Pro­gre­so y no­ve­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - EL TO­NEL DE DIÓ­GE­NES LUIS FE­RRER I BALSEBRE

Una co­sa es el pro­gre­so y otra, la no­ve­dad. El pro­gre­so siem­pre ne­ce­si­ta de un pasado pre­sen­te al que re­fe­rir­se, bien sea por­que sig­ni­fi­ca al­go que su­pera lo exis­ten­te o por­que su­po­ne el lo­gro de al­go his­tó­ri­ca­men­te an­he­la­do. Las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción per­te­ne­cen al pri­mer gre­mio, y vo­lar en un avión, al se­gun­do.

La no­ve­dad, sin em­bar­go, es al­go que se da en el pre­sen­te in­me­dia­to y que nun­ca se pue­de con­si­de­rar co­mo eterno. Te­ne­mos la vi­da lle­na de no­ve­da­des que no du­ran una tem­po­ra­da y de las que ja­más se vuel­ve a te­ner no­ti­cias.

Con­for­me ma­du­ra­mos va­lo­ra­mos más el pro­gre­so y nos cues­ta más la no­ve­dad. La ge­ne­ra­ción del baby boom —o del «gin­kas­de­la­rios» que les co­men­ta­ba la semana pa­sa­da— es fiel ejem­plo de lo di­fí­cil que pue­de lle­gar a ser la no­ve­dad.

Val­gan co­mo ilus­tra­ción tres es­ce­nas ve­rí­di­cas re­la­ta­das por un buen ami­go re­pre­sen­tan­te de su ge­ne­ra­ción, cul­to, via­ja­do, in­te­li­gen­te y con que­ren­cia al gin­kas­de­la­rios:

De va­ca­cio­nes en el co­ra­zón del gla­mu­ro­so Mi­lán, su­frió un apre­tón in­mi­se­ri­cor­de que le obli­gó acu­dir al ex­cu­sa­do de uno de esos lo­ca­les cool, hit o co­mo se lla­men en mo­der­nés; una vez ali­via­do, fue a ti­rar de la ca­de­na es­ca­nean­do el inodo­ro co­mo un or­fe­bre a cal­zón ba­ja­do sin en­con­trar ras­tro al­guno de ca­de­na, ma­ni­lla o pa­lan­ca que pu­sie­ra en mar­cha la des­apa­ri­ción del desas­tre. Al fi­nal clau­di­có en­tre­abrien­do la puer­ta y su­pli­can­do al personal que guar­da­ba co­la ha­cía tiem­po: «¿Al­guien sa­be có­mo se ti­ra de la ca­de­na?» (en ita­lia­ñol, cla­ro). Un hom­bre­tón sa­li­do de Mad Max lo mi­ró con in­do­len­cia y le es­pe­tó: «Tie­ne un bo­tón en el sue­lo, pí­se­lo». Sin co­men­ta­rios a su pa­seí­llo triun­fal por el tú­nel de po­dri­go­rios.

En otra oca­sión, vi­si­tan­do el Ti­rol, se alo­jó en un bu­có­li­co ho­tel re­gen­ta­do por Hei­di y al en­trar en la ha­bi­ta­ción sin­tió la lla­ma­da de la na­tu­ra­le­za sa­lien­do a la te­rra­za pa­ra con­tem­plar el va­lle, mo­men­to en que la ven­ta­na se des­plo­mó so­bre su ca­be­za. Pasado el sus­to, con­si­guió su­je­tar la ven­ta­na con el cue­llo y las ma­nos co­mo un Atlas pi­che­lei­ro y mar­car el nu­me­ro de re­cep­ción con el pie pi­dien­do so­co­rro. El bo­to­nes lo au­xi­lió rá­pi­da­men­te ex­pli­cán­do­le có­mo fun­cio­na­ban las ven­ta­nas os­ci­lo­ba­tien­tes. «Is­to no no­so aín­da non che­gou», se ex­cu­sa­ba.

Y en otro lo­cal na­cio­nal su­frió los ri­go­res de las cé­lu­las fo­to­eléc­tri­cas en el w. c. Sen­tar­se en la ta­za y que­dar­se com­ple­ta­men­te a os­cu­ras fue to­do uno. Co­men­zó en­ton­ces a di­ri­gir una sin­fo­nía in­vi­si­ble de ma­no­ta­zos arri­ba, aba­jo, a de­re­cha, a iz­quier­da; en pie, sen­tan­do, ade­lan­te, atrás... na­da. So­lo el ins­tin­to lo li­be­ró de las ti­nie­blas mien­tras mal­de­cía el inad­mi­si­ble in­ven­to.

Hay gen­te que se lle­va muy mal con las no­ve­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.