­mo, el ciu­da­dano de a pie lle­ga a la con­clu­sión de que «son to­dos iguais». Y no es ver­dad, pe­ro, en­tre to­dos, es­tán lo­gran­do, que, co­mo avi­só Juan Cruz, ha­ya «una cris­pa­ción que se pa­re­ce, por for­tu­na aun de le­jos, a la que pre­ce­dió a los peo­res mo­men­tos de Es­pa­ña (...)». Tam­bién ocu­rre en Lu­go y Tho­reau es­tá en los es­ca­pa­ra­tes. To­men no­ta los que de­ban to­mar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.