El FMI quie­re que las pen­sio­nes no suban más del 0,25 % y un re­tra­so «au­to­má­ti­co» de la ju­bi­la­ción

Acon­se­ja li­gar las subidas de suel­dos a la com­pe­ti­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - M . MO­RA, J. M. CAMARERO

Va­ti­ci­nó ha­ce unos días la Au­to­ri­dad Fis­cal que, a la vis­ta de cómo an­dan las cuen­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial (el agu­je­ro ron­da los 20.000 mi­llo­nes), las pen­sio­nes no van a su­bir más del 0,25 % al año (el mí­ni­mo que es­ta­ble­ce la ley) en el pró­xi­mo lus­tro. O lo que es lo mis­mo, que el po­der ad­qui­si­ti­vo de los pen­sio­nis­tas va a su­frir una den­te­lla­da —otra— del 7 % en cin­co años.

Y aho­ra vie­ne el FMI a abun­dar en el asun­to. Creen los hom­bres de ne­gro —en reali­dad no vis­ten de ne­gro y son, en gran par­te, mu­je­res—, que aca­ban de emi­tir uno de sus pe­rió­di­cos in­for­mes so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la, que las pres­ta­cio­nes no de­ben su­bir más de ese 0,25 %. Un in­cre­men­to ma­yor que ese, o in­clu­so li­ga­do a la evo­lu­ción de la in­fla­ción, co­mo pre­ten­den sin­di­ca­tos y opo­si­ción, pon­dría en ries­go la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma. O eso por lo me­nos es lo que man­tie­nen los ex­per­tos del FMI.

Lo di­jo ayer muy cla­ro su je­fa, An­drea Schaech­ter: «Si las pen­sio­nes au­men­tan aho­ra, se les ofre­ce más di­ne­ro a los ju­bi­la­dos ac­tua­les, pe­ro los del fu­tu­ro ten­drán que asu­mir esa car­ga». Así que la idea es que se aprie­ten aho­ra el cin­tu­rón pa­ra que el ajus­te se re­par­ta en­tre ge­ne­ra­cio­nes. «So­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal» lo lla­ma el FMI.

Ade­más, Schaech­ter di­jo que, si, em­pu­ja­do por la pre­sión so­cial, el Go­bierno da el bra­zo a tor­cer y se avie­ne a re­va­lo­ri­zar­las por en­ci­ma de ese lis­tón, «también ha­rían fal­ta ajus­tes que con­tra­rres­ten ese efec­to». En cual­quier ca­so, a su mo­do de ver, «España tie­ne unas pres­ta­cio­nes ge­ne­ro­sas com­pa­ra­das con las de otros paí­ses».

Al FMI no le bas­ta con las dos re­for­mas que ha su­fri­do el sis­te­ma, la del 2011 y la del 2013. Y es­bo­za por dón­de ha de ir la pró­xi­ma. No se tra­ta ya tan­to de ele­var la edad de ju­bi­la­ción más allá de los 67 años —se­rá den­tro de diez años, en el 2027, cuan­do to­dos los tra­ba­ja­do­res ac­ce­de­rán a la ju­bi­la­ción a esa edad—, sino de ha­cer­lo «au­to­má­ti­ca­men­te». Es de­cir, no es­pe­rar has­ta en­ton­ces pa­ra «dar otro pa­so más». Y no so­lo eso. Re­co­mien­da «sa­car es­ta me­di­da del ám­bi­to po­lí­ti­co», pa­ra que nin­gún par­ti­do en el po­der su­fra los efec­tos elec­to­ra­les, y vin­cu­lar ya el in­cre­men­to de esa edad a los cam­bios en la es­pe­ran­za de vi­da de for­ma au­to­má­ti­ca, co­mo ha­cen otros paí­ses.

Tam­po­co cree el FMI que ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de que suban los sa­la­rios. Y eso que con­si­de­ra que la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la es «im­pre­sio­nan­te». Tan­to que es­te año va a cre­cer un 3,1 % (cin­co dé­ci­mas más de lo que va­ti­ci­na­ba en abril). En su opi­nión, lo de au­men­tar los suel­dos que­da re­ser­va­do pa­ra las em­pre­sas que ga­nen com­pe­ti­ti­vi­dad.

También pre­sen­tó ayer el or­ga­nis­mo su in­for­me so­bre la ban­ca es­pa­ño­la. Y ahí, cla­ro es­tá, el pro­ta­go­nis­mo se lo lle­va el Po­pu­lar. Di­ce es­tar «sa­tis­fe­cho» el FMI con el pro­ce­so «ágil y coor­di­na­do» que se es­ta­ble­ció pa­ra afron­tar la cri­sis de la en­ti­dad. Y sub­ra­ya que su re­so­lu­ción y pos­te­rior ven­ta ex­prés al San­tan­der «ha eli­mi­na­do una fuen­te de in­cer­ti­dum­bre en el sis­te­ma ban­ca­rio». En su in­for­me ad­vier­te, sin em­bar­go, de que «los le­ga­dos de la cri­sis no se han su­pe­ra­do del to­do» e in­sis­te en la ne­ce­si­dad de más fu­sio­nes.

K.HUES­CA

Schaech­ter es la je­fa de los hom­bres de ne­gro en España.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.