Sán­chez tro­pie­za con Gar­cía-Pa­ge por la con­sul­ta a las ba­ses del pac­to con Po­de­mos en Cas­ti­lla-La Man­cha

Los crí­ti­cos lo acu­san de que­rer des­ban­car al ba­rón su­sa­nis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - PAU­LA DE LAS HERAS

La des­con­fian­za mu­tua en el PSOE ha­rá di­fí­cil al­can­zar una paz ab­so­lu­ta. El epi­so­dio vi­vi­do es­tos días a cuen­ta de la ne­ce­si­dad de que la mi­li­tan­cia va­li­da­ra el pac­to al­can­za­do por Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge con el se­cre­ta­rio au­to­nó­mi­co de Po­de­mos, Jo­sé Gar­cía Mo­li­na, pa­ra dar es­ta­bi­li­dad al Go­bierno de Cas­ti­lla-La Man­cha es la prue­ba más pal­pa­ble. La eje­cu­ti­va fe­de­ral ale­ga que so­lo ha pre­ten­di­do que se cum­plan los es­ta­tu­tos. Sus crí­ti­cos sos­tie­nen que Fe­rraz ha ac­tua­do de ma­la fe. De ca­ra a la ga­le­ría, to­do ha aca­ba­do en ta­blas. No ha­brá una con­sul­ta en for­ma de re­fe­ren­do, pe­ro sí se con­vo­ca­rán asam­bleas en las agru­pa­cio­nes lo­ca­les pa­ra que los mi­li­tan­tes cas­te­llano-man­che­gos pue­dan «pro­nun­ciar­se» so­bre la en­tra­da del par­ti­do de Pa­blo Igle­sias en el Eje­cu­ti­vo re­gio­nal.

El ma­les­tar que ha de­ja­do la tri­ful­ca, sin em­bar­go, es pro­fun­do y so­lo pue­de en­ten­der­se en el mar­co de la batalla por el po­der en el ám­bi­to re­gio­nal. La ma­yo­ría de los ba­ro­nes que apo­ya­ron a Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias no tie­nen nin­gu­na du­da de que Pe­dro Sán­chez bus­ca des­ban­car­los. Y aun­que el pri­mer in­ten­to sus­tan­cial ha fra­ca­sa­do, por­que Xi­mo Puig se al­zó el do­min­go con la vic­to­ria en las pri­ma­rias del PSPV, creen que no ti­ra­rá la toa­lla.

En prin­ci­pio, Gar­cía-Pa­ge no tie­ne ri­val en su fe­de­ra­ción. Las pri­ma­rias re­gio­na­les es­tán pre­vis­tas pa­ra la vuel­ta del ve­rano, pe­ro in­clu­so los cua­dros de Cas­ti­lla-La Man­cha que apo­ya­ron a Sán­chez en la con­tien­da fe­de­ral de­ja­ron cla­ro en su mo­men­to que res­pal­da­rían al que, ade­más de lí­der del par­ti­do, es pre­si­den­te de su Go­bierno au­to­nó­mi­co. Aun así, to­do pue­de cam­biar y los crí­ti­cos es­tán con­ven­ci­dos de que eso es lo que ha pre­ten­di­do el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción, Jo­sé Luis Ába­los.

Re­que­ri­mien­to

Las sus­pi­ca­cias sur­gie­ron el lu­nes, cuan­do se su­po que la eje­cu­ti­va ha­bía acor­da­do que Ába­los re­qui­rie­ra por es­cri­to al res­pon­sa­ble de or­ga­ni­za­ción cas­te­llano-man­che­go, Jesús Fer­nán­dez Va­que­ro, pa­ra que die­ra cum­pli­mien­to a los es­ta­tu­tos y so­me­tie­ra a «con­sul­ta» el acuer­do con Po­de­mos.

En el equi­po de Gar­cía-Pa­ge ale­gan que no ha­bía nin­gu­na ra­zón pa­ra tal re­que­ri­mien­to por­que ya se ha­bía acor­da­do que se ex­pli­ca­ría el pac­to en asam­bleas. Y adu­cen que la car­ta de Ába­los se fil­tró pa­ra ge­ne­rar po­lé­mi­ca. En la di­rec­ción fe­de­ral de­fien­den que lo que pre­ten­dían era ga­ran­ti­zar que los mi­li­tan­tes tu­vie­ran oca­sión de pro­nun­ciar­se, por­que, en su con­ver­sa­ción del vier­nes, Va­que­ro ale­gó que no hay re­gla­men­to de de­sa­rro­llo de los nue­vos es­ta­tu­tos, que el acuer­do con Po­de­mos es pre­su­pues­ta­rio y no de Go­bierno, y que ya en el acuer­do de in­ves­ti­du­ra se de­jó abier­ta la puer­ta a la in­cor­po­ra­ción de miem­bros del par­ti­do mo­ra­do al Eje­cu­ti­vo. Es de­cir, que no lo te­nía que so­me­ter a con­sul­ta, pe­ro que se ex­pli­ca­ría a las agru­pa­cio­nes. Ar­gu­men­tan ade­más que no po­dían de­jar que la con­sul­ta de las alian­zas de go­bierno a los mi­li­tan­tes, un asun­to del que Sán­chez hi­zo ban­de­ra, se con­vir­tie­ra en pa­pel mo­ja­do. Su in­ten­ción era, di­cen, lle­gar a un acuer­do co­mo el que se ce­rró ayer. «No en­ten­de­mos la re­sis­ten­cia —adu­cen en el en­torno del se­cre­ta­rio ge­ne­ral—, na­die se iba a pro­nun­ciar en con­tra y ade­más Emi­li­ano [Gar­cía-Pa­ge] ha­bría que­da­do bien con los mi­li­tan­tes de ca­ra a su con­gre­so». Aho­ra ocu­rre lo con­tra­rio. Y eso es lo que ener­va a los crí­ti­cos, que ven en la ope­ra­ción una ju­ga­da pa­ra mi­nar la ima­gen de Gar­cía-Pa­ge an­te las ba­ses.

E. NA­RAN­JO EFE

Cris­ti­na Nar­bo­na y Pe­dro Sán­chez, con el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial Es­pa­ño­la de la Eco­no­mía So­cial, Juan Antonio Pe­dre­ño, du­ran­te una reunión que man­tu­vie­ron ayer en Madrid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.