To­do un pue­blo con­tra el tu­ris­mo neo­na­zi

The­mar, en Tu­rin­gia, in­ten­ta sin éxi­to boi­co­tear un fes­ti­val de rock ul­tra

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Galicia - Pa­tri­cia Bae­lo Berlín

Atrás que­da­ron las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias del sol y pla­ya. Los tiem­pos han cam­bia­do y el sec­tor tu­rís­ti­co no ha te­ni­do más re­me­dio que rein­ven­tar­se. A día de hoy uno pue­de es­co­ger en­tre el tu­ris­mo ac­ti­vo, el gas­tro­nó­mi­co, el cul­tu­ral... Sin em­bar­go, no to­da la ofer­ta es bien­ve­ni­da. Y si no que se lo pre­gun­ten a las au­to­ri­da­des de The­mar, una pe­que­ña lo­ca­li­dad si­tua­da en el es­ta­do fe­de­ra­do de Tu­rin­gia, en el es­te de Ale­ma­nia, que el sá­ba­do aco­gió el ma­yor fes­ti­val de mú­si­ca ul­tra­de­re­chis­ta del año en el país. Ca­si 6.000 neo­na­zis se con­gre­ga­ron en es­ta ciu­dad a ori­llas del río We­rra que no lle­ga a los 3.000 ha­bi­tan­tes, y que tra­tó de evi­tar en vano la ce­le­bra­ción del even­to ba­jo el le­ma Rock con­tra la ex­tran­je­ri­za­ción.

Lle­ga­ron en au­to­bu­ses des­de to­das par­tes de Ale­ma­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca, Hun­gría y Ru­sia. Ata­via­dos con ca­mi­se­tas en las que se po­día leer Di­vi­sión sa­jo­na o Li­bre co­mo un pá­ja­ro, fue­ron ac­ce­dien­do al re­cin­to, de­li­mi­ta­do por re­jas de gran al­tu­ra y vi­gi­la­do por un mi­llar de po­li­cías de va­rios es­ta­dos fe­de­ra­dos. Allí be­bie­ron, can­ta­ron y bai­la­ron al rit­mo de gru­pos de la es­ce­na ul­tra, co­mo los acla­ma­dos Stahl­ge­wit­ter o Lu­ni­koff Versch­wö­rung. Una es­tam­pa que no tar­dó en desatar la in­dig­na­ción de los ve­ci­nos. «A los na­zis no les gus­tan los ga­tos por­que les ara­ñan la cal­va», re­za­ban al­gu­nos de los car­te­les que col­ga­ban Bar­ba­ra Mor­gen­roth y su ma­ri­do Arndt pa­ra re­ci­bir a los ca­be­zas ra­pa­das.

Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les con­vo­ca­ron más de nue­ve con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra­le­las al con­cier­to, de do­ce ho­ras de du­ra­ción, y or­ga­ni­za­ron una fies­ta po­pu­lar, un tor­neo de fút­bol y un re­zo por la paz con el ob­je­ti­vo de ex­pre­sar su re­cha­zo.

Re­sis­ten­cia

«¡No de­ja­re­mos la ciu­dad en ma­nos de los ex­tre­mis­tas de de­re­cha!», de­fien­de una alian­za a fa­vor de la de­mo­cra­cia de la lo­ca­li­dad ve­ci­na de Vess­ra. Los hos­ta­les y pen­sio­nes de The­mar se ne­ga­ron a ofre­cer alo­ja­mien­to a los neo­na­zis y los su­per­mer­ca­dos re­par­tie­ron en­tre sus clien­tes bol­sas de la com­pra con con­sig­nas an­ti­rra­cis­tas. «Un fes­ti­val co­mo es­te es un da­ño pa­ra nues­tro es­ta­do fe­de­ra­do, abier­to al mun­do», de­cla­ró el ti­tu­lar del In­te­rior de Tu­rin­gia, Hol­ger Pop­pen­hä­ger.

Días an­tes, la ciu­dad ha­bía in­ten­ta­do fre­nar el even­to por to­dos los me­dios, in­clui­da la vía le­gal. Pe­ro el miér­co­les las au­to­ri­da­des su­frie­ron su se­gun­da de­rro­ta an­te los tri­bu­na­les, cuan­do la Jus­ti­cia fa­lló que el con­cier­to po­día te­ner lu­gar, al ser con­si­de­ra­do una de­mos­tra­ción po­lí­ti­ca. A con­ti­nua­ción, una em­pre­sa agra­ria pre­sen­tó un re­cur­so de ur­gen­cia ale­gan­do te­ner un con­tra­to de arrien­do pa­ra el pra­do en el que se iba a ce­le­brar el fes­ti­val. No obs­tan­te, el juez de­ne­gó la ape­la­ción.

Tu­rin­gia, al igual que el res­to de los es­ta­dos fe­de­ra­dos de la ex­tin­ta Ale­ma­nia co­mu­nis­ta, cuen­ta con mo­vi­mien­tos an­ti­in­mi­gra­ción muy bien or­ga­ni­za­dos. Pe­ro, se­gún da­tos ofi­cia­les, es­te land es el que al­ber­gó la ma­yor can­ti­dad de con­cier­tos de mú­si­ca ul­tra­de­re­chis­ta del país en el 2016, con una quin­ta par­te del to­tal. «En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do po­ca pro­tes­ta y re­sis­ten­cia con­tra es­tos even­tos», de­nun­cia la dipu­tada de La Iz­quier­da Kat­ha­ri­na Kö­nig-Preuss. Por eso, los Mor­gen­roth y el res­to de ha­bi­tan­tes de The­mar sa­ben que no se li­bra­rán fá­cil­men­te de los neo­na­zis, que ya han con­vo­ca­do el pró­xi­mo con­cier­to pa­ra el pró­xi­mo día 29 de ju­lio.

Seis mil neo­na­zis acu­die­ron al con­cier­to, que pre­ten­den re­pe­tir a fi­na­les de mes

MI­CHAE­LA REHLE

Un gru­po de ca­be­zas ra­pa­das en­tra al re­cin­to, so­me­ti­do a un ri­gu­ro­so con­trol. REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.