Abu­sos se­xua­les y mal­tra­to a 547 ni­ños del co­ro de Ra­tis­bo­na

Una in­ves­ti­ga­ción en­car­ga­da por la igle­sia sa­ca a la luz el escándalo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad -

Fue­ron 45 años de pe­sa­di­lla. De du­ros cas­ti­gos fí­si­cos, cuan­do no di­rec­ta­men­te de mal­tra­to in­fan­til, de ve­ja­cio­nes y hu­mi­lla­cio­nes, de to­ca­mien­tos y va­ria­das agre­sio­nes se­xua­les, en­tre las que se in­clu­yen 67 vio­la­cio­nes. Fue el in­fierno que les to­có vi­vir en­tre 1952 y 1992 a, al me­nos, 547 ni­ños del fa­mo­so co­ro de la ca­te­dral de Ra­tis­bo­na (Ale­ma­nia). El escándalo sal­tó en el año 2000, cuan­do se die­ron a co­no­cer los pri­me­ros ca­sos, pe­ro es aho­ra cuan­do to­da la ver­dad sa­le a la luz gra­cias a una in­ves­ti­ga­ción abier­ta por la pro­pia igle­sia, or­de­na­da pri­me­ro por el pa­pa Be­ne­dic­to XVI y lue­go por Francisco, que en­co­men­dó la mi­sión al abo­ga­do Ul­rich We­ber. Su in­for­me de los he­chos, pre­sen­ta­do ayer, es de­mo­le­dor.

«Los afec­ta­dos —ex­pli­có— des­cri­bie­ron sus años es­co­la­res co­mo una pri­sión, co­mo un in­fierno y co­mo un campo de con­cen­tra­ción. Mu­chos se re­fe­rían a esos años co­mo la peor épo­ca de su vi­da, ca­rac­te­ri­za­da por el mie­do, la vio­len­cia y el des­am­pa­ro». Las ci­fras de los afec­ta­dos son su­pe­rio­res a las pu­bli­ca­das el pa­sa­do año, cuan­do una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar ha­bla­ba de 231 víc­ti­mas, mien­tras que las au­to­ri­da­des lo­ca­les ca­tó­li­cas las ha­bían re­du­ci­do a 72. El Va­ti­cano ha apla­za­do has­ta sep­tiem­bre el jui­cio al ex­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Bam­bino Ge­sù, Giu­sep­pe Pro­fi­ti, y al ex­te­so­re­ro de la ins­ti­tu­ción Mas­si­mo Spi­na, acu­sa­dos de ha­ber des­via­do fon­dos del hos­pi­tal pe­diá­tri­co Bam­bino Ge­sù de ma­ne­ra ile­gal pa­ra su­fra­gar la re­for­ma del áti­co en el que vi­ve ac­tual­men­te el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, el car­de­nal Tar­ci­sio Ber­to­ne.

Y to­do ocu­rrió con el co­no­ci­mien­to, al me­nos par­cial, de los di­rec­to­res del co­ro. En­tre ellos Georg Rat­zin­ger, her­mano del pa­pa emé­ri­to Be­ne­dic­to XVI, que se hi­zo car­go del gru­po en­tre 1964 y 1994. Rat­zin­ger ase­gu­ró que nun­ca tu­vo co­no­ci­mien­to de los abu­sos se­xua­les ocu­rri­dos en una ins­ti­tu­ción fun­da­da en el año 975. Pe­ro, se­gún We­ber, sí co­no­cía al me­nos los du­ros cas­ti­gos fí­si­cos. «A él —di­ce el abo­ga­do— se le re­pro­cha ha­ber mi­ra­do pa­ra otro la­do y no ha­ber to­ma­do me­di­das». Y lo mis­mo, con ma­yor o me­nor co­no­ci­mien­to de los he­chos, hi­cie­ron los de­más di­rec­to­res, en los que se im­pu­so «la ley del si­len­cio».

La ma­yo­ría de los he­chos pres­cri­bie­ron, por lo que los 49 pre­sun­tos au­to­res de vio­len­cia iden­ti­fi­ca­dos en el in­for­me no se­rán juz­ga­dos. No obs­tan­te, ca­da una de sus víc­ti­mas de­be­rá re­ci­bir una in­dem­ni­za­ción de 20.000 eu­ros por las pa­li­zas, bas­to­na­zos, hu­mi­lla­cio­nes, to­ca­mien­tos o agre­sio­nes se­xua­les re­ci­bi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.