Prohi­bi­das las mues­tras de apro­ba­ción o des­apro­ba­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

El ma­gis­tra­do que pre­si­de el tri­bu­nal es la má­xi­ma au­to­ri­dad en el jui­cio. Él es quien di­ri­ge los de­ba­tes y quien se en­car­ga de im­pe­dir las dis­cu­sio­nes que se sal­gan del asun­to que es­tá sien­do juz­ga­do y que no con­duz­can al es­cla­re­ci­mien­to de la ver­dad. TO­DAS LAS FA­CUL­TA­DES Man­te­ner el or­den.

La Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal con­ce­de al ma­gis­tra­do pre­si­den­te «to­das las fa­cul­ta­des ne­ce­sa­rias» pa­ra con­ser­var o res­ta­ble­cer el or­den en las se­sio­nes y man­te­ner el res­pe­to de­bi­do al tri­bu­nal y a los de­más po­de­res pú­bli­cos, pu­dien­do co­rre­gir en el ac­to cual­quier in­frac­ción a esa nor­ma im­po­nien­do mul­tas a los cau­san­tes de los des­ór­de­nes. Asi­mis­mo, po­drá ex­pul­sar de la sa­la a quie­nes no atien­dan sus re­que­ri­mien­tos. DE­TEN­CIÓN EN EL AC­TO Si se co­me­te un de­li­to.

Si du­ran­te la se­sión al­guno de los pre­sen­tes co­me­tie­se al­gún de­li­to, el ma­gis­tra­do que pre­si­de el jui­cio po­drá or­de­nar la de­ten­ción en el ac­to del au­tor del de­li­to, que será puesto a dis­po­si­ción del juz­ga­do com­pe­ten­te. EX­PUL­SIÓN DE LA SA­LA Cuan­do se al­te­re la se­sión. To­das las per­so­nas que par­ti­ci­pan en el jui­cio oral que­dan so­me­ti­das a la ju­ris­dic­ción dis­ci­pli­na­ria del pre­si­den­te del tri­bu­nal, que po­drá ex­pul­sar a cual­quier asis­ten­te que al­te­re el or­den. TO­DOS DECLARARÁN DE PIE Sal­vo fiscales y abo­ga­dos. To­das las per­so­nas in­te­rro­ga­das y cual­quier otra que ten­ga que di­ri­gir la pa­la­bra al tri­bu­nal de­be­rá ha­blar de pie, sal­vo los fiscales y los abo­ga­dos, así co­mo quie­nes no pue­dan ha­cer­lo por ra­zo­nes mé­di­cas o por­que sean au­to­ri­za­dos por el tri­bu­nal. SI­LEN­CIO EN LA SA­LA Ni a fa­vor ni en con­tra.

La ley prohí­be que los asis­ten­tes a un jui­cio pro­fie­ran mues­tras de apro­ba­ción o de des­apro­ba­ción de lo que es­té ocu­rrien­do en la se­sión. Si es el acu­sa­do el que al­te­ra el or­den con una conducta in­con­ve­nien­te y per­sis­te en ella, el tri­bu­nal po­drá de­ci­dir que sea expulsado de la sa­la por un tiem­po de­ter­mi­na­do o du­ran­te to­da la se­sión, que po­drá con­ti­nuar en su au­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.