Ca­ta­lu­ña: la pur­ga na­cio­na­lis­ta, a to­da mar­cha

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Si hay al­go que la his­to­ria en­se­ña de for­ma in­con­tes­ta­ble es que to­dos los fa­na­tis­mos lle­van en su có­di­go el gen que aca­ba­rá por des­truir­los: el de la pur­ga. El fa­ná­ti­co exi­ge a sus par­cia­les una leal­tad in­que­bran­ta­ble y tien­de por eso, de for­ma na­tu­ral, a sos­pe­char de to­do el mun­do, de mo­do que cual­quier va­ci­la­ción o le­ve aso­mo de dis­cre­pan­cia con­vier­ten al crí­ti­co en trai­dor. Los fa­na­tis­mos se con­so­li­dan me­dian­te de­pu­ra­cio­nes su­ce­si­vas y, por tan­to, re­du­cien­do la ba­se so­bre la que in­ten­tan sos­te­ner­se. Por eso, an­tes o des­pués, aca­ban por caer. Pe­ro, en­tre tan­to, pro­du­cen da­ños que des­tru­yen el te­ji­do so­cial y pue­den lle­gar a ser irre­ver­si­bles. Ca­ta­lu­ña ha en­tra­do ya, por des­gra­cia, en esa di­ná­mi­ca dia­bó­li­ca.

A la pur­ga que ha aco­me­ti­do Puig­de­mont en su con­sell, del que han si­do la­mi­na­dos los na­cio­na­lis­tas que du­da­ban de la efi­ca­cia de una es­tra­te­gia de con­fron­ta­ción con el Es­ta­do que so­lo pue­de aca­bar en un desas­tre po­lí­ti­co y so­cial, le ha se­gui­do la del di­rec­tor de los Mossos d’Es­qua­dra (un ce­se ful­mi­nan­te dis­fra­za­do de di­mi­sión), de­ca­pi­ta­do por de­fen­der una ob­vie­dad: que la po­li­cía au­to­nó­mi­ca de­be cum­plir la Cons­ti­tu­ción, que es la ley de le­yes en cual­quier Es­ta­do de de­re­cho.

To­do es­to, cla­ro, no es más que una se­ñal —na­die de­be­ría equivocarse— de lo que le su­ce­de­rá a do­ce­nas de mi­les de ca­ta­la­nes si el secesionismo cum­plie­se su ame­na­za se­di­cio­sa y co­ro­na­se, me­dian­te una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia, el gol­pe de Es­ta­do que des­de ha­ce años vie­ne pre­pa­ran­do.

Se­ría así co­mo esa Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te, su­pues­ta ar­ca­dia fe­liz don­de los pe­rros se ata­rían con lon­ga­ni­zas y el ma­ná cae­ría del cie­lo, se con­ver­ti­ría en un cuar­tel en el que to­do el mun­do mar­cha­ría al to­que de la cor­ne­ta que con­tro­la­rían, por su­pues­to, ERC y la CUP, en­car­ga­dos de di­ri­gir el pro­gra­ma de de­pu­ra­ción con­tra los no na­cio­na­lis­tas en que cul­mi­na­ría el pro­ce­so de cons­truc­ción nacional de Ca­ta­lu­ña.

Los pri­me­ros en caer se­rían, des­de lue­go, los pe­rio­dis­tas desafec­tos, aca­lla­dos me­dian­te la mor­da­za, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pri­va­dos, y el con­trol in­qui­si­to­rial, ¡aún ma­yor que el ac­tual, que ya es de­cir!, en la ra­dio y te­le­vi­sión que de­pen­den del po­der. Lue­go ven­drían los profesores, en to­dos los ni­ve­les, y lue­go, pur­ga­dos am­bos sec­to­res es­tra­té­gi­cos, to­dos los de­más, em­pe­zan­do por la bu­ro­cra­cia lo­cal y au­to­nó­mi­ca, que se­ría con­ve­nien­te­men­te lim­pia­da de no na­cio­na­lis­tas. Do­ce­nas de mi­les de ca­ta­la­nes se­rían pri­va­dos de sus tra­ba­jos a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos que hoy pa­re­cen inima­gi­na­bles y otros tan­tos aca­ba­rían por ren­dir­se al aco­so que mu­chos sien­ten ya des­de que to­da es­ta lo­cu­ra co­men­zó. Es tan­to lo que nos ju­ga­mos en tér­mi­nos de con­vi­ven­cia ci­vil y de­mo­crá­ti­ca que de­jar ha­cer a Puig­de­mont sin pa­rar­le los pies de una vez con to­dos los ins­tru­men­tos del Es­ta­do de de­re­cho re­sul­ta di­fí­cil de en­ten­der. El Go­bierno —di­ce— tie­ne un plan. Es­pe­re­mos que sea así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.