Una España en la que na­die se fía de na­die

La fal­ta de con­fian­za en­tre fuer­zas po­lí­ti­cas im­pi­de la es­ta­bi­li­dad del Go­bierno, pe­ro tam­bién que se for­me una al­ter­na­ti­va

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - GONZALO BAREÑO

A po­cos días de que el país cie­rre por va­ca­cio­nes, España es­tá in­mer­sa en una gra­ve pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca que im­pi­de afron­tar con ga­ran­tías los prin­ci­pa­les re­tos que aguar­dan al país. La eco­no­mía me­jo­ra, eso prác­ti­ca­men­te na­die lo dis­cu­te, pe­ro la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca si­gue sien­do má­xi­ma y na­die es ca­paz de avan­zar lo que va a ocu­rrir a muy cor­to pla­zo. Ni en Ca­ta­lu­ña, don­de to­do se re­du­ce a que unos di­gan que no se va a ce­le­brar un re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta pa­se lo que pa­se, y otros que se va a ce­le­brar a to­da cos­ta, ni en lo que afec­ta a las re­for­mas pen­dien­tes, y ni si­quie­ra en lo que con­cier­ne a la con­ti­nui­dad y es­ta­bi­li­dad del Go­bierno o a la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes. Y ello es así por­que, pe­se a que los nú­me­ros po­lí­ti­cos da­rían pa­ra con­for­mar un Eje­cu­ti­vo es­ta­ble o, al re­vés, pa­ra ha­cer caer a ese Go­bierno, la pa­rá­li­sis se de- be fun­da­men­tal­men­te a que na­die se fía de na­die.

El Go­bierno de Ra­joy, por ejem­plo, no se fía en ab­so­lu­to de sus teó­ri­ca­men­te so­cios de re­fe­ren­cia de Ciu­da­da­nos. Y, por ello, des­pués de episodios co­mo el del de­cre­to de la es­ti­ba, en el que los na­ran­jas lo de­ja­ron ti­ra­do, el Eje­cu­ti­vo, se mues­tra in­ca­paz de lle­var un so­lo pro­yec­to de ley al Par­la­men­to por el pá­ni­co a ser hu­mi­lla­do. Y no se fía tam­po­co Al­bert Rivera de que Ra­joy, por más que lo nie­gue, le pue­da sor­pren­der con un ade­lan­to elec­to­ral con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar to­do el vo­to del PP fu­ga­do a Ciu­da­da­nos. Y por ello, los na­ran­jas guar­dan las dis­tan­cias y no se com­pro­me­ten a un pac­to firme con el PP que dé más es­ta­bi­li­dad. Pe­ro es que tam­po­co en la opo­si­ción se fía na­die de na­die. Y eso per­mi­te a Ra­joy se­guir al ti­món con una cla­ra ma­yo­ría del Par­la­men­to en con­tra. No se fía Pe­dro Sán­chez de los can­tos de si­re­na lan­za­dos por Pa­blo Igle­sias pa­ra ace­le­rar un acuer­do en­tre el PSOE y Po­de­mos pa­ra for­mar una al­ter­na­ti­va cla­ra de iz­quier­da con­tra el Go­bierno. La ex­pe­rien­cia de la pa­sa­da y fa­lli­da le­gis­la­tu­ra, en la que Po­de­mos le ani­mó a ti­rar­se a la pis­ci­na pa­ra lue­go re­ti­rar­le el agua, ha de­ja­do en Sán­chez un enor­me po­so de des­con­fian­za ha­cia Igle­sias, por más que le ne­ce­si­te. Y de ahí que se lo to­me con mu­cha cal­ma. Y tam­po­co se fía Po­de­mos de la sin­ce­ri­dad de ese so­bre­ve­ni­do iz­quier­dis­mo ca­si na­cio­na­lis­ta de Sán­chez. Sos­pe­cha Igle­sias que lo que quie­re el lí­der del PSOE es de­jar­le sin es­pa­cio po­lí­ti­co y que, en reali­dad, no tie­ne in­ten­ción al­gu­na de aca­bar lan­zan­do un ór­da­go en for­ma de mo­ción de cen­su­ra con­tra Ra­joy.

Ni tam­po­co se fía Car­les Puig­de­mont de Oriol Jun­que­ras. Sos­pe­cha que el de ERC es­tá más in­tere­sa­do en ha­cer­le la ca­ma a la es­pe­ra de las elec­cio­nes que en el re­fe­ren­do. Ni se fían los in­de­pen­den­tis­tas de que la defensa del de­re­cho a de­ci­dir de Po­de­mos sea sin­ce­ra, y por eso no sa­ben si es­tán en ma­yo­ría o en mi­no­ría. No se fía Pa­blo Igle­sias de ca­si na­die en su pro­pio par­ti­do y en sus con­fluen­cias. Ni de Íñi­go Erre­jón, ni de Com­pro­mís, ni de Co­lau, y tam­po­co de Bei­ras. Y la pal­ma se la lle­va En Ma­rea, en la que na­die se fía de na­die y to­dos ven pu­ña­les a su es­pal­da.

Y cla­ro, en esa si­tua­ción, los es­pa­ño­les se van a la pla­ya sin te­ner en ab­so­lu­to cla­ro qué se en­con­tra­rán a su re­gre­so. Si ha­brá Go­bierno, si ha­brá re­fe­ren­do o si ha­brá mo­ción de cen­su­ra.

ILUS­TRA­CIÓN PILAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.