«Que­ría ver o lu­gar on­de vai estar en­te­rra­do o pai do seu fi­llo»

La her­ma­na de Antonio Ar­ca, ase­si­na­do en Mé­xi­co, ex­pli­ca así el via­je de su pa­re­ja al en­tie­rro ayer en For­ca­rei

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

Yu­ri­dia­na Ló­pez no ten­dría que estar ayer en For­ca­rei. Los pa­dres de su pa­re­ja, Antonio Ar­ca Brey, los es­pe­ra­ban a ella y a él a me­dia­dos de agos­to. Él te­nía pre­vis­to acu­dir, como ca­da ve­rano, a des­can­sar de su tra­ba­jo como em­pre­sa­rio ho­te­le­ro en Mé­xi­co y ella, que tra­ba­ja en uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos, pen­sa­ba co­no­cer a los abue­los de su fu­tu­ro hi- jo. Pe­ro to­do se trun­có el miér­co­les 12, cuan­do al vol­ver a su ca­sa por la no­che Ar­ca Brey se en­fren­tó a un asal­to en la puer­ta de su do­mi­ci­lio, en Cu­lia­cán: a los pri­me­ros gol­pes los si­guió un dis­pa­ro que aca­bó con su vi­da.

Yu­ri­dia­na lle­gó la no­che del mar­tes a For­ca­rei: atrás de­ja­ba cer­ca de 9.000 ki­ló­me­tros des­de la ca­pi­tal de Si­na­loa, que no du­dó en re­co­rrer, pe­se a su vi­si­ble em­ba­ra­zo, pa­ra dar el úl­ti­mo adiós a To­ño. Lo ex­pli­ca­ba Lidia Ar­ca, la her­ma­na del in­for­tu­na­do emi­gran­te: «Ela veu por­que que­ría ver o lu­gar on­de vai estar en­te­rra­do o pai do seu fi­llo». En el ta­na­to­rio for­ca­ri­cen­se lo ve­ló las úl­ti­mas ho­ras. En­tre las nu­me­ro­sas co­ro­nas que acom­pa­ña­ban al fé­re­tro, una re­za­ba a sus pies «Tu hi­jo». El hi­jo pós­tu­mo que no co­no­ce­rá: na­ce­rá en el mes de di­ciem­bre y lle­va­rá su mis­mo nom­bre, Antonio.

In­mó­vil fren­te al cris­tal del ve­la­to­rio que lo se­pa­ra­ba del cuer­po iner­te de su com­pa­ñe­ro, Yu­ri­dia­na ob­ser­va­ba sin des­can­so, ayer por la ma­ña­na, al hom­bre cu­yo 41.º cum­plea­ños ha­bía ce­le­bra­do ha­ce po­cos días en Mé­xi­co. A su la­do, la ma­dre de Antonio y su her­ma­na, y un po­co más allá el pa­dre, en un si­len­cio que­bra­do por quie­nes se acer­ca­ban a dar el pé­sa­me. Has­ta que el ta­na­to­rio se fue lle­nan­do de unas con­do­len­cias sin es­tri­den­cias, fru­to de to­da una se­ma­na de pro­lon­ga­do due­lo, a me­di­da que se acer­ca­ba la ho­ra del en­tie­rro.

La fa­mi­lia arro­pó a Yu­ri­dia­na en su ca­sa des­de el pri­mer mo­men­to: «Foi o en­con­tro máis du­ro das no­sas vidas», con­ta­ba Lidia Ar­ca mien­tras las lá­gri­mas lle­na­ban sus ojos, con la ale­gría so­ña­da de agos­to des­pe­da­za­da por el ines­pe­ra­do zar­pa­zo de ju­lio. Por la tar­de, la igle­sia de San Pe­dro de Quin­ti­llán se que­dó pe­que­ña pa­ra tan­tos ami­gos de Antonio que qui­sie­ron tes­ti­mo­niar­le su ca­ri­ño en la des­pe­di­da. En to­dos esos ges­tos de amis­tad y afec­to sin­ce­ros qui­so en­con­trar el sa­cer­do­te una luz de es­pe­ran­za pa­ra pre­gun­tas que no en­cuen­tran res­pues­ta: «¿Por qué a es­ta edad? ¿Por qué la muer­te en vez de la vi­da? ¿Por qué Dios ha per­mi­ti­do es­to?».

El hi­jo pós­tu­mo del em­pre­sa­rio na­ce­rá en di­ciem­bre y lle­va­rá su mis­mo nom­bre, Antonio

ROBER AMA­DO

Yu­ri­dia­na Ló­pez, la pa­re­ja de Antonio Ar­ca, em­ba­ra­za­da de va­rios meses, acom­pa­ña­da por los pa­dres del em­pre­sa­rio ase­si­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.