Ve­rano: el tiem­po de ex­hi­bir­se en las re­des

Los usua­rios pu­bli­can el do­ble de imá­ge­nes y ví­deos du­ran­te los me­ses de ju­lio y agos­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - DIE­GO LUEN­GO, J. B.

El ve­rano su­po­ne pa­ra los in­ter­nau­tas un alu­vión de fotografías en ba­ña­dor y bi­ki­ni, lu­cien­do cuer­pos y pre­su­mien­do de va­ca­cio­nes. To­dos los per­fi­les de Fa­ce­book o Ins­ta­gram se lle­nan de imá­ge­nes y ví­deos en es­ta épo­ca del año. De he­cho, un es­tu­dio rea­li­za­do por la com­pa­ñía de me­dios so­cia­les Ad­glow lo de­mues­tra. En ve­rano se com­par­te el do­ble de es­te ti­po de con­te­ni­do que du­ran­te el res­to del año. Es­te fe­nó­meno se de­be, se­gún la ex­per­ta en márketing y re­des so­cia­les Mar Cas­tro, a que en es­ta épo­ca la gen­te rea­li­za ac­ti­vi­da­des mu­cho más lla­ma­ti­vas: «Siem­pre mos­tra­mos nues­tra me­jor ver­sión, nos gus­ta pre­su­mir y en ve­rano mu­cho más, to­do lo que se pu­bli­ca es bo­ni­to».

Los usua­rios ex­po­nen su día a día, mues­tran a sus se­gui­do­res lo fe­li­ces que es­tán sien­do y lo que es­tán dis­fru­tan­do. Ma­nuel Ga­go, pe­rio­dis­ta ex­per­to en re­des so­cia­les, tam­bién aso­cia es­te au­men­to ve­ra­nie­go al tiem­po li­bre, pe­ro opi­na que «as per­soas non bus­can dar en­ve­xa nin pre­su­mir, pu­bli­can cou­sas que con­si­de­ran gra­ti­fi­can­tes, co ob­xec­ti­vo de sen­tir­se res­pal­da­das». Tam­bién afir­ma que la ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos «ne­ce­si­tan que sus ac­cio­nes sean apro­ba­das», y de ahí el he­cho de mos­trar­se y la ne­ce­si­dad de li­kes en las fotos.

Al otro la­do

Las mo­ti­va­cio­nes que lle­van a los usua­rios a pu­bli­car cons­tan­te­men­te imá­ge­nes de su día a día son siem­pre dis­tin­tas. Pa­lo­ma Váz­quez es una co­ru­ñe­sa que vi­ve ac­tual­men­te en Can­cún. Su per­fil de Ins­ta­gram es­tá a pun­to de lle­gar a los 20.000 se­gui­do­res. Un vis­ta­zo a su cuen­ta per­mi­te ver fotografías en bi­ki­ni, en pla­yas, pis­ci­nas y es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes de fondo. Ella mis­ma de­cla­ra que «me gus­ta mos­trar a mis se­gui­do­res lo que es­toy dis­fru­tan­do, pe­ro no me gus­ta el postureo. Yo es­te ve­rano es­toy vi­vien­do un mon­tón de ex­pe­rien­cias, y si pue­do com­par­tir­las con la gen­te mu­cho me­jor, pe­ro no es mi prio­ri­dad». Con­si­de­ra que ca­da uno de­be su­bir lo que quie­ra, pe­ro pa­ra ella «son un con­jun­to de re­cuer­dos que me van a que­dar pa­ra siem­pre».

El ca­so del pon­te­ve­drés Damián So­bral es pa­re­ci­do. Cuen­ta con ca­si 13.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Com­par­te mu­chas opi­nio­nes con Pa­lo­ma, pe­ro él di­ce usar Ins­ta­gram co­mo un dia­rio don­de pu­bli­ca lo bo­ni­to de su vi­da, siem­pre sin abu­sar: «In­ten­to ser ori­gi­nal y no re­pe­tir­me, se­ría un abu­rri­mien­to ver fotos mías en ba­ña­dor día tras día». To­dos es­tán de acuer­do en que el postureo es ya al­go inevi­ta­ble. Pa­ra Damián esa mis­ma pa­la­bra va de la mano de Ins­ta­gram, pe­ro él mis­mo men­ti­ría si no di­je­ra que mues­tra «lo más guay» de su vi­da: «Es nor­mal, en las re­des no bus­cas ver des­gra­cias».

Po­si­bles pro­ble­mas

Na­die se plan­tea unas va­ca­cio­nes sin co­ne­xión a In­ter­net pa­ra que sus se­gui­do­res no pier­dan de­ta­lle. A la ex­per­ta Mar Cas­tro le preo­cu­pa la de­pen­den­cia que se es­tá crean­do. La aso­cia al sen­ti­mien­to de so­le­dad y la ne­ce­si­dad de «sen­tir­se pro­ta­go­nis­ta». Pa­ra ella el pro­ble­ma co­mien­za cuan­do «crea­mos una ima­gen que no se co­rres­pon­de con la reali­dad», aun­que no con­si­de­ra que la gen­te en­ga­ñe cons­cien­te­men­te, sino que mues­tran «la par­te bo­ni­ta». Es­to es, se­gún la opi­nión de Pa­lo­ma, por­que «hay gen­te que ne­ce­si­ta la apro­ba­ción de la ma­yo­ría». Pe­ro no es su ca­so: «A mí me da igual, a quien le gus­te lo que pu­bli­co bien y a quien no que no mi­re». Pa­lo­ma, al igual que Mar, opi­na que «la

ma­yo­ría lo ha­ce por sim­ple ex­hi­bi­ción, dan una ima­gen fal­sa de sí mis­mos y eso es muy ne­ga­ti­vo, las re­des so­cia­les de­ben de ser al­go se­cun­da­rio, la prio­ri­dad es que­rer­se a uno mis­mo». Damián es­tá de acuer­do: «Ca­da uno de­be de su­bir lo que le ape­tez­ca. Yo lo ha­go. Sé que hay fotos que pue­den lle­gar a te­ner ma­yor o me­nor re­per­cu­sión, pe­ro yo subo lo que me gus­ta, no pien­so en eso».

Hay que sa­ber có­mo uti­li­zar las re­des co­rrec­ta­men­te. A Pa­lo­ma, por ejem­plo, le han ser­vi­do pa­ra en­con­trar tra­ba­jo: «A mí me han ve­ni­do muy bien, yo es­toy vi­vien­do gra­cias a ellas, y es­to en ve­rano se acen­túa». Pe­ro no siem­pre es así, se­gún Mar Cas­tro las re­des pue­den ser pe­li­gro­sas: «Los jó­ve­nes no sa­ben có­mo mo­ver­se en las re­des, y de­be­ría de ha­ber una edu­ca­ción al res­pec­to, no sa­ben qué es lo que es­tá bien pu­bli­car y lo que no».

Ima­gen del Ins­ta­gram de Pa­lo­ma Váz­quez Da­mian So­bral, en una fo­to de sus re­des so­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.