Pen­dien­tes del PSOE

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - CAR­LOS G. REIGOSA

Lo di­cen y lo re­pi­ten analistas acre­di­ta­dos. Pe­dro Sán­chez se ha con­ver­ti­do en el lí­der del PSOE con más li­ber­tad de ac­ción que cual­quier pre­de­ce­sor, ya que no tie­ne nin­gún con­tra­po­der, nin­gu­na cuen­ta que ren­dir por sus reite­ra­dos fra­ca­sos pa­sa­dos y nin­gún in­có­mo­do con­trol or­gá­ni­co. Ahí es­tán los da­tos que lo re­fle­jan. Nun­ca en la his­to­ria del PSOE una co­mi­sión eje­cu­ti­va con­tó con tan es­ca­sos res­pal­dos y, a la vez, fue tan uni­for­me. Pe­ro así es aho­ra. El je­fe dis­po­ne de to­dos los re­sor­tes del po­der y los per­de­do­res ya sa­ben lo que tie­nen por de­lan­te: re­sig­nar­se y so­me­ter­se o… ¿apa­gar­se?

No hay re­sis­ten­cia po­si­ble fren­te a la acla­ma­ción uná­ni­me por unos po­cos mi­les de mi­li­tan­tes, su­fi­cien­tes pa­ra am­pa­rar e im­po­ner el nue­vo le­ma de Sán­chez: «So­mos la iz­quier­da». Por­que aho­ra man­da la mi­li­tan­cia y es­to es jus­to lo que Sán­chez le pi­dió que le man­da­se. Con un cla­ro ob­je­ti­vo: des­alo­jar al PP con los vo­tos so­cia­lis­tas, más los que pue­da res­ca­tar de Igle­sias.

¿En dón­de va a desem­bo­car la osa­da ope­ra­ción de nues­tro atí­pi­co pla­ni­fi­ca­dor? ¿En otro desas­tre? ¿O en una de­rro­ta del PP, to­ca­do por la co­rrup­ción? Ni se sa­be. Por­que aho­ra lo que cre­ce es la in­cer­ti­dum­bre y, con ella, la des­con­fian­za. Es un buen mo­men­to pa­ra los que gus­tan de ju­gar a las adi­vi­nan­zas o apos­tar en los mer­ca­dos de fu­tu­ros. Por­que no se pue­de des­car­tar ca­si na­da. Al­fred Hitch­cock lo di­jo con claridad: «Ima­gí­ne­se a un hom­bre sen­ta­do en el so­fá fa­vo­ri­to de su ca­sa. De­ba­jo tie­ne una bom­ba a punto de es­ta­llar. Él lo ig­no­ra, pe­ro el pú­bli­co lo sa­be. Es­to es el sus­pen­se». Y en ese sus­pen­se es­tán nues­tros po­lí­ti­cos y es­ta­mos no­so­tros. Li­te­ral­men­te atrapados.

Al­gu­nos osa­dos nos ha­blan del por­ve­nir co­mo si ya lo hu­bie­ran visto, pe­ro no es así. La reali­dad es que lo des­co­no­ce­mos y nos preo­cu­pa. Lo más que po­de­mos de­cir, sin mie­do a errar, es una fra­se cé­le­bre de Woody Allen: «Me in­tere­sa el fu­tu­ro por­que es el si­tio don­de voy a pa­sar el res­to de mi vi­da». Es de lo úni­co que po­de­mos es­tar se­gu­ros en­tre tan­tos lí­de­res dis­pues­tos a go­ber­nar­nos y que di­cen te­ner so­lu­cio­nes sen­ci­llas pa­ra nues­tros pro­ble­mas, por com­ple­jos que sean. ¡In­clu­so pa­ra el des­va­río ca­ta­lán! Pa­ra tem­blar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.