«No to­da bo­fe­ta­da es vio­len­cia, de­pen­de de la si­tua­ción»

Jue­ces, pa­dres, psi­có­lo­gos y ex­per­tos de­fien­den, con ma­ti­ces, el ca­che­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - José Antonio Váz­quez Taín JUEZ DE LO PE­NAL EN A CO­RU­ÑA

El ca­so de la ma­dre que le pe­gó un ca­che­te a su hi­jo abre un de­ba­te so­bre qué cas­ti­gos im­po­ner

La mis­ma bo­fe­ta­da de un pa­dre a un hi­jo pue­de ser con­de­na­da por un juez e in­dul­ta­da por otro. La le­gis­la­ción nun­ca ha si­do pre­ci­sa a la ho­ra de es­ta­ble­cer dón­de es­tá la fron­te­ra en­tre un ca­che­te que ha de ser cas­ti­ga­do y otro que no me­re­ce re­pro­che. Así las co­sas, la res­pues­ta ju­rí­di­ca an­te una agre­sión a un me­nor se de­ja a cri­te­rio de los juz­ga­do­res. La con­de­na o la ab­so­lu­ción de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias de ca­da ca­so. El 63% de los pa­dres, se­gún una en­cues­ta del INE, y mu­chos pro­fe­sio­na­les y ju­ris­tas de­fien­den la efi­ca­cia de un ca­che­te en el mo­men­to jus­to y con la in­ten­si­dad ade­cua­da. Otros no, y al­gu­nos con ma­ti­ces.

«Un bo­fe­tón en el mo­men­to jus­to y con la in­ten­si­dad ade­cua­da es una vic­to­ria».

«Aho­ra mis­mo le pe­gas un azo­te a tu ni­ño y te en­cuen­tras con que los ve­ci­nos te lla­man la aten­ción por­que lo es­tás mal­tra­tan­do. Pe­ro un buen azo­te cuan­do un crío co­ge una ra­bie­ta vie­ne muy bien», afir­ma Emi­lio Ca­la­ta­yud, juez de me­no­res de Gra­na­da cu­yas sen­ten­cias ejem­pla­res han mar­ca­do un hi­to. «En de­re­cho ya te­ne­mos los me­ca­nis­mos su­fi­cien­tes pa­ra sa­ber si es­ta­mos an­te pa­dres mal­tra­ta­do­res o pa­dres preo­cu­pa­dos por la edu­ca­ción de sus hi­jos sin ne­ce­si­dad de prohi­bir el bo­fe­tón por ley». El juez va más allá. Sos­tie­ne que «un ca­che­te o un bo­fe­tón en el mo­men­to jus­to y con la in­ten­si­dad ade­cua­da es una vic­to­ria».

Ca­la­ta­yud siem­pre de­fen­dió que «los me­no­res son muy bue­na gen­te, pe­ro nos he­mos equi­vo­ca­do con ellos: he­mos pa­sa­do de un Es­ta­do dic­ta­to­rial a un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co, y en ma­te­ria de me­no­res no te­ne­mos tér­mino me­dio. Nos ha da­do mie­do po­ner lí­mi­tes a nues­tros hi­jos, por te­mor a que pa­sen lo que no­so­tros he­mos pa­sa­do... Les he­mos da­do mu­chos de­re­chos, pe­ro no les he­mos tras­la­da­do de­be­res. He­mos per­di­do el prin­ci­pio de au­to­ri­dad. He­mos que­ri­do ser ami­gos de nues­tros hi­jos. Y un pa­dre es un pa­dre, no un co­le­ga».

«Una bo­fe­ta­da, aun­que se de­ba evi­tar siem­pre, no es mal­tra­to».

El co­no­ci­do psi­có­lo­go y pri­mer De­fen­sor del Me­nor de la Co­mu­ni­dad de Madrid, Ja­vier Urra, no cree pa­ra na­da que las bo­fe­ta­das ten­gan be­ne­fi­cio pa­ra la for­ma­ción del me­nor, pe­ro pre- ci­sa que un ca­che­te, «aun­que se de­ba evi­tar siem­pre, no es mal­tra­to; mal­tra­to es al­go más gra­ve, con­ti­nua­do y da­ñino». Eso sí, aun­que el bo­fe­tón, en­ten­di­do es­te como pun­tual y con la mí­ni­ma fuer­za po­si­ble, no de­be ser cas­ti­ga­do ju­di­cial­men­te, Urra es­tá con­ven­ci­do de que «no es bueno». Lo ex­pli­ca así: «Si re­pren­des a un ni­ño de 7 años con una bo­fe­ta­da, ¿vas a ha­cer lo mis­mo cuan­do ten­ga 17?».

¿Se pue­de edu­car sin dar ja­más una bo­fe­ta­da a un ni­ño? «Se pue­de y se de­be. La bo­fe­ta­da no es pe­da­gó­gi­ca», di­ce Urra. Al fi­nal, el ob­je­ti­vo de los pa­dres con­sis­te en en­con­trar un equi­li­brio. Y es que no hay que ol­vi­dar que «los hi­jos tie­nen obe­dien­cia de­bi­da a sus pa­dres», mien­tras que «es esen­cial pa­ra el bien de los me­no­res que sus pa­dres se em­po­de­ren».

«Con­de­nar por una bo­fe­ta­da pun­tual y sin cau­sar le­sión da­ña aún más la re­la­ción pa­terno-fi­lial».

El abo­ga­do co­ru­ñés Ig­na­cio Es­pi­no­sa ca­li­fi­ca la sen­ten­cia dic­ta­da por Váz­quez Taín de «jus­ti­fi­ca­da, ra­cio­nal y fruc­tí­fe­ra». En­tien­de es­te le­tra­do que «abre un ca­mino que no es la in­ter­pre­ta­ción cua­dri­cu­la­da de la ley». Es­pi­no­sa sos­tie­ne que «con­de­nar por una bo­fe­ta­da pun­tual y sin cau­sar le­sión da­ña aún más la re­la­ción pa­terno-fi­lial».

«Tal vez es­tos ca­sos ten­drían que ins­truir­se y no ir a jui­cio oral».

To­tal­men­te de acuer­do con la sen­ten­cia, es­ta abo­ga­da co­ru­ñe­sa de fa­mi­lia plan­tea una cues­tión de fon­do: «Si un me­nor de­nun­cia a sus pa­dres, es ló­gi­co que se in­ves­ti­gue, pe­ro ¿lle­gar al jui­cio oral? Tal vez se­ría me­jor, o bien ha­cer una instrucción por par­te de la Fis­ca­lía, o bien pa­sar­lo a me­dia­ción y no ir di­rec­ta­men­te a jui­cio». Es de­cir, que se ci­te al me­nor, a sus pa­dres, sus tu­to­res, mé­di­cos, fa­mi­lia... a aque­llos que se con­si­de­re pa­ra sa­ber si el ni­ño su­fre ma­los tra­tos o lo ocu­rri­do fue una san­ción pun­tual a un he­cho re­pro­ba­ble. «Una bo­fe­ta­da es un error, lo ideal es que no ocu­rra», re­cal­ca Cres­po, pe­ro hay que asu­mir que «lle­ga un mo­men­to en que los de­re­chos del ni­ño ter­mi­nan don­de em­pie­zan los de los pa­dres». El mal­tra­to a un me­nor en el ám­bi­to fa­mi­liar que­da a in­ter­pre­ta­ción de los jue­ces en la ma­yo­ría de los ca­sos. La ex­cul­pan, prin­ci­pal­men­te, cuan­do se dan dos con­di­cio­nes: la inexis­ten­cia de le­sión y que el pro­ge­ni­tor no ten­ga in­ten­ción de mal­tra­tar o vio­len­tar a su hi­jo, sino, en úl­ti­mo ex­tre­mo, so­lo re­pren­der o co­rre­gir, den­tro de un mar­co que no su­po­ne ex­ce­so, des­me­su­ra y que se pro­du­ce en un mo­men­to pun­tual.

«Una bo­fe­ta­da no es vio­len­cia si es una san­ción sim­bó­li­ca».

Eu­ge­nia In­sua cree que «la fa­mi­lia se ha de­mo­cra­ti­za­do y di­ver­si­fi­ca­do: eso res­que­bra­ja la au­to­ri­dad y vie­ne el Es­ta­do a po­ner or­den». Antes, ex­pli­ca es­ta psicóloga ex­per­ta en niños, «la au­to­ri­dad pa­ter­nal era al­go ín­ti­mo», y aho­ra «un ni­ño de 11 años po­ne una de­nun­cia en el juz­ga­do, se com­por­ta como un adul­to».

Pa­ra ella, «el juez ha ac­tua­do con mu­cho sen­ti­do co­mún», por­que a los pa­dres la so­cie­dad no so­lo les per­mi­te co­rre­gir, sino que es­pe­ra que lo ha­gan. Ade­más, «una bo­fe­ta­da no es vio­len­cia siem­pre que sea una san­ción pun­tual, sin le­sio­nes y ten­ga un con­te­ni­do sim­bó­li­co». Es un por­ta­zo, un lí­mi­te: «Es­to me lle­va a pre­gun­tar­me por qué el ni­ño de­nun­cia. Tal vez, sin co­no­cer el ca­so, cla­ro, el ni­ño es­té pi­dien­do un lí­mi­te, al­go de au­to­ri­dad que ne­ce­si­ta y no en­cuen­tra».

«Os pais non te­ñen mo­de­los, ne­ce­si­tan máis for­ma­ción».

Vi­ce­pre­si­den­te de An­pas Ga­le­gas, La­ca­ci cree que par­te del pro­ble­ma es la im­pe­ri­cia de los pa­dres, es­pe­cial­men­te quie­nes tie­nen un hi­jo úni­co: «Antes ti­ña­mos mo­de­los nas fa­mi­lias, pe­ro ago­ra vi­vi­mos se­pa­ra­dos e os pais imos apren­den­do coa prác­ti­ca. Co pri­mei­ro fi­llo co­me­te­mos erros que co­rri­xi­mos no se­gun­do». Pa­ra evi­tar ese «pa­so a pa­so» que aca­ba con la au­to­ri­dad pa­ter­nal, La­ca­ci pro­po­ne «máis for­ma­ción», al­go como una cla­se de pre­pa­ra­ción al par­to pe­ro de edu­ca­ción. Y más ayu­da pun­tual, un lu­gar en el que pre­gun­tar: «Un pe­dia­tra di­che que a to­se non é pul­mo­nía; pois ou­tro pro­fe­sio­nal pó­de­che di­cir cou­sas que te­ñen que ver cos lí­mi­tes e a edu­ca­ción».

«Antes la au­to­ri­dad pa­ter­nal era al­go ín­ti­mo, que que­da­ba en ca­sa», di­ce Eu­ge­nia In­sua

«Nos da mie­do po­ner lí­mi­tes a los hi­jos», ase­gu­ra el juez Emi­lio Ca­la­ta­yud Inexis­ten­cia de le­sio­nes y con áni­mo de co­rre­gir

Ig­na­cio Es­pi­no­sa, abo­ga­do.

X. A. SO­LER

Ja­vier Urra, psi­có­lo­go.

Ro­sa­rio Cres­po, abo­ga­da.

S. ALON­SO

Eu­ge­nia In­sua, psicóloga.

Fer­nan­do La­ca­ci, pa­dre.

R. LEI­RO

Emi­lio Ca­la­ta­yud, juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.