Reino Uni­do lle­ga a la se­gun­da ron­da del «bre­xit» pe­lea­do y sin plan cla­ro

The­re­sa May in­ten­ta po­ner or­den en la ca­co­fo­nía anár­qui­ca crea­da por sus mi­nis­tros

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

El ca­ma­ro­te de los her­ma­nos Marx. En eso se es­tá con­vir­tien­do el Eje­cu­ti­vo de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, a me­di­da que avan­za el re­loj. Su equi­po ne­go­cia­dor del bre­xit se plan­tó ayer en Bruselas sin unas di­rec­tri­ces claras de qué pe­dir ni qué ofre­cer. La cua­dri­lla se en­cuen­tra di­vi­di­da y pe­lea­da. Las pre­sio­nes de los de­fen­so­res de un di­vor­cio du­ro, co­mo el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, es­tán po­nien­do con­tra las cuer­das a la fac­ción más prag­má­ti­ca, rea­lis­ta y mo­de­ra­da, li­de­ra­da por el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Phi­lip Ham­mond, que ayer de­nun­ció una cam­pa­ña en su con­tra. La gue­rra, fil­tra­da a la pren­sa, ha en­quis­ta­do las con­ver­sa­cio­nes más de un año des­pués de que los bri­tá­ni­cos vo­ta­sen a fa­vor de la sa­li­da de la UE. Do­ce lar­gos me­ses que so­lo han ser­vi­do pa­ra de­jar cla­ro que May ni te­nía ni tie­ne plan y lo que es peor, que si­gue sin im­po­ner su au­to­ri­dad.

La si­tua­ción obli­gó ayer al mi­nis­tro bri­tá­ni­co del bre­xit, Da­vid Da­vis, a aban­do­nar la se­gun­da ron­da de ne­go­cia­cio­nes con su ho­mó­lo­go eu­ro­peo, Mi­chel Bar­nier, so­lo tres ho­ras des­pués de arran­car la reunión. El fue­go avi­va­do en Lon­dres por los chi­va­ta­zos a los me­dios for­zó su des­ban­da­da. May se vio obli­ga­da a lla­mar al or­den a sus sub­al­ter­nos y po­ner fin a la anar­quía que rei­na en su Eje­cu­ti­vo, don­de al­gu­nos mi­nis­tros y car­gos de gran in­fluen­cia es­tán sa­can­do a la luz de­ta­lles de las dis­cu­sio­nes in­ter­nas del Go­bierno que sa­can los co­lo­res al Reino Uni­do. «Por su­pues­to, el Go­bierno de­be ser ca­paz de man­te­ner dis­cu­sio­nes so­bre la po­lí­ti­ca en pri­va­do y la pri­me­ra mi­nis­tra se lo re­cor­da­rá a sus co­le­gas en la reunión de Ga­bi­ne­te que se ce­le­bra­rá ma­ña­na (hoy)», ase­gu­ró su por­ta­voz.

El bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo ofre­ci­do por Lon­dres po­ne con­tra las cuer­das los avan­ces en las ne­go­cia­cio­nes con la UE, que ayer es­pe­ra­ba unos do­cu­men­tos cla­ros so­bre los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de di­vor­cio que quie­re el Reino Uni­do. «Va­mos a en­trar en la esen­cia del asun­to», ase­gu­ró Da­vis a su en­tra­da en la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Pe­ro los bri­tá­ni­cos ape­nas se que­da­ron en la su­per­fi­cie. Que­dan so­lo 20 me­ses pa­ra la sa­li­da y to­da­vía no se ha lle­ga­do a un acuer­do so­bre el pri­mer ca­pí­tu­lo a ce­rrar: los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. John­son in­sis­tió ayer en que la ofer­ta del Reino Uni­do es «muy muy bue­na» y pi­dió a la UE que «se acer­que a la pro­pues­ta con el es­pí­ri­tu que me­re­ce». Bar­nier in­sis­te en que no sir­ve. Ni ga­ran­ti­za cer­ti­dum­bre le­gal a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos ni es lo su­fi­cien­te­men­te am­bi­cio­sa.

Tam­po­co se han he­cho pú­bli­cos los cálcu­los de Lon­dres en torno a la fac­tu­ra que ten­drá que pa­gar an­tes de aban­do­nar el club. Una cuen­ta que po­dría as­cen­der a más de 100.000 mi­llo­nes de eu­ros por los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos por el país so­bre pro­gra­mas y pro­yec­tos en pleno ro­da­je o en con­cep­to de pen­sio­nes y otras par­ti­das pre­su­pues­ta­rias. La no­ta op­ti­mis­ta al desas­tro­so arran­que ne­go­cia­dor la pu­so el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res es­pa­ñol, Al­fon­so Das­tis, quien cree que Lon­dres em­pie­za a asi­mi­lar lo que le que­da por de­lan­te: «Hay tiem­po y veo una evo­lu­ción en la po­si­ción del Reino Uni­do. Es­tán acep­tan­do que se­rá ne­ce­sa­rio un pe­río­do tran­si­to­rio», ase­gu­ró ayer an­tes del Con­se­jo de mi­nis­tros de la UE. Las ne­go­cia­cio­nes del bre­xit se alar­ga­rán en Bruselas has­ta el jue­ves con el equi­po bri­tá­ni­co des­ca­be­za­do. El ob­je­ti­vo, tal co­mo ven las co­sas en Bruselas, es man­te­ner viva la ne­go­cia­ción sin que na­da se rom­pa.

YVES HERMAN REUTERS

Bar­nier tien­de la mano a su in­ter­lo­cu­tor bri­tá­ni­co, Da­vid Da­vis, que son­ríe di­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.