Al­tas do­sis de ci­nis­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JO­SÉ RAMÓN AMOR PAN

Sé que con es­te ar­tícu­lo no voy a ga­nar mu­chos ami­gos. In­clu­so ha­brá quien me acu­se de de­ma­go­go, o al­gu­na co­sa peor. Pe­ro no pue­do de­jar de es­cri­bir­lo. Por­que el ca­so Char­lie Gard no so­lo po­ne so­bre la me­sa el te­ma de la obs­ti­na­ción te­ra­péu­ti­ca y la siem­pre desas­tro­sa ju­di­cia­li­za­ción de los con­flic­tos bio­éti­cos, también nos ha­bla de las abis­ma­les di­fe­ren­cias en­tre na­cer en un país ri­co o en un país po­bre, y de las hi­po­cre­sías y ci­nis­mos de mu­chos gu­rús que se lle­nan la bo­ca con la pa­la­bra éti­ca pa­ra jus­ti­fi­car que se ha­ga to­do lo po­si­ble por man­te­ner con vi­da al be­bé bri­tá­ni­co, con una mo­vi­li­za­ción de mé­di­cos sin pa­ran­gón y un gas­to sa­ni­ta­rio desor­bi­ta­do, sin te­ner en cuen­ta otras cues­tio­nes.

Por­que, mi­ren us­te­des, el bro­te de có­le­ra que re­gis­tra Yemen des­de fi­na­les de abril ha de­ja­do ya más de 344.700 ca­sos y 1.784 muer­tes, de acuer­do con el úl­ti­mo ba­lan­ce ofre­ci­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Y mien­tras Mi­chio Hi­rano via­ja al Reino Uni­do des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­ten­tar tra­tar a Char­lie a la de­ses­pe­ra­da, los 30.000 tra­ba­ja­do­res sa­ni­ta­rios de Yemen, que lle­van diez me­ses sin co­brar, atien­den, so­lo con un ter­cio del ma­te­rial ne­ce­sa­rio, a to­dos esos en­fer­mos de có­le­ra. Una en­fer­me­dad, por cier­to, que tie­ne mu­cho que ver con el he­cho de que 15 mi­llo­nes de per­so­nas no ten­gan en Yemen ac­ce­so ade­cua­do a agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to.

Pe­ro el có­le­ra no es el úni­co mal que aque­ja a los ye­me­níes. Sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, en­tre ellas más de dos mi­llo­nes de ni­ños (de los que me­dio mi­llón son me­no­res de 5 años) es­tán gra­ve­men­te des­nu­tri­das, a pun­to de mo­rir de ham­bre, una muer­te len­ta y do­lo­ro­sa, a la que es­tán abo­ca­dos por la per­fi­dia de es­te mun­do, al­ta­men­te in­jus­to e in­so­li­da­rio. Por esos ni­ños na­die cla­ma, a ellos na­die les lle­va mu­ñe­qui­tos…

Por cier­to, que si a Char­lie se le lle­ga a re­ti­rar el so­por­te vi­tal, co­mo creo que de­be ha­cer­se, en ab­so­lu­to va a su­frir. Y na­die lo es­ta­rá ase­si­nan­do, co­mo por des­gra­cia he po­di­do leer en al­gu­nos di­gi­ta­les fun­da­men­ta­lis­tas ca­tó­li­cos, sim­ple­men­te se de­ja­rá que la na­tu­ra­le­za si­ga su cur­so, que los mé­di­cos ha­bían in­te­rrum­pi­do mien­tras se ana­li­za­ba la si­tua­ción clí­ni­ca del be­bé. Ya es cu­rio­so que es­tos mis­mos fun­da­men­ta­lis­tas re­cha­cen si­mul­tá­nea­men­te el uso de an­ti­con­cep­ti­vos ta­chán­do­los de ar­ti­fi­cia­les, ¿no les pa­re­ce?

La éti­ca, des­de los tiem­pos de Aris­tó­te­les, bus­ca la uni­ver­sa­li­dad de sus pos­tu­la­dos. Por eso, en un pro­ce­so his­tó­ri­co na­da fá­cil, ha ido am­plian­do su fo­co de aten­ción: no ha­ce tan­to los ne­gros no eran per­so­nas, por ejem­plo, y las mu­je­res y los ho­mo­se­xua­les ca­re­cían de de­re­chos. Hoy no se pue­de ha­blar de jus­ti­cia sin con­si­de­rar el pla­ne­ta en su glo­ba­li­dad. Es un enor­me desafío in­te­lec­tual y prác­ti­co, cier­ta­men­te, pe­ro no po­de­mos re­cha­zar­lo: el fu­tu­ro del mun­do de­pen­de de cómo lo afron­te­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.