Pa­ter­ni­dad lla­ve en mano

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

HA­BI­TA­CIÓN PRO­PIA

Sin la lu­cha de las mu­je­res por sus de­re­chos, la aper­tu­ra de ar­ma­rios de la que tan­tos hom­bres se be­ne­fi­cian ha­bría si­do im­po­si­ble. Di­cho lo cual, y sin más am­ba­ges, creo que hay un do­ble o tri­ple dis­cur­so a la car­ta —tam­bién en al­gu­nos sec­to­res del fe­mi­nis­mo— a fa­vor de lo que al­gu­nos au­to­res no du­dan en lla­mar el ho­mo­pa­triar­ca­do. Que son un gru­po con mu­cho po­der es al­go sa­bi­do, al me­nos en paí­ses que, como el nues­tro, han le­gis­la­do en es­te sen­ti­do y don­de el cam­bio so­cial a su fa­vor ha si­do mu­cho más rá­pi­do que el que las mu­je­res se­gui­mos re­cla­man­do. No se tra­ta de ver quién lo me­re­ce más, si no de qué com­por­ta­mien­tos es­tá ge­ne­ran­do en una par­te de la po­bla­ción que se que­da con lo me­jor de no­so­tras y con lo peor de sí mis­mos.

Es­to de los vien­tres de al­qui­ler es una lla­ma­da de aten­ción. De mar­gi­nal a neo­con el sal­to pa­re­ce abis­mal, pe­ro ha si­do po­si­ble y la aflo­ra­ción de hom­bres ho­mo­se­xua­les es hoy un plus en una so­cie­dad que se fe­li­ci­ta a sí mis­ma por su aper­tu­ra y mo­der­ni­dad. Quie­nes con­si­guen pri­vi­le­gio so­cial y dis­po­nen de di­ne­ro pa­ra sa­tis­fa­cer to­dos sus de­seos, no se pa­ran en ba­rras y es­tán con­vir­tien­do una cues­tión de gran ca­la­do: el uso, el abu­so, y co­mer­cio de se­res hu­ma­nos, en al­go frí­vo­lo, ri­tual, al­qui­la­ble como un cha­lé de va­ca­cio­nes en la costa, con ga­nan­cias del 90 % del to­tal des­em­bol­sa­do (las ta­ri­fas van de 30.000 a 50.000 eu­ros) pa­ra clí­ni­cas ra­di­ca­das en Es­pa­ña pe­ro ori­gi­na­rias de Ucra­nia, o de al­gu­nos es­ta­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, con ser­vi­cio to­do in­clui­do, es de­cir, se com­pra la pa­ter­ni­dad, lla­ve en mano. El ca­tá­lo­go de ca­ras (los vien­tres no son fo­to­gé­ni­cos) es un mues­tra­rio de jó­ve­nes be­lle­zas ru­bias o mo­re­nas, son­rien­tes, ins­pec­cio­na­das ge­né­ti­ca­men­te pa­ra evi­tar cual­quier ries­go de ta­ra en el pro­duc­to a la ven­ta: san­gre de su san­gre, la ma­yo­ría de las ve­ces. O san­gre que se ali­men­ta de la su­ya, que pa­ra eso se in­ven­tó el cor­dón um­bi­li­cal.

La me­di­ci­na que se pres­ta a es­tos fi­nes tie­ne mu­cho que ver con los avan­ces de la ve­te­ri­na­ria y la trans­fe­ren­cia em­brio­na­ria, so­lo que las her­mo­sas va­cas o ye­guas que re­ci­ben em­brio­nes ya fe­cun­da­dos no sa­ben que lo que les es­tá cre­cien­do allí den­tro no es su­yo y, ade­más, sue­len criar­lo una vez na­ci­do. No so­mos va­si­jas; ni so­lo vien­tres; ni se su­bro­ga al­go tan ín­ti­mo como la ma­ter­ni­dad; ni te­ne­mos cua­tro es­tó­ma­gos como los ru­mian­tes. Es más, so­mos hu­ma­nas, con sen­ti­mien­tos y ne­ce­si­da­des que no de­ben ser­vir pa­ra con­ver­tir­nos en car­ne de ca­ñón.

No voy a com­pa­rar es­to con el co­mer­cio se­xual o con la do­na­ción de ór­ga­nos como me­dio de vi­da. Pe­ro po­dría. Creo que lo ur­gen­te es de­nun­ciar y fre­nar la pre­po­ten­cia pa­triar­cal y la arro­gan­cia del di­ne­ro con que se plan­tea es­te asun­to. Si al­guien cree que ges­tar y pa­rir es lo mis­mo que do­nar se­men es que no se ha pa­ra­do a pen­sar­lo, o no le im­por­ta. Y tan­ta ig­no­ran­cia —o iniqui­dad— ofen­de. MA­RÍA XO­SÉ PORTEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.