El pis en el mar

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - ISAAC PEDROUZO

No sé en qué mo­men­to de mi pri­me­ra vi­da al­guien de­ci­dió que ha­cer pis en el mar era al­go nor­mal, fre­cuen­te. Fue com­pli­ca­do pa­ra mí. Tra­tar de ra­zo­nar si de­bía ba­jar­me el ba­ña­dor o no, co­rrer el ries­go de ir a la zo­na don­de uno no ha­ce pie o que­dar­me en la par­te se­gu­ra, en la que nun­ca pa­sa na­da. En la que nos que­da­mos a dia­rio ca­si sin que­rer. No exis­te plan o ma­nual de es­ti­lo pa­ra —per­mí­te­me de­cir­lo así— mear­se en el mar.

Mi­ra­ba a mi al­re­de­dor mien­tras, des­de le­jos, po­día com­pro­bar co­mo al­gu­nos se ale­ja­ban a crol y po­nían esa ca­ra mi­tad de pla­cer, mi­tad de impu­tado. El que sa­be que ha ga­na­do pe­ro no sien­te el re­co­no­ci­mien­to de la vic­to­ria.

Se apar­ta­ban con di­si­mu­lo, ca­si a hur­ta­di­llas pa­ra ha­cer pis. Evi­tan­do jui­cio y con­de­na.

Me acos­tum­bré a ha­cer­lo. Lo per­fec­cio­né has­ta tal pun­to que po­día ha­cer­lo vio­len­to sin mu­cho es­fuer­zo na­dan­do a ma­ri­po­sa. Nun­ca bu­cean­do, eso sí.

Aque­lla tar­de de cer­ve­zas en la que la chi­ca con la que me re­bo­za­ba por la pla­ya de­ci­dió con­fe­sar que no sa­bía na­dar, mi ve­ji­ga aguan­tó me­nos de lo nor­mal. Me di­ri­gí sin ta­pu­jos, un po­co hi­pó­cri­ta in­clu­so, ha­cia la orilla a la que so­lo le fal­ta­ba un po­bre y pe­que­ño car­tel de bar que anun­cia­se el WC.

Con el mar ya cu­brien­do esa zo­na com­pro­me­ti­da y arries­ga­da que mar­ca que sí, que ya pue­des me­ter el res­to del cuer­po, aque­lla chi­ca y sus to­bi­llos ba­jo el agua me gri­ta­ron que los es­pe­ra­se, que no me fue­se más allá. In­ten­té huir pe­ro, co­mo siem­pre en mi his­to­ria, era de­ma­sia­do tar­de.

Ella llegó y des­ci­fró abru­ma­da el có­di­go de agra­do cul­pa­ble en mi ca­ra de ali­vio. Y se fue. Pa­sé los si­guien­tes ve­ra­nos apren­dien­do a evi­tar el pis en la pis­ci­na de mis ami­gos. Ya nun­ca más vol­ví al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.