¿Exis­te la aler­gia a la pla­ya?

La épo­ca es­ti­val fa­vo­re­ce el au­men­to de cier­tas reac­cio­nes so­bre la piel

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - MA­RÍA VIDAL

Si es de los que re­cu­rre a es­ta dis­cul­pa pa­ra evi­tar po­ner los pies so­bre la are­na, me­jor que va­ya bus­can­do otro pre­tex­to. Ni pi­cor, ni am­po­llas, ni fie­bre. Pa­sar un día en la pla­ya con la fa­mi­lia, a prio­ri, no trae­rá nin­gu­na con­se­cuen­cia pa­ra tu sa­lud. Los aler­gó­lo­gos con­fir­man que la aler­gia a la pla­ya no exis­te. Aun­que sí que hay de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías que se des­en­ca­de­nan de ma­ne­ra es­pe­cial du­ran­te los me­ses de ve­rano. Los ex­per­tos des­ta­can las si­guien­tes aler­gias:

AL FRÍO

Aguas frías del Atlán­ti­co. La ur­ti­ca­ria por frío apa­re­ce al ex­po­ner­se a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, por ejem­plo, des­pués de dar­se un cha­pu­zón en las pla­yas de nues­tra cos­ta ba­ña­das por el Atlán­ti­co. Pe­ro no so­lo se pro­du­ce por in­mer­sión, también pue­de apa­re­cer es­ta reac­ción por la­var­se con agua fría o in­ge­rir ali­men­tos fríos. «En el Ca­ri­be o en el Me­di­te­rrá­neo no tie­nen es­te problema, pe­ro aquí sí, so­bre to­do en ve­rano. No tie­ne que ser re­pen­ti­na, se pue­den no­tar sín­to­mas pre­via­men­te, co­mo pi­cor al to­mar hie­lo o una du­cha en agua fría», ex­pli­ca Cha­ro López Ri­co, aler­gó­lo­ga del Chuac.

AL SOL Di­fe­ren­tes reac­cio­nes de la

piel. Co­mo con­se­cuen­cia de la ex­po­si­ción so­lar pue­den apa­re­cer va­rios ti­pos de reac­cio­nes. Aun­que to­dos se en­glo­ben den­tro de «aler­gia al sol», hay que dis­tin­guir en­tre una erup­ción po­li­fór­mi­ca lu­mí­ni­ca (que son unos eri­te­mas que sue­len apa­re­cer a prin­ci­pios de ve­rano en zo­nas co­mo el es­co­te, to­bi­llos o mu­ñe­cas, so­bre to­do en mu­je­res, y que me­jo­ra con pro­tec­ción y ex­po­si­ción pro­gre­si­va) y la ur­ti­ca­ria al sol (que

son las ron­chas que pro­du­cen una de­ter­mi­na­da lon­gi­tud de on­da) . La se­gun­da, de for­ma mi­no­ri­ta­ria, re­quie­re va­lo­ra­ción por par­te de un es­pe­cia­lis­ta.

A LA CRE­MA SO­LAR

Sen­si­bi­li­dad. Pue­de apa­re­cer también en es­ta épo­ca es­ti­val en per­so­nas sen­si­bles a al­guno de los com­po­nen­tes de los pro­tec­to­res.

AL POLEN

Por el buen tiem­po. Se tra­ta de una aler­gia tí­pi­ca de la pri­ma­ve­ra y prin­ci­pios de ve­rano. «Co­mo en Galicia po­li­ni­za más tar­de, las per­so­nas que lo su­fren pue­den ver­se afec­ta­das los me­ses de ma­yo, ju­nio o ju­lio», ex­pli­ca la doc­to­ra López Ri­co.

A LOS IN­SEC­TOS Di­fe­ren­tes gra­dos. En ve­rano aumenta el tiem­po de ex­po­si­ción al ai­re li­bre y por ello la in­ci­den­cia de pi­ca­du­ras de in­sec­tos. Es­tas pue­den pro­du­cir des­de una in­fla­ma­ción lo­cal a una reac­ción sis­té­mi­ca.

TONISAVSKI

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.