Los supervivientes del 11S tie­nen más ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra

Aler­tan del au­men­to de in­far­tos y pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIA­NA REY

«Es una lo­cu­ra», di­jo Ja­mes Gorm­ley li­dian­do en­tre la pe­na y la re­sig­na­ción. La su­ya fue la re­fle­xión de un hom­bre que aca­ba de per­der a su her­mano tras una dé­ca­da de lu­cha con­tra el cán­cer del pul­món. Se lla­ma­ba Wi­lliam Gorm­ley, te­nía 53 años y ha­bía si­do par­te del res­pe­ta­do cuer­po de bom­be­ros de Nue­va York. «Nos co­rres­pon­día lle­var su cuer­po al Ma­ri­ne Park Fu­ne­ral Ho­me, pe­ro tu­vi­mos que cam­biar de ta­na­to­rio por­que ya es­ta­ban ve­lan­do el cuer­po de un po­li­cía», con­fe­só Gorm­ley. Se tra­ta­ba del de­tec­ti­ve re­ti­ra­do Wi­lliam Ki­na­ne, de 60 años, tam­bién víc­ti­ma de un cán­cer de pul­món.

La ca­sua­li­dad qui­so que es­tos hé­roes pu­sie­sen ha­ce un mes el mis­mo pun­to y fi­nal a un re­la­to que am­bos co­men­za­ron a es­cri­bir el 11 de septiembre del 2001. Fue en­ton­ces cuan­do Gorm­ley y Ki­na­ne acu­die­ron al World Tra­de Cen­ter de Man­hat­tan y fue en­ton­ces tam­bién cuan­do bom­be­ro y po­li­cía, jun­to con otros 2.500 miem­bros de los equi­pos de res­ca­te, que­da­ron sen­ten­cia­dos a for­mar par­te del le­ga­do tó­xi­co del pol­vo ge­ne­ra­do tras el ata­que con­tra las To­rres Ge­me­las.

Lo es­tre­me­ce­dor del re­la­to ya no son so­lo las ca­si 3.000 vi­das que se co­bró el peor atentado te­rro­ris­ta de la his­to­ria de EE.UU., sino to­das las que se ha se­gui­do co­bran­do a lo lar­go de los úl­ti­mos 16 años y cu­yo nú­me­ro, por muer­te o en­fer­me­dad, pre­vi­si­ble­men­te se­gui­rá au­men­tan­do.

Se­gún un es­tu­dio del De­par­ta­men­to de Sa­lud de Nue­va York, las per­so­nas que su­frie­ron le­sio­nes fí­si­cas o es­tu­vie­ron ex­pues­tas a la nu­be de pol­vo pro­vo­ca­da por el de­rrum­be de las to­rres tie­ne un ma­yor ries­go de su­frir un in­far­to o di­ver­sas en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, así co­mo de ser víc­ti­ma de una muer­te pre­ma­tu­ra. «La ex­po­si­ción in­ten­sa en un úni­co día, es­to es el pri­mer día del desas­tre, con­tri­bu­ye de for­ma sus­tan­cial al ries­go de desa­rro­llar en­fer­me­da­des cró­ni­cas», ex­pli­ca el di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción, Ro­bert Brack­bill.

Es­te nue­vo es­tu­dio con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de 8.701 supervivientes de los aten­ta­dos. 7.503 tra­ba­ja­ban en las To­rres Ge­me­las, 249 ayu­da­ron en las ta­reas de res­ca­te, 131 re­si­dían en la zo­na y 818 eran tran­seún­tes. Un 41 % se ha­bía ex­pues­to de ma­ne­ra in­ten­sa al powl­vo y al hu­mo y un 10 % tu­vo una le­sión fí­si­ca. Tras 10 años de se­gui­mien­to, los au­to­res de las in­ves­ti­ga­cio­nes re­gis­tra­ron 327 ca­sos de dia­be­tes, 308 de as­ma, 297 en­fer­me­da­des pul­mo­na­res no can­ce­rí­ge­nas y 92 in­far­tos agu­dos de mio­car­dio.

Los que su­frie­ron frac­tu­ras, le­sio­nes en la ca­be­za o es­guin­ces se vin­cu­la­ron con per­so­nas con ma­yor ries­go de te­ner un ata­que al co­ra­zón, mien­tras que la ex­po­si­ción al pol­vo y el es­trés pos­trau­má­ti­co su­po­ne te­ner más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar en­fer­me­da­des pul­mo­na­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.