Az­nar agra­de­ce a las Fuer­zas Ar­ma­das la to­ma de Pe­re­jil

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - R. G.

Se han cum­pli­do 15 años de la to­ma del is­lo­te de Pe­re­jil, pe­ro la efe­mé­ri­de mi­li­tar pa­só sin pe­na ni glo­ria pa­ra el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y las Fuer­zas Ar­ma­das. Al me­nos en lo que a ac­tos pú­bli­cos se re­fie­re. Pe­ro José Ma­ría Az­nar no qui­so que la fe­cha pa­sa­ra des­aper­ci­bi­da y ayer es­cri­bió en su pá­gi­na web: «Mi agra­de­ci­mien­to a las Fuer­zas Ar­ma­das cuan­do se cum­plen es­tos días 15 años de la re­cu­pe­ra­ción del is­lo­te de Pe­re­jil. Gra­cias a to­dos los que par­ti­ci­pa­ron en esa ope­ra­ción al ser­vi­cio de Es­pa­ña».

La ocu­pa­ción por par­te de gen­dar­mes de Ma­rrue­cos del is­lo­te des­ha­bi­ta­do a 200 me­tros de su costa y a diez ki­ló­me­tros de Ceu­ta mo­ti­vó una en­cen­di­da reac­ción de Az­nar y desató la ma­yor cri­sis di­plo­má­ti­ca con el reino alauí, so­lo com­pa­ra­ble a la que se vi­vió en los es­ter­to­res del fran­quis­mo con la Mar­cha Ver­de. El 11 de ju­lio un gru­po de gen­dar­mes ma­rro­quíes des­em­bar­ca­ron en el is­lo­te, más bien un pro­mon­to­rio ha­bi­ta­do por al­gu­na cabra, en una mi­sión, se­gún ex­pli­có Ra­bat, pa­ra pre­ve­nir el trá­fi­co de dro­gas. Aque­llo más pa­re­cía la res­pues­ta de Ma­rrue­cos a un ejer­ci­cio de la Ar­ma­da es­pa­ño­la fren­te a Al­hu­ce­mas rea­li­za­do unos días antes con cua­tro cor­be­tas, he­li­cóp­te­ros y un bu­que de des­em­bar­co.

Az­nar exi­gió ex­pli­ca­cio­nes a su ho­mó­lo­go ma­rro­quí, Ab­de­rra­mán Yu­su­fi, en una ten­sa con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca el mis­mo día de la ocu­pa­ción, y al no re­ci­bir­las por­que su in­ter­lo­cu­tor de­cía no sa­ber de qué le ha­bla­ba, or­de­nó al en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa, Fe­de­ri­co Tri­llo, la re­cu­pe­ra­ción del is­lo­te.

Po­co después de las sie­te de la ma­ña­na un gru­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les del Ejér­ci­to de Tie­rra lle­gó en un he­li­cóp­te­ro a Pe­re­jil. Re­ti­ra­ron la ban­de­ra ma­rro­quí, iza­ron la es­pa­ño­la y apre­sa­ron sin pe­gar un ti­ro a los seis uni­for­ma­dos ma­rro­quíes. Moha­med VI de­cla­ra­ría unos años después que se sin­tió «abo­fe­tea­do» y Ma­rrue­cos, «in­sul­ta­do». Az­nar se dio por sa­tis­fe­cho con la ope­ra­ción, la primera mi­sión mi­li­tar con­tra Ma­rrue­cos des­de la gue­rra del Rif, y Tri­llo tu­vo opor­tu­ni­dad de en­to­nar con tono mar­cial en el Con­gre­so: «Al alba, y con un vien­to du­ro de le­van­te de 35 nu­dos». Es­pa­ña y Ma­rrue­cos res­ta­ble­cie­ron la paz di­plo­má­ti­ca seis meses después, y el ca­pí­tu­lo de Pe­re­jil ca­yó ca­si en el ol­vi­do. Has­ta que Az­nar lo re­cor­dó ayer.

EFE

Az­nar y Tri­llo, en la ba­se Ra­ba­sa en Ali­can­te du­ran­te el des­fi­le de tro­pas que par­ti­ci­pa­ron en la to­ma del is­lo­te Pe­re­jil en el 2002.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.