El mi­to que no aca­ba quie­re re­cu­pe­rar el nú­me­ro uno

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

Em­pe­ña­do en dar la es­pal­da al tiem­po, el sui­zo Ro­ger Fe­de­rer pa­re­ce el te­nis­ta sin fin. Ha­ce años que es una le­yen­da del de­por­te y que mu­chos le se­ña­lan cuan­do pre­gun­tan quién es el me­jor ju­ga­dor que sos­tu­vo nun­ca una ra­que­ta. Ayer em­pu­jó to­da­vía más sus lí­mi­tes, ga­nan­do su oc­ta­vo tí­tu­lo en Wimbledon, el pri­me­ro en cin­co cur­sos, y al bor­de de cum­plir 36 años.

«No hay na­da que in­di­que que Ro­ger es­tá en­ve­je­cien­do o al­go pa­re­ci­do», se atre­vió a de­cir To­mas Berdych tras per­der en las semifinales con el sui­zo. «Si nos fi­ja­mos en los otros ju­ga­do­res que tie­nen 35 o 36, creo que se pue­de ver muy cla­ra­men­te que la edad y los años en el cir­cui­to les es­tán afec­tan­do. Pe­ro no a él». La opi­nión no es exclusiva. «¿Han pen­sa­do que es­tá ju­gan­do su me­jor tenis con 35 años?», pre­gun­tó Bo­ris Bec­ker es­ta se­ma­na. «Nor­mal­men­te, los co­ches tie­nen cin­co, co­mo mu­cho seis mar­chas, pe­ro él pa­re­ce te­ner diez», agre­gó el ale­mán, cam­peón de seis Grand Slam.

La pre­gun­ta es lí­ci­ta. ¿Es­tá ju­gan­do Fe­de­rer el me­jor tenis de su ca­rre­ra tras cin­co años sin ga­nar un gran­de, des­pués de su­frir la ba­ja más lar­ga de su ca­rre­ra a los 35? Por­que pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud de lo que es­tá lo­gran­do es­te cur­so (tí­tu­los en Aus­tra­lia, In­dian Wells, Mia­mi, Ha­lle y Wimbledon), no hay que ol­vi­dar que pa­ró seis me­ses, des­de ju­lio has­ta di­ciem­bre del 2016, por pro­ble­mas de ro­di­lla y es­pal­da.

«Ro­ger es­tá ju­gan­do qui­zás el me­jor tenis de su ca­rre­ra», ase­gu­ró el vier­nes Ma­rin Ci­lic an­tes de su­frir­lo en sus pro­pias car­nes. El croa­ta per­dió ayer la fi­nal por un in­ape­la­ble 6-3, 6-1 y 6-4. «Me aven­tu­ra­ré a de­cir que es­tá des­ple­gan­do su me­jor jue­go», ha­bía di­cho el le­gen­da­rio Rod La­ver en abril.

El aus­tra­liano es el úni­co te­nis­ta de la his­to­ria en ga­nar dos años el Grand Slam, con­quis­tan­do los cua­tro gran­des en una mis­ma tem­po­ra­da. Fe­de­rer no lo con­si­guió nin­gu­na vez, pe­ro su figura ya se ele­vó ha­ce tiem­po so­bre la de La­ver, quien ayer no se rompía las ma­nos aplau­dien­do a cual­quie­ra. Era Fe­de­rer, el hom­bre ré­cord que desafía al re­loj de la vi­da. El sui­zo dis­pu­tó su fi­nal nú­me­ro 29 de Grand Slam, más que na­die; acu­mu­la ya 19 tí­tu­los en los tor­neos más pres­ti­gio­sos del mun­do; y es­tá en el ca­mino de re­gre­so al nú­me­ro uno. «Hay una pa­la­bra que de­fi­ne por qué es­tá en es­ta for­ma a su edad: pro­fe­sio­na­lis­mo», ase­gu­ró el ale­mán Tomi Haas.

«Lu­ché mu­cho pa­ra es­tar hoy aquí. Ga­nar el tor­neo sin ce­der un set es má­gi­co, in­creí­ble. Es de­ma­sia­do», fue lo pri­me­ro que di­jo Fe­de­rer tras ga­nar su oc­ta­vo Wimbledon. «Lo que hi­ce fue se­guir cre­yen­do, so­ñan­do. Siem­pre creí que po­dría vol­ver. Si crees, pue­des lle­gar muy le­jos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.