Otros la lia­ron co­mo Enrique Igle­sias

Nu­me­ro­sos can­tan­tes han su­fri­do los abu­cheos del pú­bli­co en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - LAU­RA G. DEL VA­LLE

Un to­tum re­vo­lu­tum de in­for­tu­nios so­bre el es­ce­na­rio im­pi­die­ron que el pú­bli­co de San­tan­der vi­vie­ra la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa de ver a Enrique Igle­sias can­tar sus éxi­tos más so­na­dos, aun­que pa­ra más de uno lo que se vi­vió el sá­ba­do por la no­che en El Sar­di­ne­ro se con­vir­tie­ra en al­go pa­ra­nor­mal. El pú­bli­co del con­cier­to, que til­dó de «atra­co» el re­ci­tal del in­tér­pre­te de Sú­be­me la ra­dio, no da­ba cré­di­to an­te el su­pues­to

play­back y el es­ca­so in­te­rés que el ar­tis­ta mos­tró por los asis­ten­tes du­ran­te las diez can­cio­nes de la ac­tua­ción —otra de las que­jas, por cier­to, la du­ra­ción del con­cier­to—. No obs­tan­te, mu­chos son los ar­tis­tas que han he­cho en­fa­dar al pú­bli­co, que a más fa­ná­ti­co, más exi­gen­te. Y en Ga­li­cia no nos due­len pren­das a la ho­ra de pe­dir ri­gor. Pa­ra mues­tra, va­rios bo­to­nes.

MI­GUEL RÍOS

Es­col­ta­do en Sa­mos (2004). El gra­na­dino tu­vo que li­diar con uno de los tragos más amar­gos pa­ra el pú­bli­co: la sus­pen­sión de un con­cier­to por llu­via. Aun­que acos­tum­bra­dos a los chu­zos, los ga­lle­gos se re­sis­ten a que les can­ce­len sus even­tos fa­vo­ri­tos por una cues­tión cli­ma­to­ló­gi­ca, so­bre to­do, cuan­do a los ar­tis­tas se les ofre­ce una al­ter­na­ti­va pa­ra agra­dar a su pú­bli­co. A Ríos, que te­nía pre­vis­to ac­tuar en Lam­pa­zas (Sa­mos), le pro­pu­sie­ron dar el con­cier­to en un ca­mión, ya que la tor­men­ta im­pe­día que se ce­le­bra­ra al ai­re li­bre. Se ne­gó y aban­do­nó la al­dea es­col­ta­do mien­tras le abu­chea­ban.

SERRAT Y SA­BI­NA

«Over­boo­king» en Pon­te­ve­dra (2007). Cer­ca de un mi­llar de per­so­nas se que­da­ron fue­ra de la pla­za de to­ros de Pon­te­ve­dra pe­se a ha­ber pa­ga­do la en­tra­da del con­cier­to. La or­ga­ni­za­ción de­ci­día ce­rrar las puer­tas del re­cin­to sin ton ni son, de­jan­do fue­ra a can­ti­dad de fans que, ai­ra­dos, la em­pren­die­ron con con­te­ne­do­res y va­llas de plás­ti­co con­tra la puer­ta del ten­di­do. Se tra­mi­ta­ron cer­ca de dos­cien­tas de­nun­cias. Días an­tes los ar­tis­tas sus­pen­dían su con­cier­to en el Obra­doi­ro, una vez más, a cos­ta de la llu­via y los fans no

lo per­do­na­ron.

MA­NO­LO TENA

El que no de­bió ce­le­brar­se (2010). «Per­dón por s¡ no es­tu­ve a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias». De es­ta ma­ne­ra se dis­cul­pa­ba el ar­tis­ta de Ba­da­joz ha­ce diez ve­ra­nos tras su fa­tí­di­co in­ci­den­te en el con­cier­to de Cee. En la ac­tua­ción, mu­chos se que­ja­ron del su­pues­to es­ta­do en el que se en­con­tra­ba el can­tan­te, que le im­pe­día ha­blar y can­tar con cla­ri­dad.

TONY LOM­BA & DOS SAN­TOS

La con­tro­ver­sia en Cal­das

(2010). El fes­ti­val Cul­tu­ra Quen­te, de Cal­das, fue tes­ti­go en el 2010 de có­mo la le­tra de una canción pue­de ge­ne­rar fi­lias y fo­bias a par­tes igua­les se­gún las di­fe­ren­tes en­ten­de­de­ras. En su ac­tua­ción, el dúo de Vi­go in­ter­pre­tó Es­pa­ña Es­pa­ña Ban­de­ra Ban­de­ra, por la que, ta­cha­dos de pro­fran­quis­tas, les lle­ga­ron a ti­rar pie­dras. Ellos se de­fen­die­ron di­cien­do que son de iz­quier­das, pe­ro que ata­can a am­bos ex­tre­mos por igual des­de la iro­nía.

LA UNIÓN

Un «play­back» ca­ro (2010). El Ayun­ta­mien­to de Baio­na se ne­gó a pa­gar el con­cier­to de La Unión del ve­rano del 2010, en el que la famosa ban­da de la mo­vi­da hi­zo play­back. Al pa­re­cer, los ar­tis­tas no se en­con­tra­ban en con­di­cio­nes pa­ra can­tar en di­rec­to y ha­bían pa­ga­do una ac­tua­ción te­le­vi­sa­da. El re­pre­sen­tan­te del gru­po lo ne­gó y di­jo que to­do se li­mi­tó a «pro­ble­mas de so­ni­do».

KI­KO RI­VE­RA

Hue­vos y bo­te­llas (2013). Por don­de pa­sa el hi­jo de la Pan­to­ja se siem­bra la po­lé­mi­ca. Ha­ce cua­tro ve­ra­nos, en Vi­la­boa, el dis­yó­quey sa­bía que no las te­nía to­das con­si­go a la ho­ra de lle­var su música a es­ta lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa. Va­rias per­so­nas se ha­bían ci­ta­do por In­ter­net días an­tes del con­cier­to pa­ra boi­co­tear la ci­ta de Pa­qui­rrín con el pú­bli­co ga­lle­go. Y cum­plie­ron con lo pac­ta­do: cuan­do lle­ga­ba el fi­nal de la se­sión, una bo­te­lla de cris­tal im­pac­ta­ba so­bre el bra­zo del can­tan­te. Des­de el mi­nu­to uno le lan­za­ron hue­vos y to­ma­tes.

JO­SÉ PARDO

El gru­po «La Unión» vi­vió un in­ci­den­te en Baio­na, en el 2010, tras can­tar en «play­back».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.