¡Ahí va ese bó­li­do!

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - EDUAR­DO GALÁN BLAN­CO

Co­mo es­pec­ta­do­res ha­bi­tua­les de pe­lí­cu­las de ani­ma­ción, lo acep­ta­mos ca­si to­do: ani­ma­les hu­ma­ni­za­dos —por su­pues­to—, ju­gue­tes vi­vien­tes, sal­chi­chas in­co­rrec­tas y asus­ta­dos ca­cahue­tes. Pe­ro es­to de los co­ches que ha­blan nos cues­ta al­go más. Y eso que so­mos de la ge­ne­ra­ción que ha visto a Her­bie, el Volks­wa­gen in­te­li­gen­te de la Dis­ney que has­ta po­día enamo­rar­se, y a Kit, te­le­vi­si­vo co­che fan­tás­ti­co pro­gra­ma­do que a ve­ces nos ha­cía du­dar de su na­tu­ra­le­za.

Sien­do tan igual­men­te im­pro­ba­ble co­mo la exis­ten­cia de pin­güi­nos par­lan­chi­nes, no en­ten­de­mos muy bien lo mu­cho que nos cues­ta en­trar en el mun­do de Cars, un in­ven­to de John Las­se­ter que se nos an­to­ja ca­si su­rrea­lis­ta y que lle­ga aho­ra con su ter­ce­ra en­tre­ga, dis­pues­ta ya la má­qui­na re­gis­tra­do­ra pa­ra el

mer­chan­di­sing y los ju­gue­ti­tos, ne­go­cio que la com­pe­ten­cia de Drea­mWorks ha co­pia­do con su me­nos exi­to­so Tur­bo. To­do en la fran­qui­cia au­to­mo­vi­lís­ti­ca de los es­tu­dios Pi­xar gi­ra al- re­de­dor de un uni­ver­so ha­bi­ta­do ex­clu­si­va­men­te por co­ches muy co­mer­cia­li­za­bles, de gran­des ojos si­tua­dos en el pa­ra­bri­sas. Lle­van una vi­da sos­pe­cho­sa­men­te pa­re­ci­da a la de la ra­za hu­ma­na, aun­que su ac­ti­vi­dad se re­duz­ca en reali­dad a «ro­dar y ro­dar», co­mo en una ran­che­ra o una can­ción de Bob Dy­lan. Hay que de­cir que el guion de

Cars 3 es de una po­bre­za mayúscula: el co­che­ci­to pro­ta­go­nis­ta, de me­cá­ni­ca al­go an­ti­cua­da, de­ja de ser ga­na­dor en las ca­rre­ras y, pa­ra de­rro­tar a su fla­man­te ri­val en­lu­ta­do, de­be re­ci­clar­se y apren­der. Hay al­gún men­sa­je cu­tre del per­se­ve­ra

y ven­ce­rás, del re­no­var­se o mo­rir. Y lo de­más son unos apa­ren­tes vi­deo­clips con pues­tas de sol en el Mo­nu­men­tal Va­lley for­diano. Son­ríes al­gu­na vez con las ocu­rren­cias de los co­ches co­le­gas del pro­ta o con los abrup­tos gui­ños a pe­lí­cu­las. La me­jor se­cuen­cia es ese en­tre­na­mien­to en la pla­ya, que evo­ca la ca­rre­ra de Ste­ve McQueen en El

ca­so de Tho­mas Crown, pues, no lo ol­vi­de­mos, el au­to pro­ta­go­nis­ta de Cars se lla­ma Ra­yo McQueen en ho­nor al ac­tor que co­rrió Le Mans y que es­ta­ba lo­co con la ve­lo­ci­dad.

Y, ¡ha­la!, ca­rre­ras y ca­rre­ras. Pues, ¿de qué otra co­sa es­tá he­cha la vi­da de los au­to­mó­vi­les? En fin, fil­me so­la­men­te re­co­men­da­ble pa­ra ni­ños de me­nos de diez pri­ma­ve­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.