«Es po­si­ti­vo que los can­te­ra­nos crez­can al la­do de pro­fe­sio­na­les»

Es­tá «muy con­ten­to» vien­do que sus ju­ga­do­res des­ta­can con el pri­mer equi­po en la pre­tem­po­ra­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - IVÁN ANTELO

Se aca­ba­ron las va­ca­cio­nes y Cris­tó­bal Parralo Agui­le­ra (Prie­go de Cór­do­ba, 1967) ya so­lo pien­sa en có­mo ar­mar al nue­vo Fa­bril de ca­ra a la du­ra tem­po­ra­da que les vie­ne en­ci­ma. Será la del re­gre­so a Se­gun­da B. Una com­pe­ti­ción muy exi­gen­te en la que el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio será la per­ma­nen­cia. Eso sí, «sin po­ner te­cho a los ju­ga­do­res», ad­vier­te. El fi­lial ya tra­ba­ja des­de el mar­tes y de reojo mi­ran al pri­mer equi­po, en el que bri­llan can­te­ra­nos co­mo Pin­chi, Bi­cho, Fran­cis o Edu.

—¿Qué tal el re­en­cuen­tro? —Bien. Es­ta­mos en unas pri­me­ras to­mas de con­tac­to. El mar­tes, por la ma­ña­na, hi­ci­mos la pre­sen­ta­ción, con re­vi­sio­nes mé­di­cos, y lue­go es­tos pri­me­ros días han si­do un po­co de adap­ta­ción al tra­ba­jo. Em­pe­zar a co­no­cer­nos bien y pre­pa­rar las pier­nas pa­ra to­do lo que nos es­pe­ra.

—¿Cuál es el plan? —Los tres pri­me­ros días fue­ron de adap­ta­ción al tra­ba­jo y, a par­tir de ahí, em­pe­za­mos a ha­cer se­sio­nes más con­tex­tua­li­za­das, a me­ter al­gu­nos con­cep­tos, y tam­bién a tra­ba­jar más in­ten­sa­men­te. La idea es que los ju­ga­do­res no ten­gan le­sio­nes y pue­dan lle­gar en las me­jo­res con­di­cio­nes al ini­cio de Li­ga. Los amis­to­sos que te­ne­mos ya pro­gra­ma­dos, más la Co­pa Dipu­tación, que es­pe­ro que nos va­ya bien, nos ayu­da­rán pa­ra lle­gar en óp­ti­mas con­di­cio­nes al ini­cio del cam­peo­na­to y a co­ger esos au­to­ma­tis­mos que se re­quie­ren pa­ra fun­cio­nar co­mo equi­po.

—Al mar­gen de los ju­ve­ni­les, si al­guno se que­da o se va ce­di­do, pa­re­ce que con­ti­núan diez de los hé­roes del as­cen­so y lue­go nue­ve lle­gan nue­vos. ¿Qué sen­sa­cio­nes le de­ja la plan­ti­lla? —Aún es muy pron­to co­mo pa­ra em­pe­zar a va­lo­rar. Pe­ro lo que sí que pue­do es elo­giar que to­dos han ve­ni­do con mu­chas ga­nas, tie­nen una bue­na pre­dis­po­si­ción al tra­ba­jo. A me­di­da que nos va­ya­mos co­no­cien­do po­dre­mos ha­cer unas va­lo­ra­cio­nes más am­plias.

—¿Van a se­guir fi­chan­do? —Yo creo que aún nos que­dan al­gu­nas po­si­cio­nes por re­for­zar. Y ahí es­tá tra­ba­jan­do la di­rec­ción deportiva pa­ra in­cor­po­rar a más ju­ga­do­res cuan­do sea po­si­ble.

—Ana­li­zan­do a esos 19 ju­ga­do­res ob­ser­va­mos dos da­tos. El pri­me- ro es la ex­pe­rien­cia: su­man 555 par­ti­dos ju­ga­dos en Se­gun­da B; y lue­go que pa­re­ce que hay gol: 90, co­gien­do co­mo re­fe­ren­cia los ano­ta­dos el pa­sa­do cur­so. —Al fi­nal no de­jan de ser es­ta­dís­ti­cas. Son dos ca­rac­te­rís­ti­cas que es­tán bien te­ner­las, pe­ro tam­bién hay que ver, por ejem­plo en lo re­la­ti­vo a los go­les, que el año pa­sa­do es­tá­ba­mos en Ter­ce­ra Di­vi­sión y las ca­te­go­rías es­tán par al­go. Lo de la ex­pe­rien­cia es­tá muy bien por­que va a ser muy im­por­tan­te pa­ra con­se­guir el re­to de apren­der, man­te­ner­nos y con­so­li­dar­nos en la ca­te­go­ría. Ese es el ob­je­ti­vo, aun­que sin po­ner te­cho a los ju­ga­do­res. Hay que tra­ba­jar y cre­cer co­mo equi­po.

—Hay nue­vos gru­pos de Se­gun­da B. Los ga­lle­gos ya no ju­ga­rán en el nor­te y aho­ra les to­ca­rá en­fren­tar­se a Ma­drid y a las dos Cas­ti­llas. ¿Có­mo lo va­lo­ra? —Has­ta el día 20, que lo ra­ti­fi­que la asam­blea de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la, no es ofi­cial. Pe­ro al fi­nal he­mos de com­pe­tir en una ca­te­go­ría en la sa­be­mos que hay buenos equi­pos. Es di­fí­cil ha­cer una va­lo­ra­ción, a bo­te pron­to, sin sa­ber có­mo van a es­tar ar­ma­dos los equi­pos. Si nos to­ca ese gru­po, co­mo pa­re­ce, in­ten­ta­re­mos com­pe­tir de la me­jor ma­ne­ra.

—En el fút­bol hay mu­chos cli­chés y uno de ellos es que el jue­go nor­te­ño es más físico. ¿Que sea un gru­po más téc­ni­co, con equi­pos co­mo el Cas­ti­lla o el Atlético B, les be­ne­fi­cia? —Es muy pron­to to­da­vía pa­ra sa­ber qué nos vie­ne me­jor. Pe­ro lo que es­tá cla­ro es que no­so­tros va­mos a te­ner nues­tra idea, nues­tra fi­lo­so­fía, que es la que tu­vi­mos el año pa­sa­do. Va­mos a in­ten­tar ser pro­ta­go­nis­tas, te­ner el con­trol del jue­go, ser un equi­po pre­sio­nan­te, que re­cu­pe­re el ba­lón lo an­tes po­si­ble... Ya lo hi­ci­mos el año pa­sa­do y va­mos a in­ten­tar­lo es­te tam­bién.

—La can­te­ra es­tá sien­do pro­ta­go­nis­ta en el pri­mer equi­po en el arran­que de la pre­tem­po­ra­da. Eso le lle­na­rá de or­gu­llo. —Pues sí, es­ta­mos muy con­ten­tos de po­der ayu­dar al pri­mer equi­po. Es­ta­mos en un pe­río­do en el que las plan­ti­llas tardan en ha­cer­se por las di­fi­cul­ta­des que en­tra­ña el mer­ca­do e in­ten­ta­re­mos ayu­dar­les en to­do lo que po­da­mos. Hay mu­chos ju­ga­do­res ahí y es­ta­mos con­ten­tos de que vi­van esas si­tua­cio­nes, esa ex­pe­rien­cia que es­tán acu­mu­lan­do con el pri­mer equi­po.

—¿Es po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, por­que no pue­de tra­ba­jar con ellos des­de el pri­mer día? —Por un la­do, es­tá cla­ro que el tra­ba­jo co­lec­ti­vo se re­sien­te un po­co, pe­ro, por otro la ex­pe­rien­cia que vi­ven les ha­ce cre­cer. Así que va­mos a pen­sar que es po­si­ti­vo que pue­den evo­lu­cio­nar al la­do de ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les.

GONZALO BA­RRAL

Parralo ini­cia su se­gun­da pre­tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.