«Tri­pli­ca­te»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - H. J. P.

Bob Dy­lan

Co­lum­bia Re­cords Tres ce­dés (30 cor­tes). 20 eu­ros Trans­cu­rri­dos al­gu­nos me­ses des­de su pu­bli­ca­ción, se pue­de ha­blar del ál­bum Tri­pli­ca­te con ma­yor so­sie­go, al­go im­po­si­ble de lo­grar en el mo­men­to del lan­za­mien­to, cuan­do to­dos se apre­su­ran a ana­li­zar si la ca­rre­ra de Bob Dy­lan es­tá en la fa­se de­fi­ni­ti­va de su de­cli­ve: son ya (con Fa­llen An­gels y

Sha­dows in the Night) tres dis­cos en los que se em­pe­ña en abor­dar el can­cio­ne­ro clá­si­co es­ta­dou­ni­den­se en un sor­pren­den­te ho­me­na­je a Frank Si­na­tra. Ya se sa­be feha­cien­te­men­te de la con­di­ción de poe­ta de Dy­lan —in­ves­ti­do con el pre­mio No­bel— y que es­tá fa­cul­ta­do pa­ra bor­dear el pla­gio, tan ca­ro a su mé­to­do de crea­ción, que be­be sin di­si­mu­lo de aque­llo que lo ro­dea (tam­bién los tex­tos). Así, el ni­vel de rui­do ha ba­ja­do. ¿Qué de­cir en­ton­ces de Tri­pli­ca­te? To­dos per­ci­ben que su voz no al­can­za pa­ra el es­tán­dar, y me­nos cuan­do an­tes lo han vi­si­ta­do Si­na­tra, Ella Fitz­ge­rald, Bi­llie Ho­li­day o Johnny Hart­man. Eso de apo­dar­lo

croo­ner es una iro­nía ca­ri­ño­sa. Sin em­bar­go, los arre­glos es­tán cui­da­dos (más allá de la dis­cu­ti­ble pre­sen­cia de la steel gui­tar) y el can­tau­tor po­ne res­pe­to, de­di­ca­ción y amor en la in­ter­pre­ta­ción. Los fo­ro­fos de Dy­lan —que son le­gión— le per­do­nan to­do, veneran has­ta su gra­ba­ción de vi­llan­ci­cos. El tro­va­dor de Min­ne­so­ta vis­lum­bra el ca­mino del oc­to­ge­na­rio y esa con­di­ción le da la pers­pec­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra apre­ciar un can­cio­ne­ro que el jo­ven can­tor folk se po­día per­mi­tir mi­rar con dis­pli­cen­cia. La edad lo fa­cul­ta pa­ra go­zar re­crean­do esas vie­jas to­na­das en bus­ca de nue­vos sen­ti­dos. Y el afi­cio­na­do, pe­se a que la voz de Dy­lan no lle­ga, dis­fru­ta con el alien­to tris­te que in­su­fla a es­tas com­po­si­cio­nes. Dis­fru­ta in­clu­so a pe­sar de que la luz que ma­ti­za sus in­ter­pre­ta­cio­nes co­bra una to­na­li­dad un tan­to fú­ne­bre, que re­cuer­da esos am­bien­tes fri­kis [y has­ta si­nies­tros] que tan a me­nu­do fre­cuen­ta el ci­ne de Da­vid Lynch y que uno es­pe­ra­ría ha­llar en un apar­ta­do ca­fé can­tan­te de ca­rre­te­ra de Nash­vi­lle o en un con­cier­to en el de­ca­den­te sa­lón de un ca­sino de Las Ve­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.