El hom­bre que nos hi­zo amar de nue­vo a Be­la Lu­go­si

Cop­po­la res­ca­tó pa­ra el gran cine a Lan­dau en el fil­me «Tuc­ker», y Woody Allen y Tim Bur­ton lo re­fren­da­ron

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - G. NOVÁS

Tu­vo un em­pleo de di­bu­jan­te en el dia­rio New York Daily News an­tes de que su ca­rre­ra co­mo ac­tor co­men­za­se en la dé­ca­da de 1950. De­bu­tó en Broad­way en 1957 y su pri­mer pa­pel im­por­tan­te en el cine lle­gó en 1959 en el fil­me de Al­fred Hitch­cock Con la muer­te en los ta­lo­nes, en don­de en­car­na­ba a uno de los se­cua­ces de Ja­mes Ma­son. Es Mar­tin Lan­dau (Brooklyn, Nue­va York, 1928), uno de los se­cun­da­rios de lu­jo que ha da­do el Holly­wood re­cien­te. El ac­tor mu­rió el pa­sa­do sá­ba­do, a los 89 años —se­gún in­for­mó su agen­te Dick Gutt­man—, des­pués de su­frir ines­pe­ra­das com­pli­ca­cio­nes du­ran­te un in­gre­so hos­pi­ta­la­rio en Los Án­ge­les. «Aca­ba­ba de ce­le­brar su cum­plea­ños».

Aque­llos co­mien­zos ru­ti­lan­tes de la mano de Hitch­cock no le ga­ran­ti­za­ron la fa­ma ni el tra­ba­jo de ca­li­dad. El sép­ti­mo ar­te se le re­sis­tió, y tras pa­sar por la te­le­vi­sión ese mis­mo año (1959) con su pre­sen­cia en una en­tre­ga de la se­rie La di­men­sión des­co­no­ci­da, la fic­ción ca­tó­di­ca le da­ría sus me­jo­res oportunidades. Tal es el ca­so de su pa­pel co­mo Ro­llin Hand en Mi­sión im­po­si­ble —las tres pri­me­ras tem­po­ra­das, 76 epi­so­dios, 1966-1969—. En es­ta pro­duc­ción de CBS coin­ci­dió con su es­po­sa, Bar­ba­ra Bain. Y jun­to a ella pro­ta­go­ni­zó des­pués otra se­rie, Es­pa­cio 1999, una crea­ción bri­tá­ni­ca que es ya un clá­si­co de la cien­cia fic­ción de los años 70. Ga­nó un Glo­bo de Oro y fue no­mi­na­do a tres Emmy.

En­tre­me­dias con­ti­nua­ron es­po­rá­di­ca­men­te sus apa­ri- cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas: la os­ca­ri­za­da Cleo­pa­tra (1963), con Eli­za­beth Taylor y Ri­chard Bur­ton; La más gran­de his­to­ria ja­más con­ta­da (1965); La ba­ta­lla de las co­li­nas de whisky (1965), con Burt Lan­cas­ter y Lee Re­mick; o Ne­va­da Smith (1966), con Ste­ve McQueen.

Pe­ro no fue has­ta fi­na­les de los 80 cuan­do re­gre­só triun­fan­te al cine de la mano de Cop­po­la —en su fil­me Tuc­ker (1988)— y Woody Allen —en De­li­tos y fal­tas (1989)—. Por am­bos pa­pe­les de re­par­to fue no­mi­na­do al Ós­car, que no ga­nó has­ta 1995 por el bio­pic Ed Wood ro­da­do por Tim Bur­ton, en el que dio vi­da a uno de los ac­to­res más re­le­van­tes del cine de te­rror clá­si­co (so­lo com­pa­ra­ble a Bo­ris Kar­loff), el tran­sil­vano Bé­la Lu­go­si, que si­gue sien­do la ima­gen más uni­ver­sal del Conde Drá­cu­la, la que en­car­nó pa­ra la pe­lí­cu­la de Tod Brow­ning. Na­die lo­gró co­mo Lan­dau que el ci­né­fi­lo vol­vie­se a amar a Lu­go­si, a quien en sus úl­ti­mos años el cine su­mió en el ol­vi­do.

JEFF HAYNES AFP

Lan­dau be­sa el Ós­car al me­jor ac­tor se­cun­da­rio re­ci­bi­do en 1995 por su rol en el fil­me de Tim Bur­ton «Ed Wood».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.