Cul­to evan­gé­li­co

La igle­sia de Mon­ti­rón es­tá in­so­no­ri­za­da y tie­ne li­cen­cia, se­gún di­ce el pas­tor Án­gel Ba­rrul.

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo - EN­RI­QUE G. SOU­TO

Fren­te a las pro­tes­tas y de­nun­cias de los ve­ci­nos, Án­gel Ave­lino Ba­rrul Ber­mú­dez, pas­tor evan­gé­li­co, ase­gu­ra que el lo­cal que uti­li­zan pa­ra el cul­to en la ca­lle Mon­ti­rón, 60, reúne to­dos los re­qui­si­tos le­ga­les en cuan­to a li­cen­cia e in­so­no­ri­za­ción. Es­tá con­ven­ci­do de que si los asis­ten­tes al cul­to fue­ran pa­yos no ha­bría ta­les pro­ble­mas. En to­do ca­so, in­di­ca que si al­gún re­si­den­te en la zo­na tie­ne mo­ti­vos de que­ja, que se los ex­pon­gan y tra­ta­rá de co­rre­gir lo que ha­ya que co­rre­gir.

«Lo que di­cen los ve­ci­nos son co­sas in­cier­tas», se­ña­la Ba­rrul. Y ade­más no en­tien­de qué pue­de im­por­tar­les a quie­nes no asis­ten al cul­to que el lo­cal ten­ga ven­ta­nas o no. «Te­ne­mos la co­rres­pon­dien­te li­cen­cia mu­ni­ci­pal, por la que pa­ga­mos 500 eu­ros», ex­pli­ca.

El mis­mo pas­tor evan­gé­li­co se­ña­la que des­de el ex­te­rior del lo­cal no se pue­den es­cu­char rui­dos pro­ce­den­tes del in­te­rior por­que es­tá ais­la­do acús­ti­ca­men­te. A es­te respecto, se­ña­la que los téc­ni­cos cal­cu­la­ron en 72.000 eu­ros el cos­te del ais­la­mien­to, pe­ro, a la ho­ra de la ver­dad, con­si­guie­ron ha­cer­lo por unos 48.000 eu­ros. Fue po­si­ble, ex­pli­ca Ba­rrul, por­que se uti­li­za­ron ma­te­ria­les que es­ta­ba de ofer­ta y tra­ba­ja­ron per­so­nas que qui­sie­ron co­la­bo­rar.

El ci­ta­do pas­tor evan­gé­li­co ad­mi­te que a la sa­li­da y en­tra­da de los ofi­cios re­li­gio­sos sí pue­de pro­du­cir­se al­gún rui­do en el ex­te­rior, pe­ro siem­pre den­tro de ni­ve­les de nor­ma­li­dad. La gen­te ha­bla en­tre ella cuan­do lle­ga y cuan­do se mar­cha, in­di­ca Ba­rrul, y, mien­tras, los ni­ños jue­gan. Es en es­te ca­so cuan­do es­te pas­tor evan­gé­li­co re­co­mien­da que, si al­gún ve­cino se sien­te mo­les­to por al­gún com­por­ta­mien­to o hay ni­ños ju­gan­do don­de no de­ben, ha­blen con él, que se en­car­ga­rá de co­rre­gir los pro­ble­mas que pue­da ha­ber.

Ba­rrul no evi­ta se­ña­lar: «So­mos gi­ta­nos y pa­re­ce que es­ta­mos

Re­co­men­da­ción

Uno de los as­pec­tos que cri­ti­can los ve­ci­nos es que en oca­sio­nes hay co­ches apar­ca­dos en zo­na ver­de. Ba­rrul se­ña­la que a él no le cons­ta ese problema, al me­nos en tan­to que prác­ti­ca ha­bi­tual. In­di­ca que también se in­tere­sa­rá por es­te asun­to. Ba­rrul se­ña­la: «Los ve­ci­nos, cuan­do vean al­go que no les gus­te, que nos lo di­gan».

Ba­rrul se­ña­la: «Los ve­ci­nos, cuan­do vean al­go que no les gus­ta, que nos lo di­gan»

A.L.

El pas­tor evan­gé­li­co Án­gel Ba­rrul Ber­mú­dez ase­gu­ra que el lo­cal es­tá in­so­no­ri­za­do; lo­grar­lo les sa­lió mu­cho más ba­ra­to de lo pre­vis­to por­que con­si­guie­ron ma­te­ria­les de ofer­ta y tra­ba­ja­ron vo­lun­ta­rios. Ad­mi­te que al en­trar y sa­lir, los asis­ten­tes ha­blan en el ex­te­rior y pue­de ha­ber al­gún rui­do, pe­ro na­da que sea ex­ce­si­vo.

Án­gel Ba­rrul cree que, si los asis­ten­tes al cul­to fue­ran pa­yos, no ha­bría pro­ble­mas

un po­co mar­gi­na­dos». Es­tá con­ven­ci­do de que si los asis­ten­tes al cul­to en es­te lo­cal fue­ran pa­yos no ha­bría pro­tes­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.