Un jue­go de apa­rien­cias

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - Jo­sé M. Fer­nán­dez

Na­da es lo que pa­re­ce. Y en el fút­bol, me­nos aún. Al pa­re­cer, por el mo­men­to, el fi­cha­je más atra­bi­lia­rio del ve­rano ni si­quie­ra es un fi­cha­je. Responde al nom­bre de Vi­to­lo, un fut­bo­lis­ta con con­tra­to en vi­gor con el Se­vi­lla que abo­nó 36 mi­llo­nes pa­ra des­li­gar­se del equi­po an­da­luz, con el ob­je­ti­vo de ju­gar ce­di­do has­ta enero en Las Pal­mas y, a par­tir de en­ton­ces, en el Atlético de Ma­drid, que, tam­bién al pa­re­cer, di­cen que es la ins­ti­tu­ción que le ha pres­ta­do la pas­ta a Vi­to­lo. Y to­do por­que Ce­re­zo y Gil no pue­den ins­cri­bir ju­ga­do­res, aun­que, di­cen, sí fi­char. Pe­ro el Atlético, en la exó­ti­ca pi­rue­ta, lo ocul­ta por­que, al pa­re­cer, pa­ra ce­der un ju­ga­dor a otro equi­po an­tes tie­ne que ins­cri­bir­lo co­mo pro­pio, al­go que la FIFA le ha prohibido has­ta enero del 2018. En re­su­men, un ga­li­ma­tías, o una cha­pu­za dis­fra­za­da de ri­gor. Se sa­be, eso sí, que Vi­to­lo es un fut­bo­lis­ta: trai­dor en el Sán­chez Piz­juán, que­ri­do en el es­ta­dio In­su­lar y es­pe­ra­do en el Me­tro­po­li­tano Wanda que, co­mo to­do el mun­do sa­be, tam­po­co exis­te, aun­que, co­mo Vi­to­lo, hay quien ase­gu­ra que ya es­tá.

Vi­to­lo es un in­ter­na­cio­nal ya asen­ta­do, un to­do­te­rreno ofen­si­vo que ha for­ja­do su va­lor en un Se­vi­lla emer­gen­te, un fut­bo­lis­ta que le ha da­do al cua­dro an­da­luz un in­du­da­ble sal­to de ca­li­dad. Pe­ro co­mo el ba­lom­pié tie­ne un mu­cho de postureo y un po­co de rea­lis­mo, al Se­vi­lla le ha en­tra­do un ataque de dig­ni­dad por in­gre­sar 36 mi­llo­nes de eu­ros, di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al ca­breo de Si­meo­ne cuan­do se en­te­ró que al Atlético se le es­ca­pa­ba una de sus pe­ti­cio­nes.

Así que el Atlético fi­cha a un fut­bo­lis­ta que no pue­de ju­gar, to­da­vía, en el equi­po ro­ji­blan­co; el Se­vi­lla in­gre­sa 36 mi­llo­nes por un ju­ga­dor que, di­ce, no que­ría ven­der; Vi­to­lo se da gol­pes de pe­cho por­que él no ha trai­cio­na­do a na­die y el Las Pal­mas ten­drá du­ran­te seis me­ses un in­ter­na­cio­nal que na­die ha fi­cha­do.

De no ser por­que la de­mo­cra­cia en­te­rró el de­re­cho de re­ten­ción ha­ce años y el fair play fi­nan­cie­ro ha cer­ca­do los des­ma­nes de los di­rec­ti­vos de siem­pre, po­dría­mos pen­sar que es­ta­mos an­te otra epidemia de fút­bol an­ti­guo, de ese que año­ra los cam­pos de ba­rro, los pre­si­den­tes de co­pa y pu­ro o la irra­cio­nal ene­mis­tad con el ve­cino. El mis­mo que ape­la­ba al jue­go ra­cial y a los cam­pos de ba­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.