Lo úl­ti­mo: via­jar sin equi­pa­je de ni­ños y al­qui­lar­lo en el des­tino

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - MA­RÍA VIDAL

A par­tir de aho­ra ten­drás que ma­ti­zar cuan­do quie­ras al­qui­lar el co­che en tu lu­gar de va­ca­cio­nes. O por lo me­nos no ex­tra­ñar­te si no en­tras en el que te dan, por­que el vehícu­lo a mo­tor de cua­tro rue­das es­tá a pun­to de pa­sar a un se­gun­do plano. La po­si­bi­li­dad de ha­cer­te con cuan­tos ar­tícu­los de pue­ri­cul­tu­ra quie­ras en tu lu­gar de ve­ra­neo ca­da vez es más po­si­ble. Las webs que se de­di­can a ofre­cer es­te ti­po de ser­vi­cio con­fir­man lo que ya es un se­cre­to a vo­ces: que ca­da vez hay más de­man­da y que ya no es ne­ce­sa­rio via­jar car­ga­do co­mo bu­rros. Se aca­bó ir con la si­lla de pa­seo, la del co­che, cu­na, tro­na, ba­ñe­ra, ha­ma­ca, ju­gue­tes de la pla­ya, ca­lien­ta­bi­be­ro­nes, ba­ran­di­lla de la ca­ma, mo­chi­la de pa­seo... Ima­gí­na­te po­der sa­lir de ca­sa di­rec­ción: Pa­raí­so con un equi­pa­je li­ge­ro a pe­sar de lle­var co­mo acom­pa­ñan­tes a uno o va­rios chu­rum­be­les. «Hay to­do ti­po de clien­tes, los que vie­nen pun­tual­men­te de va­ca­cio­nes y tam­bién los que vi­ven aquí, pe­ro re­ci­ben vi­si­tas de nie­tos y no dis­po­nen de equi­pa­mien­to. Hay mu­chos abue­los ga­lle­gos re­ti­ra­dos aquí que lo usan por­que así no hay ni que com­prar, ni que al­ma­ce­nar ni que ir cam­bian­do de ta­ma­ños a me­di­da que van cre­cien­do», ex­pli­ca Pa­co Mo­reno, pro­pie­ta­rio de Spain Baby, que lle­va cin­co años ofre­cien­do es­te ser­vi­cio en la Cos­ta del Sol, de Má­la­ga a So­to­gran­de.

La me­cá­ni­ca pa­ra ha­cer­se con es­tos ar­tícu­los es sen­ci­lla: se con­tac­ta con la em­pre­sa, se con­cre­tan los días que se re­quie­ren los ar­tícu­los y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, hay ser­vi­cio a do­mi­ci­lio. En las is­las es­tá ten­den­cia es­tá muy im­plan­ta­da, ya que el avión com­pli­ca to­da­vía más el te­ma equi­pa­je ade­más de la ten­sión que ge­ne­ra pen­sar en la in­te­gri­dad del ca­rri­to. «El ve­nir con ni­ños siem­pre su­po­ne un tra­jín, así que ve­nir con to­do eso aún más. Ade­más mu­chas ve­ces pien­san que no lo van a ne­ce­si­tar y lue­go se dan cuen­ta de que sí», co­men­ta Rosa So­lá, de My Baby Stock en Me­nor­ca. Pre­ci­sa­men­te en es­te en­cla­ve ba­lear sur­ge una ne­ce­si­dad a ma­yo­res, las mo­chi­las pa­ra trans­por­tar be­bés si uno quie­re ac­ce­der a esas ca­las tan vír­ge­nes co­mo inac­ce­si­bles.

De en­tre to­dos los ar­tícu­los ofer­ta­dos, la si­lla del co­che y la de pa­seo se si­túan en lo más co­di­cia­do. Cla­ro, que el stock es el que es y la pre­vi­sión es fun­da­men­tal. Eso lo sa­ben bien en Baby­tra­ve­lling la em­pre­sa que mon­ta­ron en Bar­ce­lo­na ha­ce on­ce años tres ma­tri­mo­nios a raíz de su ex­pe­rien­cia per­so­nal y que no de­ja de cre­cer. Ya es­tán en Ma­drid y Va­len­cia, y en bre­ve ha­brá tres ciu­da­des más.

Lo si­guien­te se­rá ir sin ma­le­ta, pe­ro pa­ra eso aún que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.