«No to­da bo­fe­ta­da es vio­len­cia, de­pen­de de la si­tua­ción»

El ma­gis­tra­do ad­vier­te que mu­chos pa­dres es­tán «in­de­fen­sos» an­te sus hi­jos por­que se creen in­to­ca­bles

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - XURXO MELCHOR

Como ma­gis­tra­do ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de A Co­ru­ña, no es la primera vez que José Antonio Váz­quez Taín (A Mer­ca, 1968) se en­fren­ta a la de­nun­cia de un me­nor a uno de sus pro­ge­ni­to­res. En el re­cien­te ca­so de la ma­dre de A Co­ru­ña, de­ci­dió ab­sol­ver­la por­que tu­vo cla­ro que la mujer ac­tuó pro­por­cio­na­da­men­te al abo­fe­tear a su hi­jo, que, tras ne­gar­se a po­ner el desa­yuno en la me­sa, es­tam­pó su ca­rí­si­mo te­lé­fono mó­vil con­tra el sue­lo. Ad­vier­te que mu­chos pa­dres es­tán «in­de­fen­sos» y que «las de­nun­cias de me­no­res a pa- dres o pro­fe­so­res son ca­da vez más ha­bi­tua­les por­que los me­no­res se co­men­tan en­tre ellos en las re­des so­cia­les que cual­quier cas­ti­go fí­si­co pue­de con­si­de­rar­se un de­li­to y que pue­den de­nun­ciar­lo, como pa­só en es­te ca­so». —¿Le cos­tó mu­cho to­mar la de­ci­sión de ab­sol­ver a la mujer por dar­le una bo­fe­ta­da a su hi­jo? —Lo que me cos­tó fue dar­le for­ma. El sen­ti­do co­mún te im­po­ne una de­ci­sión, pe­ro los jue­ces te­ne­mos que apli­car la le­gis­la­ción vi­gen­te nos gus­te o no nos gus­te. No ha si­do una in­ter­pre­ta­ción ori­gi­nal, pe­ro sí rea­li­za­da des­de la sen­sa­tez. La ley tie­ne que ser ló­gi­ca, por­que de otra ma­ne­ra no es ley. Si los pa­dres tie­nen la obli­ga­ción de edu­car a los hi­jos, tie­nen que te­ner al­gu­na he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer­lo. Eso sí, siem­pre de for­ma pro­por­cio­na­da, co­rrec­ta y sin pro­vo­car le­sio­nes. En es­te ca­so no las ha­bía y la pro­pia Fis­ca­lía re­co­no­cía que ha­bía exis­ti­do pro­vo­ca­ción por par­te del me­nor. —¿Ha­bría que re­for­mar en­ton­ces el Có­di­go Pe­nal? —Sí, pe­ro el pro­ble­ma es que nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co lo va a que­rer ha­cer por­que res­ta vo­tos. Es mu­cho más bo­ni­to de­cir que se es­tá pro­te­gien­do a la ju­ven­tud por­que se eli­mi­na cual­quier ti­po de vio­len­cia. Al­guno pien­sa que si re­gu­la si­tua­cio­nes utó­pi­cas la uto­pía se va a crear, pe­ro no. Hay que re­gu­lar si­tua­cio­nes reales pa­ra que se cree la uto­pía, y eso es lo que los le­gis­la­do­res no son ca­pa­ces de ver. —¿Tie­nen al­gu­nos me­no­res la creen­cia de que son in­to­ca­bles? —Ab­so­lu­ta­men­te, y es que se les ha trans­mi­ti­do ese men­sa­je. El le­gis­la­dor de­be­ría trans­mi­tir­les el men­sa­je de que es­tán pro­te­gi­dos an­te cual­quier abu­so, pe­ro que tam­bién tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des. Y ahí es don­de te­ne­mos que en­con­trar una in­ter­pre­ta­ción de la ley que sea co­rrec­ta, que exi­ja a los pa­dres los de­be­res de edu­ca­ción, ali­men­ta­ción, cui­da­do y am­pa­ro, pe­ro que tam- bién les per­mi­ta te­ner la fa­cul­tad y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra po­der co­rre­gir al ni­ño. —¿To­da bo­fe­ta­da es vio­len­cia? —No, cla­ro que no. No to­da bo­fe­ta­da es vio­len­cia fa­mi­liar, por­que to­do de­pen­de de la si­tua­ción. To­da bo­fe­ta­da es un cas­ti­go cor­po­ral y, por lo tan­to, tie­ne que estar res­trin­gi­da a de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias muy es­pe­cia­les. Es tan ab­sur­do, y ahí es don­de más due­le, que si yo hu­bie­se con­de­na­do a es­ta se­ño­ra su hi­jo no po­dría verla en un pla­zo mí­ni­mo de en­tre seis meses y un año. Va­mos, que pa­ra pro­te­ger al ni­ño lo echa­mos a la ca­lle o se tie­ne que ir a una ca­sa de aco­gi­da. Es­to, evi­den­te­men­te, no pue­de ser. Re­cor­de­mos una sen­ten­cia en Pon­te­ve­dra, don­de una se­ño­ra sor­do­mu­da fue con­de­na­da por dar­le una bo­fe­ta­da a su hi­ja a una me­di­da de ale­ja­mien­to y la pro­pia sen­ten­cia pe­día el in­dul­to. En es­te ca­so, ha­bien­do in­ter­pre­ta­cio­nes de al­gu­nas au­dien­cias pro­vin­cia­les en el sen­ti­do que he fa­lla­do, ha­bía que dar un pa­so más y no con­de­nar y pe­dir el in­dul­to, sino ab­sol­ver a la ma­dre.

Taín re­cuer­da que va­rias con­de­nas an­te­rio­res pe­dían la ab­so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.