«En Es­pa­ña ope­ra­mos a en­tre 15 y 20 ado­les­cen­tes al año con obe­si­dad gra­ve»

Vi­la­llon­ga, pio­ne­ro en es­te ti­po de ci­ru­gías a me­no­res, ase­gu­ra que la in­ter­ven­ción de­be ser el úl­ti­mo re­cur­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. ROMAR

Es el úl­ti­mo re­cur­so. Pe­ro en oca­sio­nes no que­da más re­me­dio que re­cu­rrir a él pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes ma­yo­res. Cuan­do la die­ta no fun­cio­na, ni los pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos de ejer­ci­cio fí­si­co, ni nin­gún otro tra­ta­mien­to, la ci­ru­gía es la úni­ca al­ter­na­ti­va fren­te a la obe­si­dad mór­bi­da de ni­ños y ado­les­cen­tes. Y fun­cio­na en aque­llos ca­sos es lo que es acon­se­ja­ble: en jó­ve­nes con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral su­pe­rior a 40, con en­fer­me­da­des aso­cia­das al ex­ce­so de gra­sa, con una ma­du­rez psi­co­ló­gi­ca su­fi­cien­te y con un en­torno fa­mi­liar fa­vo­ra­ble y ca­paz de asu­mir un se­gui­mien­to clí­ni­co per­ma­nen­te tras la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. En Es­pa­ña aún no se han he­cho ope­ra­cio­nes a ni­ños, pe­ro sí a ado­les­cen­tes de más de 14 años. Ra­món Vi­la­llon­ga, ci­ru­jano gástrico en el hos­pi­tal Vall D’He­bron, de Bar­ce­lo­na, es uno de los pio­ne­ros en es­ta prác­ti­ca y, con 17 ci­ru­gías de es­te ti­po rea­li­za­das des­de el 2013, tam­bién es el que cuen­ta con una ma­yor ex­pe­rien­cia en el país.

—¿Cuán­tas ope­ra­cio­nes de obe­si­dad mór­bi­da se rea­li­zan en Es­pa­ña a ni­ños y ado­les­cen­tes? —Es di­fí­cil sa­ber­lo, por­que no exis­te un re­gis­tro ofi­cial, co­mo tam­po­co lo hay en el ca­so de los adul­tos, pe­ro se es­ti­ma que se rea­li­zan en­tre 15 y 20 in­ter­ven­cio- nes al año. De mo­men­to se ha­cen en muy po­cos cen­tros, en tres o cua­tro. Ni­ños en Es­pa­ña aún no ope­ra­mos, pe­ro yo he vis­to ope­ra­cio­nes en paí­ses ára­bes a pe­que­ños de 6 y 7 años.

—¿Qué es­pe­cia­lis­ta de­be rea­li­zar es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes? —Exis­te el con­sen­so que de­be ser el ci­ru­jano gástrico que rea­li­za es­te ti­po de ope­ra­cio­nes en adul­tos, no pue­de ser un ci­ru­jano in­fan­til. Es una ope­ra­ción en ni­ños y ado­les­cen­tes, pe­ro que tie­nen en­fer­me­da­des de adul­tos.

—¿Es el úl­ti­mo re­cur­so? —Sí, es muy im­por­tan­te ex­pli­car a los chi­cos y a sus fa­mi­lias que es el úl­ti­mo re­cur­so, por­que lo prio­ri­ta­rio de­be ser cam­biar los há­bi­tos de vi­da.

—Sí, pe­ro cuan­do na­da fun­cio­na, ¿hay que ope­rar? —Sí. Por­que nos en­con­tra­mos con ca­sos que tie­nen com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, re­sis­ten­cia a la in­su­li­na o in­clu­so ya dia­be­tes... Te­ne­mos ni­ños ope­ra­dos con in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria y ap­nea del sue­ño que ne­ce­si­ta­ban más­ca­ras pa­ra res­pi­rar. No es­ta­mos ha­blan­do de ni­ños obe­sos, sino de obe­sos mór­bi­dos.

—En es­tos ca­sos tam­bién in­flu­yen los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res? —Tu­ve a dos ni­ños que ope­ré a cu­yos pa­dres tam­bién ha­bía ope­ra­do pre­via­men­te. Una de las ma­dres in­clu­so me di­jo: «Ope­re a mi hi­jo, que a mi me ha ido muy bien». —¿Re­cuer­da al­gu­na de las in­ter­ven­cio­nes que le ha­ya lla­ma­do la aten­ción por­que fue­ra un ca­so ex­cep­cio­nal? —Ope­ré a un ni­ño de 14 años que ya te­nía dia­be­tes ti­po 2 y con ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral de 50. El 40 % de los ca­sos que ope­ra­mos pre­sen­tan re­sis­ten­cia a la in­su­li­na o dia­be­tes; más del 80 % tie­nen ap­neas del sue­ño y un 40 % tie­nen pro­ble­mas de do­lor de ro­di­llas por el ex­ce­so de pe­so. —A la vis­ta de su ex­pe­rien­cia, ¿fun­cio­nan es­te ti­po de ope­ra­cio­nes en pa­cien­tes tan jó­ve­nes? —Sí. El cam­bio que su­fren es sig­ni­fi­ca­ti­vo y ex­pe­ri­men­tan una me­jo­ra en su ca­li­dad de vi­da en to­dos los pa­rá­me­tros. Cuan­do ba­jan de pe­so pue­den em­pe­zar a ha­cer una vi­da nor­mal, y eso es muy im­por­tan­te pa­ra ellos. Son ni­ños que ya no su­fren el bu­lling de sus com­pa­ñe­ros y que han me­jo­ra­do mu­cho su re­la­ción so­cial. En el se­gui­mien­to que les ha­ce­mos tam­bién ve­mos que me­jo­ran las en­fer­me­da­des que te­nían aso­cia­das a la obe­si­dad. —Un as­pec­to fun­da­men­tal en­tien­do que es la me­jo­ra de su au­to­es­ti­ma. —Sí, por­que la obe­si­dad mór­bi­da tam­bién les oca­sio­na pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. Son cha­va­les con pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma, que se aís­lan, que de­jan de ha­cer cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad y que se vuel­ven to­tal­men­te se­den­ta­rios. Y en el se­gui­mien­to que les ha­ce­mos des­pués de la in­ter­ven­ción ve­mos que no so­lo me­jo­ran de su co­mor­bi­li­dad, sino tam­bién en es­tos as­pec­tos. Te­ne­mos la sen­sa­ción de que han me­jo­ra­do mu­cho. —¿Exis­ten da­tos que lo prue­ben? —En Es­ta­dos Uni­dos, don­de se han rea­li­za­do más ope­ra­cio­nes, hay es­tu­dios que in­di­can que la ta­sa de in­ten­tos de sui­ci­dio se ha re­du­ci­do a la mi­tad en­tre es­tos en­fer­mos y los ca­sos de de­pre­sión in­fan­til y ju­ve­nil tam­bién se han re­du­ci­do mu­cho.

Vi­la­llon­ga ya ha ope­ra­do a más de quin­ce ado­les­cen­tes obe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.