Lle­nan de pin­ta­das la fa­cha­da reha­bi­li­ta­da de las Agus­ti­nas

La igle­sia con­ven­tual pa­re­ce te­ner un atrac­ti­vo irre­sis­ti­ble pa­ra los gam­be­rros

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - ENRIQUE G. SOU­TO

Era uno de esos ca­lle­jo­nes que las ciu­da­des pre­fie­ren ol­vi­dar que exis­ten aun­que se en­cuen­tren en ple­na al­men­dra ur­ba­na. Hoy es un tran­qui­lo y re­co­le­to es­pa­cio que me­re­ce ser vi­si­ta­do. Los gal­po­nes que se apo­ya­ban en la igle­sia con­ven­tual de San­to Do­min­go (Agus­ti­nas) ca­ye­ron ba­jo el em­pu­je de las palas y de­ja­ron al des­cu­bier­to la be­lle­za de una fa­cha­da que me­re­ce ser ob­ser­va­da con de­te­ni­mien­to. Con­se­gui­do to­do eso y mu­cho más en es­te el Ca­rril do Hos­pi­tal (pla­za de San­to Do­min­go), los de­socu­pa­dos afi­cio­na­dos a da­ñar lo pú­bli­co han em­bo­rro­na­do, han cu­bier­to de pin­ta­das la pa­red.

El pe­rio­dis­ta ya no se sor­pren­de fá­cil­men­te de lo que da de sí el gé­ne­ro hu­mano. Y tie­ne pa­ra al­gu­nas de sus de­bi­li­da­des com­pren­sión pro­ba­ble­men­te ex­ce­si­va. Pe­ro no de­ja de sen­tir in­dig­na­ción an­te la de­mos­tra­ción pal­pa­ble de la es­tu­pi­dez; de la ig­no­ran­cia en esa épo­ca en la que al­gu­nos po­lí­ti­cos se har­tan de de­cir que es la de la ju­ven­tud me­jor for­ma­da. Pues lo que ocu­rre en el Ca­rril do Hos­pi­tal pa­re­ce de­mos­trar jus­ta­men­te lo con­tra­rio. En la pa­red del con­ven­to de San­to Do­min­go, im­pe­ca­ble­men­te re­cu­pe­ra­da pa­ra dis­fru­te de pro­pios y ex­tra­ños, al­gu­nos mas­tuer­zos han de­ja­do su hue­lla gra­fi­te­ra, en la que pue­de apre­ciar­se de to­do me­nos ar­te e in­ge­nio.

La gam­be­rra­da ha si­do per­pe­tra­da en dis­tin­tos mo­men­tos y pro­ba­ble­men­te por ma­nos dis­tin­tas. De las pin­ta­das, unas son más an­ti­guas que otras. Las de co­lor azul, de cier­ta pre­ten­sión li­te­ra­ria, son an­ti­guas. Al­guien em­bo­rro­nó la pa­red en la par­te más pró­xi­ma a la co­ne­xión con el Ca­rril do Son con pin­tu­ra azul. En el otro ex­tre­mo de la pa­red, y en el cen­tro, hay pin­ta­das en co­lor ne­gro; sím­bo­los, fir­mas, ton­te­rías di­ver­sas pues­tas so­bre el di­ne­ro apor­ta­do por los lu­cen­ses y los de­más ciu­da­da­nos eu­ro­peos (la reha­bi­li­ta­ción se hi­zo con fon­dos de la UE).

Fa­ro­la

Los tor­pes afi­cio­na­dos al uso del ae­ro­sol que en­con­tra­ron en el Ca­rril do Hos­pi­tal un es­pa­cio tran­qui­lo y se­gu­ro pa­ra sus gam­be­rra­das, de­ja­ron tam­bién su hue­lla en una de las fa­ro­las, en for­ma de una man­cha de pin­tu­ra azul en el bácu­lo de una de ellas. No ca­be atri­buir in­ten­cio­nes ar­tís­ti­cas a tal ac­ción.

KI­KE

El mu­ro del sin­gu­lar edi­fi­cio de San­to Do­min­go apa­re­ció en los úl­ti­mos días pin­ta­rra­jea­do.

KI­KE

Na­da hay de artístico en las pin­ta­das efec­tua­das so­bre la pa­red de la igle­sia con­ven­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.