«¡Al­gún día te­nía que pa­sar!»

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - IG­NA­CIO TYLKO

Preo­cu­pa­ción, in­cer­ti­dum­bre y va­cío son los tér­mi­nos que me­jor de­fi­nen el sen­ti­mien­to de los cer­ca de 200 em­plea­dos de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. Aun­que ayer vol­vie­ron a una si­tua­ción de re­la­ti­va nor­ma­li­dad en su se­de, ya que una vez con­clui­dos los re­gis­tros la Guar­dia Ci­vil les per­mi­tió ac­ce­der a sus pues­tos de tra­ba­jo y fun­cio­nar con sus or­de­na­do­res, la gen­te allí si­gue en es­ta­do con­mo­cio­na­da tras la de­ten­ción de su gran je­fe y de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res en ma­te­ria eco­nó­mi­ca por una tra­ma ge­ne­ra­li­za­da de co­rrup­ción.

Aje­nos por com­ple­to a los pre­sun­tos de­li­tos, los tra­ba­ja­do­res te­men so­bre to­do por su fu­tu­ro la­bo­ral. Las du­das los asal­tan. No sa­ben si se re­pe­ti­rán los re­cien­tes co­mi­cios elec­to­ra­les, si la jun­ta di­rec­ti­va po­drá ele­gir al­gu­na fi­gu­ra de tran­si­ción como Luis Ru­bia­les, el presidente de la AFE al que Vi­llar iba a pro­po­ner como vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro, o si an­te­rio­res as­pi­ran­tes como Jor­ge Pé­rez vol­ve­rán a la ba­ta­lla. Pe­ro sí asu­men que el fút­bol es­pa­ñol ten­drá que su­frir, o ben­de­cir, una me­ta­mor­fo­sis. De mo­men­to, hay pa­rá­li­sis. Ni se ce­le­bró la jun­ta di­rec­ti­va del miér­co­les ni ten­drá lu­gar la asam­blea del jueves.

En el plano de­por­ti­vo, tan­to la se­lec­ción ab­so­lu­ta de Ju­len Lo­pe­te­gui como las in­fe­rio­res go­zan de muy bue­na sa­lud y no pa­re­ce que la cri­sis pue­da afec­tar­les di­rec­ta­men­te. Al­gu­nas fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en que fut­bo­lis­tas y téc­ni­cos pre­fie­ren si­tuar­se al mar­gen del con­flic­to y cen­trar­se en su pro­fe­sión y en sellar la cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Mun­dial de Ru­sia 2018.

Más allá del ca­ri­ño que pu­die­ran te­ner­le a Vi­llar y a sus acó­li­tos, su mi­ra­da se cen­tra en la ci­ta cla­ve an­te Ita­lia del 2 de sep­tiem­bre en el San­tia­go Ber­na­béu, en la vi­si­ta a Liech­tens­tein tres días después y en los cho­ques con­tra Al­ba­nia en ca­sa e Is­rael, fue­ra, los días 6 y 9 de oc­tu­bre. El ca­len­da­rio no pa­ra, pe­ro es una in­cóg­ni­ta quién y có­mo or­ga­ni­za­rá a par­tir de aho­ra los amis­to­sos o ne­go­cia­rá las pri­mas de los in­ter­na­cio­na­les, un asun­to que du­ran­te ca­si tres dé­ca­das ha si­do com­pe­ten­cia ex­clu­si­va del vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co Juan Pa­drón, tam­bién de­te­ni­do.

Tras co­no­cer que a Án­gel Vi­llar se le acu­sa de ha­ber im­pul­sa­do par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra que su hi­jo Gor­ka ob­tu­vie­ra ré­di­tos a tra­vés de su em­pre­sa Sport and Ad­vi­sers, de la que es ad­mi­nis­tra­dor úni­co, to­dos com­pren­den me­jor el por­qué de tan­tos com­pro­mi­sos an­te ri­va­les exó­ti­cos que ge­ne­ra­ban sos­pe­chas. Mu­chas du­das se es­tán des­pe­jan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.