«Iros» co­mo im­pe­ra­ti­vo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura -

Si al­go es­tá cla­ro en la po­lé­mi­ca que ha le­van­ta­do la de­ci­sión de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de con­si­de­rar vá­li­do el uso de iros co­mo se­gun­da per­so­na del plu­ral del im­pe­ra­ti­vo de ir­se es que idos, la úni­ca for­ma acep­ta­da has­ta aho­ra y la más re­co­men­da­da a par­tir de aquí, sus­ci­ta el re­cha­zo de la ma­yo­ría de los ha­blan­tes. ¿Al­gu­na vez ha oí­do el lec­tor a una ma­dre de­cir­les a sus críos «Idos a me­ren­dar al pa­tio»? ¿O a un ni­ño en­fa­da­do lan­zar a quie­nes lo ex­clu­yen de un jue­go un «Idos a la po­rra»?

A la evi­den­cia tu­vie­ron que ren­dir­se quie­nes en la Aca­de­mia han pro­pues­to la acep­ta­ción de ese iros co­mo im­pe­ra­ti­vo, cuan­do lo que pa­re­ce ver­se en él es el in­fi­ni­ti­vo de ir con el pro­nom­bre os. Si las for­mas del im­pe­ra­ti­vo de ir son va­ria­das (ve [an­dá en el Cono Sur], va­ya, id, va­yan), con en­clí­ti­cos no se sim­pli­fi­ca el pa­no­ra­ma (ve­te [an­da­te], vá­ya­se, idos, vá­yan­se). La se­gun­da per­so­na del plu­ral arras­tra un pe­ca­do ori­gi­nal: sin pro­nom­bre, la ter­mi­na­ción de esa per­so­na del im­pe­ra­ti­vo es en -d (id, co­ged, subid), que se pier­de en la for­ma pro­no­mi­nal (co­geos, subíos), me­nos en el ca­so de ir, idos, en el que ex­cep­cio­nal­men­te se con­ser­va la d. La Aca­de­mia lo jus­ti­fi­ca por «el es­ca­so cuer­po fó­ni­co de la for­ma es­pe­ra­ble íos», que en otras épo­cas se em­pleó, pe­ro que hoy no se con­si­de­ra vá­li­da.

¿Acier­ta o ye­rra la Aca­de­mia al acep­tar iros co­mo va­rian­te de la se­gun­da per­so­na del plu­ral del im­pe­ra­ti­vo de ir­se? Se­gu­ra­men­te acier­ta por­que no le que­da­ba otra. La len­gua, des­de la crea­ción de pa­la­bras a las for­mas de re­la­cio­nar­se es­tas pa­ra cons­truir el dis­cur­so, la ha­cen los ha­blan­tes. Los lin­güis­tas es­tu­dian to­do ello, y de lo que ob­ser­van ex­traen unas pau­tas que des­pués se ven co­mo nor­mas. Más tar­de, los ha­blan­tes con­so­li­dan al­gu­nas de es­tas y cam­bian otras. La RAE pue­de in­ten­tar re­con­du­cir las co­sas pa­ra que se ajus­ten a las le­yes —las exis­ten­tes has­ta ese mo­men­to— que ri­gen el idio­ma, pe­ro cuan­do una en­mien­da prospera por am­plia ma­yo­ría po­pu­lar no le ca­be más que acep­tar­la y re­com­po­ner la ley. Los ma­los usos de pa­la­bras co­mo efec­ti­vos o hu­ma­ni­ta­rio su­pe­ran ya a los ajus­ta­dos a la or­to­do­xia. Los le­xi­có­gra­fos re­sis­ten con fir­me­za nu­man­ti­na, pe­ro al fi­nal son de­rri­ba­das las mu­ra­llas.

En el ca­so de idos/iros, un co­no­ci­do lin­güis­ta pro­pu­so ha­ce tiem­po que ir­se se con­si­de­re ver­bo de­fec­ti­vo pa­ra pres­cin­dir de idos, y em­plear en su lu­gar mar­chaos. Pe­ro no le val­dría al ni­ño que di­ce «Iros a la po­rra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.