Cer­ca­do por la Jus­ti­cia: cau­sas pen­dien­tes y seis años de cár­cel

Fue el pri­mer ban­que­ro en pi­sar la pri­sión en es­ta cri­sis

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economia - A. BAL­SEI­RO

A me­di­da que la cri­sis avan­za­ba en el ca­len­da­rio, Mi­guel Ble­sa pa­só del Olim­po del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­trio a des­pe­ñar­se has­ta sus maz­mo­rras. De he­cho, el de Li­na­res fue el pri­mer ban­que­ro que aca­bó —fu­gaz­men­te, eso sí— en pri­sión. Allí lo en­vió en dos oca­sio­nes en el 2013, con un mes de di­fe­ren­cia, el juez El­pi­dio José Sil­va, que in­ves­ti­ga­ba la com­pra del City Na­tio­nal Bank de Flo­ri­da (CNBF) por par­te de Ca­ja Madrid, cuan­do Ble­sa es­ta­ba al fren­te, en el 2008.

En la cár­cel ape­nas per­ma­ne­ció cua­tro días en la primera oca­sión —pa­gó 2,5 mi­llo­nes de eu­ros de fianza— y 15 en la se­gun­da, ya que la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Madrid anu­ló el ca­so y el juez, que aca­bó in­ha­bi­li­ta­do, no tu­vo más re­me­dio que po­ner­lo en li­ber­tad.

«Quie­ro un juez im­par­cial, que es lo que no he te­ni­do has­ta aho­ra», fue lo pri­me­ro que di­jo Ble­sa a los pe­rio­dis­tas na­da más po­ner un pie fue­ra de So­to del Real. So­ber­bia, arro­gan­cia y al­ti­vez fue­ron su tar­je­ta de vi­si­ta du­ran­te el pe­ri­plo ju­di­cial de sus úl­ti­mos años, que aca­ba­ron por con­ver­tir­lo en un apes­ta­do en­tre quie­nes antes lo am­pa­ra­ban, cre­ci­do a la som­bra de su ami­go y va­le­dor José Ma­ría Az­nar.

Su pri­mer re­vés en los tri­bu­na­les fue el que se ma­te­ria­li­zó ha­ce cin­co meses en for­ma de seis años de cár­cel por el uso in­de­bi­do de las tar­je­tas black en Ca­ja Madrid. Car­gó más de 436.000 eu­ros en gas­tos sun­tua­rios aje­nos a su ac­ti­vi­dad en la en­ti­dad fi­nan­cie­ra: sa­fa­ris, via­jes o ca­rí­si­mos vi­nos, en­tre ellos.

Con­fia­ba en elu­dir la cár­cel

Re­cu­rrió la con­de­na an­te el Su­pre­mo y con­fia­ba en que el al­to tri­bu­nal se la re­ba­ja­ra, in­clu­so en elu­dir la pri­sión. La Au­dien­cia no le im­pu­so nin­gu­na me­di­da cau­te­lar has­ta que la sen­ten­cia no fue­ra fir­me. Su en­torno sos­tie­ne que, aun­que es­ta­ba «preo­cu­pa­do», en nin­gún ca­so es­ta­ba de­pri­mi­do por ello, mo­ti­vo por el que des­car­tan que su muer­te ha­ya si­do un sui­ci­dio.

Pe­ro el me­diá­ti­co jui­cio de las black no era el fi­nal, sino el prin­ci­pio de sus cuen­tas pen­dien­tes con la Jus­ti­cia. Y es que el ban­que­ro es­ta­ba in­cur­so en otras dos cau­sas: la de las pre­fe­ren­tes y la de los so­bre­suel­dos mi­llo­na­rios co­bra­dos por la cú­pu­la de Ca­ja Madrid. De he­cho, el jui­cio por es­te úl­ti­mo asun­to, que cau­sa­ría al FROB un per­jui­cio de 14 mi­llo­nes de eu­ros, es­ta­ba muy pró­xi­mo y Ble­sa se en­fren­ta­ba a una nue­va pe­na de cár­cel: otros cua­tro años que com­pli­ca­ban su si­tua­ción.

En el ca­pí­tu­lo de la co­mer­cia­li­za­ción de par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes, que vo­la­ti­li­zó los aho­rros de 300.000 pe­que­ños in­ver­so­res, se in­ves­ti­ga­ba como pie­za se­pa­ra­da del ca­so Ban­kia.

Los pre­fe­ren­tis­tas fue­ron su prin­ci­pal azo­te. Ju­bi­la­dos ar­ma­dos con sil­ba­tos, me­gá­fo­nos, ca­mi­se­tas y pan­car­tas per­se­guían al otro­ra po­de­ro­so per­so­na­je en ca­da una de sus ci­tas ju­di­cia­les. En la me­mo­ria co­lec­ti­va que­da la ima­gen de un Ble­sa, con un ojo ven­da­do y ga­fas de sol, es­col­ta­do por la po­li­cía mien­tras era za­ran­dea­do y gol­pea­do en la ca­be­za con una pan­car­ta. La ten­sión lle­gó a ser tal que el juez les prohi­bió acer­car­se a la en­tra­da de Au­dien­cia Na­cio­nal.

«To­dos co­me­ti­mos ex­ce­sos antes de la cri­sis. To­dos», ase­gu­ra­ba Ble­sa, que nun­ca ad­mi­tió ha- ber he­cho na­da mal. Su fal­ta de arre­pen­ti­mien­to lle­gó al pun­to de car­gar so­bre los pre­fe­ren­tis­tas la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber com­pra­do los tí­tu­los : «Un ju­bi­la­do tam­po­co es un ig­no­ran­te fi­nan­cie­ro».

KI­KO HUES­CA

Ble­sa, aban­do­nan­do la cár­cel en ju­nio del 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.