Por una po­li­cía in­su­mi­sa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

Úl­ti­mo gol­pe del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán: ha pro­vo­ca­do la di­mi­sión del di­rec­tor de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca, los Mos­sos d’Es­qua­dra. Su re­nun­cia for­za­da «por mo­ti­vos po­lí­ti­cos», se­gún él mis­mo de­cla­ró, es más tras­cen­den­te que el úl­ti­mo cam­bio de go­bierno. Si el re­le­vo de con­se­llers (cin­co en to­tal) es­tu­vo mo­ti­va­do por su fal­ta de en­tu­sias­mo an­te el re­fe­ren­do, el ce­se de di­rec­tor de los Mos­sos, Al­bert Batlle, obe­de­ce a una po­si­ción de fuer­za pa­ra sal­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te la le­ga­li­dad y a una cla­rí­si­ma in­ten­ción de de­jar al Es­ta­do sin asi­de­ro pa­ra im­pe­dir la con­sul­ta. Es de­cir, es­ta­mos an­te la evi­den­cia má­xi­ma de que la di­rec­ción de la Ge­ne­ra­li­tat afron­ta su desafío des­de la in­su­mi­sión to­tal y ro­zan­do ya, por lo me­nos, los lí­mi­tes del de­li­to de se­di­ción.

¿Por qué di­go es­to de for­ma tan ta­jan­te? Por dos razones ele­men­ta­les. La pri­me­ra, por­que los Mos­sos son —al me­nos lo eran has­ta aho­ra— los po­li­cías en quie­nes con­fía el Es­ta­do pa­ra ha­cer cum­plir la ley. La se­gun­da, por­que el di­rec­tor obli­ga­do a di­mi­tir era la per­so­na ade­cua­da pa­ra esa con­fian­za. Des­de que to­mó po­se­sión de su car­go, sus de­cla­ra­cio­nes no han de­ja­do nin­gún lu­gar a la du­da: (los Mos­sos) se­gui­rán «con un es­cru­pu­lo­so res­pe­to y su­je­ción a la ley»; «los Mos­sos de­ben ser po­lí­ti­ca­men­te neu­tra­les» o «la po­li­cía no es de un partido ni de un go­bierno, es de to­dos». Era evi­den­te que un res­pon­sa­ble po­li­cial que pien­sa así no ca­be en una di­rec­ción po­lí­ti­ca que pien­sa to­do lo con­tra­rio: que la ley ha de­ja­do de te­ner vi­gen­cia en una Ca­ta­lu­ña que va a crear su pro­pio or­de­na­mien­to; que la neu­tra­li­dad po­lí­ti­ca es la enemi­ga del pro­ce­so de cons­truc­ción del nue­vo Es­ta­do; o que la Ge­ne­ra­li­tat se dis­po­ne a uti­li­zar to­dos los me­dios pa­ra lograr sus fi­nes. Al­bert Batlle no so­lo era un es­tor­bo; era el gran es­tor­bo pa­ra la cons­truc­ción na­cio­nal ca­ta­la­na.

¿Qué sus­ti­tu­to se bus­ca­ba? Por su­pues­to, una per­so­na que no ten­ga du­das pa­ra lle­var a los Mos­sos a la in­su­mi­sión; una per­so­na sin es­crú­pu­los pa­ra de­jar a sus po­li­cías sin em­pleo si in­cum­plen sus obli­ga­cio­nes le­ga­les; una per­so­na que no ten­ga na­da que per­der si los tri­bu­na­les la in­ha­bi­li­tan, y una per­so­na que re­nun­cie a los prin­ci­pios éti­cos de un res­pon­sa­ble po­li­cial y los cam­bie por los prin­ci­pios del so­be­ra­nis­mo, equi­va­len­tes al pa­raí­so pro­me­ti­do al yiha­dis­ta que se in­mo­la por la cau­sa. El nue­vo

con­se­ller de In­te­rior, Joa­quim Forn, ya tie­ne ese nom­bre. Pe­ro lo que im­por­ta es la in­ten­ción: los de­li­ran­tes de Ca­ta­lu­ña (ad­je­ti­vo de­bi­do a Ra­joy) van a por to­das y con un des­ca­ro in­fi­ni­to. Pa­ra que Sán­chez, Igle­sias y otros aso­cia­dos se an­den con co­ñas de ofer­tas de diá­lo­go. Los in­de­pen­den­tis­tas no es­tán en el diá­lo­go. Es­tán en la in­su­mi­sión. Qui­zá en la se­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.