¿Sa­la­rios al al­za? ¿Us­ted se lo cree?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Se­ño­ra Bá­ñez: Di­ce us­ted que ya va sien­do ho­ra de em­pe­zar a re­cu­pe­rar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios. «Es el mo­men­to de que los suel­dos acom­pa­ñen la re­cu­pe­ra­ción del em­pleo». Ben­di­tas y re­con­for­tan­tes pa­la­bras las su­yas, mi­nis­tra. Lás­ti­ma que en­tre los de­seos y la reali­dad se in­ter­pon­ga un mar hos­til, co­mo le ocu­rría a Don Qui­jo­te cuan­do pre­ten­dió emu­lar al Gai­fe­ros que ha­bía res­ca­ta­do a su es­po­sa Me­li­sen­dra de ma­nos mo­ras. «Muy bien lo pin­ta y fa­ci­li­ta vues­tra mer­ced», le ad­vir­tió San­cho al hi­dal­go, «pe­ro del di­cho al he­cho hay gran tre­cho».

En­tre las pa­la­bras y los he­chos sue­le ha­ber gran dis­tan­cia, pe­ro en su ca­so me te­mo que me­dia un abis­mo. Per­dó­ne­me, mi­nis­tra, pe­ro du­do de su vo­lun­tad real de can­ce­lar la po­lí­ti­ca de de­va­lua­ción sa­la­rial. Por­que, va­mos a ver, ¿qué es­tán ha­cien­do us­ted y su Go­bierno pa­ra de­te­ner la mer­ma de los sa­la­rios reales? ¿Aca­so no pue­den ha­cer más que «ins­tar» a los em­pre­sa­rios a que —aho­ra sí— de­ten­gan la he­mo­rra­gia? Sí se pue­de.

Pue­de pre­di­car con el ejem­plo, por­que su Go­bierno, mi­nis­tra, ges­tio­na la ma­yor em­pre­sa de es­te país. Cuen­ta en plan­ti­lla con ca­si tres mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res. Y to­dos ellos se de­ja­rán es­te año —y van unos cuan­tos— otra ta­ja­da de po­der ad­qui­si­ti­vo. Pues­to que sus sa­la­rios no­mi­na­les au­men­tan un ra­quí­ti­co 1 %, sus sa­la­rios reales des­cen­de­rán me­dio pun­to o un pun­to, de­pen­dien­do de que la in­fla­ción sea la que pre­vén us­te­des o la que au­gu­ra el Ban­co de Es­pa­ña.

Más cru­do lo tie­nen aún los ex­tra­ba­ja­do­res y de­más co­bi­ja­dos en el han­gar de la Se­gu­ri­dad So­cial. Nue­ve mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas que, con 30 o 40 eu­ros adi­cio­na­les al año, de­be­rán afron­tar el en­ca­re­ci­mien­to de la luz, el to­ma­te y de­más ar­tícu­los de la ces­ta de la com­pra. Y así se­rá, an­ti­ci­pa la Au­to­ri­dad Fis­cal, en años ve­ni­de­ros. Has­ta que adel­ga­cen lo su­fi­cien­te pa­ra en­trar sin apre­tu­ras en el ataúd.

Bien sé que su re­con­for­tan­te ale­ga­to no se re­fe­ría a esos 14,6 mi­llo­nes de nó­mi­nas men­guan­tes que ad­mi­nis­tran us­te­des, sino a los 14,5 mi­llo­nes de sa­la­rios no me­nos de­cre­cien­tes que abo­nan las em­pre­sas pri­va­das. Y que en es­te ám­bi­to quien de­ci­de, en pri­me­ra ins­tan­cia, es la ley de la ofer­ta y la de­man­da de tra­ba­jo. Cuan­do el tra­ba­jo ra­rea y una le­gión de pa­ra­dos apo­rrea la puer­ta de las em­pre­sas, los sa­la­rios tien­den a la ba­ja. So­lo pue­den man­te­ner­se o su­bir si los sin­di­ca­tos y el Go­bierno ejer­cen de con­tra­pe­so, for­ta­le­cen la par­te dé­bil de la ne­go­cia­ción y con­si­guen equi­li­brar la ba­lan­za.

Us­ted, se­ño­ra mi­nis­tra, no pue­de es­cu­rrir el bul­to con una sim­ple ex­pre­sión de bue­nos de­seos. Su Go­bierno apos­tó por una po­lí­ti­ca de sa­la­rios ba­jos, pre­ca­ri­za­ción del em­pleo y de­bi­li­dad sin­di­cal pa­ra fa­ci­li­tar el ajus­te de las em­pre­sas. Si aho­ra real­men­te sos­tie­nen que los suel­dos de­ben su­bir, tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te que de­ro­gar o re­vi­sar al­gu­nas le­yes dic­ta­das pre­ci­sa­men­te pa­ra lo con­tra­rio. La re­for­ma la­bo­ral, sin ir más le­jos, que des­na­tu­ra­li­zó la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y de­jó en pe­lo­tas y des­pro­te­gi­dos a mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res. De no ser así, ha­brá que des­con­fiar de la sin­ce­ri­dad de sus pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.