Un ti­ro en el pe­cho aca­ba con Mi­guel Ble­sa

La au­top­sia acla­ra­rá si el ban­que­ro se sui­ci­dó o su­frió un ac­ci­den­te con su es­co­pe­ta de ca­za

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economia -

Su gran pa­sión, la ca­za, mar­có el fi­nal de la vi­da del ban­que­ro Mi­guel Ble­sa, que mu­rió ayer a con­se­cuen­cia de un dis­pa­ro de es­co­pe­ta en el pe­cho, en la co­che­ra de la fin­ca cor­do­be­sa a la que su­pues­ta­men­te ha­bía acu­di­do pa­ra ca­zar. Aun­que la prin­ci­pal hi­pó­te­sis ma­ne­ja­da por los in­ves­ti­ga­do­res apun­ta al sui­ci­dio del ex­pre­si­den­te de Ca­ja Madrid, fuen­tes cer­ca­nas a Ble­sa pre­fe­rían aga­rrar­se ayer a la po­si­bi­li­dad de que se hu­bie­ra pro­du­ci­do un ac­ci­den­te y la es­co­pe­ta se le hu­bie­ra dis­pa­ra­do de for­ma for­tui­ta. Aca­bar con su vi­da, man­tie­nen esas mis­mas fuen­tes, no en­ca­ja­ba con su ca­rác­ter, na­da de­pre­si­vo, in­clu­so en los peores mo­men­tos del pe­ri­plo ju­di­cial que en los úl­ti­mos años lo lle­vó en dos oca­sio­nes a la cár­cel.

En to­do ca­so, la De­le­ga­ción del Go­bierno en An­da­lu­cía ase­gu­ra­ba ayer que las cau­sas del su­ce­so aún se es­tán in­ves­ti­gan­do y que se­rá la au­top­sia, que se le prac­ti­ca­rá hoy a par­tir de las nue­ve de la ma­ña­na en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Cór­do­ba, la que acla­re si fue un sui­ci­dio o un des­afor­tu­na­do ac­ci­den­te lo que aca­bó con la vi­da del fi­nan­cie­ro.

A pun­to de cum­plir los 70 años —los ce­le­bra­ría el pró­xi­mo 8 de agos­to—, Ble­sa lle­gó so­lo a las dos de la ma­dru­ga­da del miér­co­les a la fin­ca Puer­to del To­ro, ubi­ca­da en Vi­lla­nue­va del Rey (Cór­do­ba), con­du­cien­do su propio co­che. Su­pues­ta­men­te, te­nía pre­vis­to pa­sar allí unos días de ca­za. Tal y como ha­bía he­cho en oca­sio­nes an­te­rio­res, en al­gu­nas de las cua­les es­tu­vo acom­pa­ña­do por su es­po­sa des­de el 2013, Ge­ma Gá­mez.

La fin­ca, de 2.000 hec­tá­reas de ex­ten­sión y si­tua­da en el co­ra­zón de Sie­rra Mo­re­na, es pro­pie­dad del gru­po em­pre­sa­rial Pra­sa.

Ma­dru­gón

Ble­sa ma­dru­gó. Se le­van­tó a las 7.30 de la ma­ña­na y desa­yu­nó acom­pa­ña­do por Ra­fael Al­cai­de, que es, jun­to con Fer­mín Ga­llar­do, uno de los ges­to­res del co­to de ca­za que hay en la fin­ca.

Fue un tra­ba­ja­dor de Puer­to del To­ro el que lla­mó a Emer­gen­cias unos mi­nu­tos antes de las ocho de la ma­ña­na, después de en­con­trar el cuer­po sin vi­da del ex­ban­que­ro, ten­di­do jun­to a su co­che. Du­ran­te el desa­yuno, les di­jo a sus acom­pa­ñan­tes que iba a mo­ver su vehícu­lo pa­ra de­jar­lo a la som­bra antes de sa­lir a ca­zar.

Los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios que, jun­to con la Guar­dia Ci­vil y la po­li­cía ju­di­cial, se per­so­na­ron en la fin­ca tras la lla­ma­da, cer­ti­fi­ca­ron su muer­te a las 8.40. El juez de guar­dia del Juz­ga­do nú­me­ro 2 de Pe­ña­rro­ya-Pue­blo Nue­vo de­cre­tó al me­dio­día el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver, que fue tras­la­da­do a Cór­do­ba, don­de hoy se le prac­ti­ca­rá la au­top­sia.

A me­di­da que avan­za­ba el día, los tes­ti­mo­nios de los alle­ga­dos re­for­za­ban los in­di­cios de un sui­ci­dio.

«Ha ve­ni­do a pe­gar­se un ti­ro»

«Es­to es tan sen­ci­llo como que ha ve­ni­do de Madrid a pe­gar­se un ti­ro a Puer­to del To­ro», ase­gu­ró un ami­go ín­ti­mo, ci­ta­do por el Dia­rio de Cór­do­ba, que ayer re­co­gía que po­co antes de mo­rir, Ble­sa le di­jo a Al­cai­de que le iba a dar el te­lé­fono de su mujer, por si ha­cía fal­ta que la lla­ma­ra.

Tam­bién se in­ter­pre­tan como se­ña­les de sus in­ten­cio­nes de sui­ci­dio que lle­ga­ra a la fin­ca sin equi­pa­je, cuan­do «so­lía traer una gran bol­sa», y que, en con­tra de su cos­tum­bre —so­lía usar las es­co­pe­tas que ha­bía en el cor­ti­jo—, es­ta vez hu­bie­ra lle­va­do la su­ya, qui­zás pa­ra no com­pro­me­ter a nadie de Puer­to del To­ro. Eso y que en la úl­ti­ma se­ma­na ha­bía anun­cia­do y re­nun­cia­do va­rias ve­ces a ir has­ta Vi­lla­nue­va del Rey. «Sor­pren­de que ha­ya ele­gi­do [pa­ra sui­ci­dar­se] un lu­gar don­de se le ha da­do tra­to de prín­ci­pe», se­ña­ló un ca­za­dor ha­bi­tual de la fin­ca.

Due­ño de quin­ce ar­mas

Su pa­sión y pe­ri­cia como ca­za­dor que­da­ron pro­fu­sa­men­te pro­ba­das en las múl­ti­ples ins­tan­tá­neas que se to­mó en sus via­jes, con las pie­zas co­bra­das. De he­cho, en­tre los car­gos más abul­ta­dos que hi­zo a la tar­je­ta black de Ca­ja Madrid, por cu­yo uso irre­gu­lar fue con­de­na­do a seis años de cár­cel, es­tán sus sa­fa­ris por Áfri­ca.

El ex­ban­que­ro po­seía li­cen­cia de los ti­pos Dy E, la primera pa­ra ar­mas lar­gas de ca­za ma­yor y la se­gun­da pa­ra las de ti­ro de­por­ti­vo y es­co­pe­tas de ca­za, se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes ofi­cia­les. En to­tal, Ble­sa era pro­pie­ta­rio de quin­ce ar­mas, y fue el dis­pa­ro de una de ellas el que aca­bó con su vi­da.

SA­LAS

Ope­ra­rios de la fu­ne­ra­ria, tras­la­dan­do ayer el cuer­po de Ble­sa al Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.