«Se in­ten­ta lle­nar un va­cío con la co­mi­da»

Do­ra, que su­frió el pro­ble­ma de su hi­ja, re­la­ta que los afec­ta­dos se ven sometidos a las bur­las en la es­cue­la

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JOEL GÓ­MEZ

«Lo ha­bi­tual es que se en­víe a la per­so­na obe­sa a es­pe­cia­lis­tas de sa­lud men­tal»

La ma­yo­ría de las fa­mi­lias que se pro­po­nen tra­tar a un hi­jo obe­so lo ha­cen por­que co­me com­pul­si­va­men­te. «El pro­ble­ma no se ori­gi­nó en los úl­ti­mos días an­tes de que pi­dan la ayu­da, es una si­tua­ción que se ges­tó du­ran­te tiem­po. La cruel­dad de los co­le­gas es el de­to­nan­te pa­ra que esa fa­mi­lia acu­da a no­so­tros. Esa cruel­dad se de­be a los cá­no­nes de be­lle­za que man­dan en nues­tra so­cie­dad, de per­so­nas es­bel­tas, y quien no responde a eso tie­ne pro­ble­mas», afir­ma Do­ra Sar­mien­to, la úl­ti­ma pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Abagal, de ayu­da a per­so­nas con tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción. A pe­sar de ha­ber­se di­suel­to ha­ce un par de años siguen en ac­ti­vo, me­dian­te un gru­po de What­sApp y en con­tac­to con per­so­nas que acu­den a la uni­dad es­pe­cia­li­za­da del Ser­gas en San­tia­go.

«Nor­mal­men­te la fa­mi­lia lle­ga de­ses­pe­ra­da. In­ten­ta bus­car que al­guien les di­ga que lo que le ocu­rre a su hi­jo es una en­fer­me­dad y que tie­ne cu­ra, que hay vi­da des­pués de eso. Tan­to la obe­si­dad, co­mo la bu­li­mia o la anore­xia, son en­fer­me­da­des lar­gas, crue­les, di­fí­ci­les de lle­var. Se pue­den con­se­guir co­sas, pe­ro hay que lu­char», sos­tie­ne.

«No se pue­de ba­jar la guar­dia»

Do­ra vi­vía en Ma­drid. Vino a Ga­li­cia ha­ce 14 años «por­que la uni­dad del Ser­gas en el hos­pi­tal de Con­xo (San­tia­go) es muy bue­na y, cuan­do su­pe de su for­ma de tra­ba­jar, no lo du­dé. Ven­di­mos y ve­ni­mos pa­ra aquí. En nues­tro ca­so el pro­ble­ma du­ró 10 años y, una vez su­pe­ra­do, no se pue­de ba­jar la guar­dia. Pe­ro hay ca­sos que tardan más, o que se cro­ni­fi­ca la si­tua­ción», di­ce.

Cuan­do una fa­mi­lia con­tac­ta, la si­tua­ción sue­le ser lí­mi­te «he visto hom­bres co­mo to­rres llo­rar de de­ses­pe­ra­ción, por no sa­ber qué ha­cer; por­que el hi­jo que has cria­do con to­do el amor del mun­do, a quien has in­ten­ta­do dar­le to­do lo que has po­di­do, y más, te di­ce que no co­me por­que no so­por­ta la cruel­dad de sus co­le­gas. Se en­cuen­tran so­los. Y esa si­tua­ción ge­ne­ra una gran agre­si­vi­dad», sos­tie­ne.

El apo­yo de la fa­mi­lia «es im­pres­cin­di­ble pa­ra que la te­ra­pia ten­ga éxi­to, es el 80 %», re­mar­ca Do­ra. Lo que re­co­mien­dan cuan­do les lle­ga un ca­so es que acu­dan al es­pe­cia­lis­ta de aten­ción pri­ma­ria (mé­di­co o pe­dia­tra) que ten­gan de re­fe­ren­cia. «Lo ha­bi­tual es que en­víe a la per­so­na con pro­ble­mas de obe­si­dad a es­pe­cia- lis­tas de sa­lud men­tal, que va­lo­ra­rán la si­tua­ción y de­ci­di­rán si pue­den lle­var a esa per­so­na am­bu­la­to­ria­men­te, o re­quie­re en­viar­la a la uni­dad es­pe­cia­li­za­da del Ser­gas en San­tia­go. El abu­so de la co­mi­da ba­su­ra y el co­mer an­te pan­ta­llas es lo que ge­ne­ra la ma­yo­ría de los ca­sos: se in­ten­ta lle­nar con la co­mi­da un va­cío, y eso re­quie­re tra­ta­mien­to de sa­lud men­tal, por­que exi­ge una re­or­ga­ni­za­ción de la per­so­na, pa­ra que in­ten­te lle­var otro ti­po de vi­da», di­ce.

A ve­ces hay obe­si­da­des de cau­sa ge­né­ti­ca, «pe­ro lo ha­bi­tual es que se de­ba a co­mer com­pul­si­va­men­te. Des­de Abagal ofre­cía­mos for­ma­ción en co­le­gios, y pro­mo­cio­ná­ba­mos que se re­cu­pe­ra­se el há­bi­to de que la fa­mi­lia co­ma jun­ta, al­re­de­dor de la me­sa, ha­blan­do, y sin la te­le­vi­sión en­cen­di­da, sin usar pan­ta­llas mien­tras se co­me», ex­pli­ca Sar­mien­to.

Do­ra con­si­de­ra que hu­bo avan­ces im­por­tan­tes, «co­mo eli­mi­nar la bo­lle­ría de los co­le­gios y, so­bre to­do, los pro­to­co­los que tie­nen los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y las cam­pa­ñas de co­mi­da sa­na. Aun­que a ve­ces esas cam­pa­ñas cho­can con las fa­mi­lias que, cuan­do tie­nen un hi­jo que de­ja de co­mer por sen­tir­se aco­sa­do, lo que les im­por­te es que co­ma, lo que sea, por­que sa­ben que si no lo ha­ce hay in­clu­so ries­go de que pue­da mo­rir».

XOÁN A. SO­LER

«Nor­mal­men­te la fa­mi­lia que re­cu­rre a no­so­tros lle­ga de­ses­pe­ra­da», ex­pli­ca Do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.