Un car­né tu­rís­ti­co por pun­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JA­VIER GUITIÁN

Aun­que no soy par­ti­da­rio de los ma­nua­les de ur­ba­ni­dad, ya que creo que eso se de­be traer apren­di­do de ca­sa, es­te ve­rano he ob­ser­va­do al­gu­nas con­duc­tas que has­ta ha­ce po­co eran ex­cep­cio­na­les pe­ro que, re­pen­ti­na­men­te, se han vuel­to bas­tan­te fre­cuen­tes. Pro­ba­ble­men­te se de­be a la ma­si­fi­ca­ción del tu­ris­mo, pe­ro co­mo creo que am­bas co­sas no tie­nen por qué es­tar li­ga­das, tra­ta­ré de con­tri­buir al bien co­mún con un de­cá­lo­go de re­co­men­da­cio­nes y bue­nas con­duc­tas ve­ra­nie­gas. Va­mos allá.

En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te có­mo nos com­por­ta­mos en los ba­res, lu­ga­res que en tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga vi­si­ta­mos con gran asi­dui­dad. Aquí es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que no to­dos los ca­ma­re­ros se lla­man «¡oyeee!» y que no es­tá prohibido dar las gra­cias por­que los me­ses ca­rez­can de erre. De ma­ne­ra des­ta­ca­da, se de­be vi­gi­lar el atuen­do, tra­tan­do de evi­tar en­trar en los lo­ca­les en ba­ña­dor y su­dan­do, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tro pe­so, edad o con­di­ción.

Tam­bién en los res­tau­ran­tes es bueno con­si­de­rar que sue­le ha­ber otras per­so­nas en el co­me­dor: fo­to­gra­fíen las pa­rro­chi­tas con dis­cre­ción y re­cuer­den que los ni­ños son capaces de emi­tir sonidos da­ñi­nos en fre­cuen­cias ca­si inau­di­bles. Por cier­to, no co­me­tan el co­mún error de pe­dir en Ga­li­cia gam­bas de la ría o ha­rán el ri­dícu­lo. En la pla­ya tam­bién se de­ben guar­dar cier­tas nor­mas en­tre las que des­ta­can no po­ner mú­si­ca, es­pe­cial­men­te de re­gue­tón, y re­cor­dar que el po­ner la toa­lla en la are­na no nos otor­ga el de­re­cho de pro­pie­dad, ya que nos en­con­tra­mos den­tro del do­mi­nio pú­bli­co ma­rí­ti­mo.

No es­tá de más, tam­bién, res­pe­tar al­gu­nas cos­tum­bres de la po­bla­ción au­tóc­to­na, por ex­tra­ñas que nos pa­rez­can. En es­te sen­ti­do, con­vie­ne re­cor­dar que las se­ña­les de trá­fi­co tie­nen el mis­mo sig­ni­fi­ca­do que en nues­tros pue­blos de ori­gen y por tan­to es bueno no apar­car don­de los na­ti­vos no lo ha­cen y tra­tar de no in­va­dir las ace­ras y los ac­ce­sos de mi­nus­vá­li­dos. De igual ma­ne­ra, las flo­res que apa­re­cen en ven­ta­nas y puer­tas son ele­men­tos de de­co­ra­ción y no re­ga­los a los vi­si­tan­tes. Fi­nal­men­te, y de nue­vo me re­fie­ro a Ga­li­cia, aquí no nos so­bra el agua, por más que la le­yen­da así lo cuen­te.

No crean que me he vuel­to un in­tran­si­gen­te; sim­ple­men­te pre­ten­do fa­ci­li­tar el her­ma­na­mien­to de cul­tu­ras en la épo­ca ve­ra­nie­ga y evi­tar con­flic­tos co­mo el ocu­rri­do en mi pue­blo ha­ce unos días. Les cuen­to. Unas tu­ris­tas es­ta­ban sen­ta­das en una me­sa que obs­truía el paso de una em­bar­ca­ción en las pro­xi­mi­da­des del mue­lle; un apues­to galán lo­cal les pi­dió por fa­vor que se re­ti­ra­ran un mo­men­to pa­ra po­der rea­li­zar la maniobra, a lo que res­pon­die­ron: «No­so­tras no te­ne­mos por qué mo­ver­nos, te­ne­mos de­re­cho a es­tar aquí». Con un par.

Es­ta­rán de acuer­do con­mi­go en que es­te un ejem­plo cla­ro de que mis con­se­jos son ne­ce­sa­rios y de que, al igual que en la con­duc­ción, se de­be­ría ins­tau­rar un car­né tu­rís­ti­co por pun­tos. Ca­da uno de no­so­tros dis­pon­dría de do­ce pun­tos que nos se­rían re­ti­ra­dos al co­me­ter las in­frac­cio­nes co­men­ta­das y otras si­mi­la­res; por ori­nar en la calle de Arri­ba, seis pun­tos. ¿A que mo­la? Una vez per­di­dos to­dos los pun­tos, no po­dría­mos sa­lir de va­ca­cio­nes du­ran­te un pe­río­do de dos años.

En­tre­tan­to, si ya cum­plían mis re­co­men­da­cio­nes, les fe­li­ci­to, y si no, to­da­vía es­tán a tiem­po de te­ner un ve­rano feliz. Por lo de­más, dis­fru­ten de la fies­ta del lan­gos­tino con­ge­la­do, bai­len ba­cha­tas en las ver­be­nas o na­ve­guen en mo­to de agua cer­ca de la pla­ya por­que, por lo que se ve, en ve­rano ca­si to­do es­tá per­mi­ti­do.

ILUS­TRA­CIÓN PILAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.