Un pin­cha­zo re­ini­cia el Mun­dial

Hamilton, a un punto de Vet­tel, que tu­vo que cam­biar un neu­má­ti­co al fi­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - DA­VID SÁN­CHEZ DE CAS­TRO

Cuan­do a Le­wis Hamilton le con­fir­ma­ron el sá­ba­do que te­nía la po­le po­si­tion, sa­bía que iba a lle­var­se la vic­to­ria del domingo. Era una sen­sa­ción fia­ble, ca­si una cer­te­za, visto el ren­di­mien­to mos­tra­do en las se­sio­nes de en­tre­na­mien­tos li­bres. Ni la ame­na­za de llu­via, que se que­dó en eso, im­pi­dió que el bri­tá­ni­co con­quis­ta­se una de sus ca­rre­ras más do­mi­nan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos. Fue lí­der de prin­ci­pio a fin, sin te­mer por unos neu­má­ti­cos que, a la pos­tre, hun­die­ron a Fe­rra­ri.

Y es que, apar­te de la bue­na (pe­ro pre­vi­si­ble) re­mon­ta­da de Bot­tas, los pro­ta­go­nis­tas fue­ron los co­ches de ro­jo, en es­te ca­so ne­ga­ti­vos. Tras una ca­rre­ra ano­di­na en la que hu­bo en­tre po­ca y nin­gu­na emo­ción por la vic­to­ria, a fal­ta de diez vuel­tas, to­dos los afi­cio­na­dos se le­van­ta­ron de sus asien­tos al ver que los mo­no­pla­zas de Fe­rra­ri co­men­za­ban a fa­llar. El pri­me­ro fue Ki­mi Raik­ko­nen, que vio có­mo sus neu­má­ti­cos su­per­blan­dos se hun­dían, pri­me­ro, y des­pués pin­cha­ban. En la es­cua­dra ita­lia­na se en­cen­die­ron las alar­mas, por­que veían que ese pro­ble­ma po­día re­pro­du­cir­se en el co­che del lí­der del Mun­dial, co­mo así fue. Vet­tel, que es­ta­ba pe­lean­do por man­te­ner­se por el po­dio, su­frió un pin­cha­zo a dos vuel­tas del fi­nal que le man­dó de­ma­sia­do le­jos de los pues­tos de arri­ba, y que ca­si le cues­ta el pri­mer puesto de la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral.

El en­fa­do de Fe­rra­ri era no­ta­ble. Dos pin­cha­zos con ape­nas dos mi­nu­tos de di­fe­ren­cia le­van­ta­ron las iras del equi­po ita­liano, es­pe­cial­men­te cuan­do vie­ron que po­día pe­li­grar el li­de­ra­to de Vet­tel. Aun­que salvaron el po­dio de Raik­ko­nen, ya han con­fir­ma­do que van a in­ves­ti­gar lo ocu­rri­do pa­ra que en Hun­gría, den­tro de dos se­ma­nas, no ocu­rra al­go si­mi­lar.

De he­cho, Pi­re­lli, el pro­vee­dor de neu­má­ti­cos del Mun­dial, sa­lió al paso de las críticas ase­gu­ran­do que las go­mas da­ña­das de los Fe­rra­ri pre­sen­tan «fa­llos dis­tin­tos». Tras la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción, un por­ta­voz de Pi­re­lli ex­pli­có que «los dos in­ci­den­tes no fue­ron cau­sa­dos por el mis­mo pro­ble­ma», se­gún re­co­ge la web es­pe­cia­li­za­da Au­toS­port. Se­bas­tian Vet­tel su­frió un pin­cha­zo en la úl­ti­ma vuel­ta, mien­tras que Raik­ko­nen acu­só el des­gas­te de la go­ma a fal­ta de dos gi­ros pa­ra el tér­mino de la ca­rre­ra. Pi­re­lli apun­ta que la apre­ta­da lu­cha de Vet­tel con Bot­tas pu­do con­tri­buir al pin­cha­zo.

Aun­que no fue una ca­rre­ra pa­ra re­cor­dar por su emo­ción, sí hu­bo pi­lo­tos que sa­ca­ron el má­xi­mo de sus cua­li­da­des pa­ra de­jar da­tos que de­mues­tran en qué si­tua­ción se en­cuen­tra en el ac­tual sta­tu quo de la pa­rri­lla. Da­niel Ric­ciar­do sa­lió des­de el fondo de la pa­rri­lla de­bi­do a las pe­na­li­za­cio­nes, pe­ro de­mos­tró que es uno de los co­rre­do­res más en for­ma. Su quin­to puesto fi­nal, pro­pi­cia­do en par­te por una es­tra­te­gia per­fec­ta, no so­lo le con­vier­te en uno de los po­cos que ha pi­sa­do el ‘top 6’ en las úl­ti­mas ca­rre­ras, sino tam­bién en el úni­co que pa­re­ce aguan­tar el rit­mo de los Mer­ce­des y los Fe­rra­ri, ya que su com­pa­ñe­ro Max Vers­tap­pen, aún aca­ban­do es­te domingo, si­gue sin en­con­trar ese buen fee­ling que trans­mi­tió el año pa­sa­do.

Pi­re­lli sa­lió al paso de las críticas de Fe­rra­ri: «Vet­tel y Raik­ko­nen su­frie­ron pro­ble­mas dis­tin­tos»

JA­SON CAIRNDUFF REUTERS

El pi­lo­to in­glés su­mó ayer su quin­ta vic­to­ria en Sil­vers­to­ne, un hi­to so­lo con­se­gui­do por Alain Prost y Jim Clark.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.