¿Una rata en ca­sa? Es­pe­re us­ted al lu­nes

Una co­ru­ñe­sa tie­ne atra­pa­do un roe­dor des­de el sá­ba­do y no con­si­gue que lo re­ti­ren

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - E. S.

Ma­ría Jo­sé Pé­rez vi­ve en el ba­rrio co­ru­ñés de Mon­te Al­to des­de ha­ce tres años. Di­ce que nun­ca vio roe­do­res por su ca­sa pe­ro que des­de enero los so­bre­sal­tos por la pre­sen­cia de ra­tas en el pa­tio in­te­rior son con­ti­nuos. El úl­ti­mo, el sá­ba­do por la ma­ña­na. «La pe­rra es­ta­ba muy ra­ra. No que­ría en­trar en la ha­bi­ta­ción de la te­rra­za don­de sue­le dor­mir. No que­ría mo­ver­se de don­de es­ta­ba y al mis­mo tiem­po no pa­ra­ba de la­drar y de mi­rar ha­cia esa ha­bi­ta­ción. Así que fui­mos a com­pro­bar qué pa­sa­ba y... ¡allí es­ta­ba! Ha­bía una rata en la ca­ma de la pe­rra». Ma­ría Jo­sé ex­pli­ca que con ayu­da de su cu­ña­do con­si­guió «aton­tar» al roe­dor pul­ve­ri­zán­do­le un pro­duc­to qui­ta­gra­sas y con­si­guie­ron cap­tu­rar­la ba­jo un cu­bo. Lla­mó a la Po­li­cía Lo­cal y al 010, el ser­vi­cio de aten­ción ciu­da­da­na, pa­ra pe­dir ayu­da pa­ra ha­cer­se car­go del ani­mal. «Me di­je­ron no po­dían ha­cer na­da, que pu­sie­ra un pe­so so­bre el cu­bo pa­ra que la rata no se es­ca­pa­ra y que vol­vie­ra a lla­mar el lu­nes al 010», re­la­ta.

Di­ce que en va­rias oca­sio­nes se pu­so en con­tac­to con la con­ce­ja­lía de Me­dio Am­bien­te pe­ro que si­gue es­pe­ran­do una so­lu­ción por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal. «Me di­cen que te­ne­mos que des­ra­ti­zar, y eso ya lo hi­ci­mos. Y que tie­nen que ha­cer­lo tam­bién el res­to de co­mu­ni­da­des que hay en el pa­tio de ve­ci­nos. Pe­ro es que las ra­tas siguen en­tran­do en mi ca­sa. Su­pon­go que suben por las al­can­ta­ri­llas, pe­ro es que es­to ya es un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca», se que­ja.

Ma­ría Jo­sé co­men­ta que en su ca­sa hay dos me­no­res, uno de 15 años y una ni­ña de 5. Y que su ha­bi­ta­ción da al pa­tio in­te­rior. «No pue­do ai­rear. No pue­do te­ner na­da abier­to por mie­do a que en­tren. Y cuan­do abro la ven­ta­na de la co­ci­na ten­go que que­dar­me allí con una es­co­ba, pa­ra es­pan­tar­las por si quie­ren en­trar». Di­ce tam­bién que tie­ne pá­ni­co a po­ner la la­va­do­ra por si le sal­ta al­gu­na. «Es que nos di­mos cuen­ta de que al­go pa­sa­ba por­que des­apa­re­cía el pien­so del pe­rro. Al mo­ver la la­va­do­ra nos en­con­tra­mos allí la co­mi­da. Se la ro­ba­ban y la es­con­dían allí», re­cuer­da.

Des­de el Ayun­ta­mien­to in­di­ca­ron que en los úl­ti­mos días se rea­li­za­ron la­bo­res de pre­ven­ción de co­lo­nias de ra­tas en el ba­rrio y re­cor­da­ron a los pro­pie­ta­rios de par­ce­las que de­ben man­te­ner­las lim­pias.

CÉ­SAR QUIAN

La rata apa­re­ció en el ac­ce­so al pa­tio de ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.