Una muer­te con un gran es­tig­ma so­cial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economia - J. Ra­món Sil­vei­ra Presidente de la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Psi­quia­tría

La muer­te vio­len­ta de cual­quier per­so­na­je pú­bli­co sue­le atraer la aten­ción du­ran­te días. Con el fo­co pues­to so­bre sus cau­sas y cir­cuns­tan­cias. El sui­ci­dio, o muer­te vio­len­ta au­to­in­flin­gi­da, es sin du­da la prin­ci­pal cau­sa de fa­lle­ci­mien­to de nues­tros pa­cien­tes y se en­cuen­tra so­cial­men­te muy es­tig­ma­ti­za­da, qui­zás por re­la­cio­nar­se rá­pi­da­men­te con una en­fer­me­dad men­tal. Sin em­bar­go, el com­por­ta­mien­to sui­ci­da no in­di­ca ne­ce­sa­ria­men­te la pre­sen­cia de un tras­torno.

Es cier­to que el pa­de­cer al­gu­nas en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas su­po­ne un ries­go de sui­ci­dio 20 ve­ces ma­yor en ca­sos de de­pre­sión que pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral o has­ta el do­ble en per­so­nas que su­fren es­qui­zo­fre­nia. Pe­ro no es el úni­co fac­tor de ries­go, ni el más im­por­tan­te. Exis­ten mu­chos: in­ter­nos (como los tras­tor­nos men­ta­les men­cio­na­dos) o ex­ter­nos, in­di­vi­dua­les o so­cia­les, mo­di­fi­ca­bles o no, co­yun­tu­ra­les o a lar­go pla­zo.

La su­ma de es­tos fac­to­res de ries­go, jun­to con otros pre­ci­pi­tan­tes su­fi­cien­tes, con­fi­gu­ra la si­tua­ción en la que más fá­cil­men­te se po­dría lle­var a ca­bo una con­duc­ta sui­ci­da. La au­top­sia psi­quiá­tri­ca o psi­co­ló­gi­ca se­ría el mé­to­do más apro­xi­ma­do pa­ra acer­car­nos a una ex­pli­ca­ción so­bre su ori­gen y cau­sa. Su eje­cu­ción en to­dos los sui­ci­dios nos po­dría ayu­dar a pre­ve­nir nue­vos ca­sos. Sin em­bar­go, en su rea­li­za­ción, in­clu­so co­no­cien­do to­da la in­for­ma­ción ju­di­cial, el ses­go pue­de ser im­por­tan­te, mu­cho más cuan­do la va­lo­ra­ción se rea­li­za so­lo con no­ti­cias apa­re­ci­das en los me­dios.

En el ca­so de Ble­sa, la des­crip­ción del uso del ar­ma de fue­go no coin­ci­de con el ha­bi­tual uso sui­ci­da de es­te ti­po de mé­to­do. Tam­po­co ha tras­cen­di­do, in­clu­so se ha des­car­ta­do, la exis­ten­cia de tras­tor­nos men­ta­les gra­ves, y se des­co­no­cen otros ele­men­tos de ries­go im­por­tan­tes. Sin em­bar­go, den­tro de los fac­to­res pre­ci­pi­tan­tes pa­ra el sui­ci­dio en la edad adul­ta es­tán des­cri­tos la pér­di­da del bie­nes­tar eco­nó­mi­co y so­cial, el fra­ca­so pro­fe­sio­nal y la pri­va­ción del es­ta­tus o pres­ti­gio so­cial.

Fue­ra de la me­di­ci­na, ya a fi­na­les del si­glo XIX Durk­heim, so­ció­lo­go, in­ten­tó en­con­trar una ex­pli­ca­ción al sui­ci­dio, re­co­no­cien­do una im­por­tan­te in­fluen­cia so­cial, que re­la­cio­nó con la in­te­gra­ción y la regulación so­cial. Iden­ti­fi­có cua­tro ti­pos de sui­ci­dio: egoís­ta, anó­ni­mo, al­truis­ta y fa­ta­lis­ta. Pos­tu­la­ba que en el egoís­ta lo de­fi­ni­ti­vo es la au­sen­cia o pér­di­da de in­te­gra­ción so­cial. Es­to es: cuan­do un in­di­vi­duo se en­cuen­tra ais­la­do o cuan­do los víncu­los con su gru­po ha­bi­tual se de­bi­li­tan o rom­pen.

La con­duc­ta sui­ci­da es vis­ta siem­pre de for­ma ne­ga­ti­va y es­to pue­de di­fi­cul­tar que la per­so­na bus­que ayu­da. Sen­si­bi­li­zar y con­cien­ciar pa­ra dis­mi­nuir el es­tig­ma so­cial ge­ne­ra­do al­re­de­dor de es­te ti­po de muer­te ayu­da­ría a pre­ve­nir­la y a dis­mi­nuir su apa­ri­ción. Re­fe­rir­se al sui­ci­dio como una res­pues­ta acep­ta­ble fren­te a las di­fi­cul­ta­des po­dría fo­men­tar la imi­ta­ción en in­di­vi­duos vul­ne­ra­bles. Por el con­tra­rio, ha­blar de él de la for­ma co­rrec­ta se ha de­mos­tra­do que con­tri­bu­ye a evi­tar­lo. Pa­ra ello se de­be­ría in­for­mar ob­vian­do de­ta­lles de có­mo se lle­vó a ca­bo y sin usar un len­gua­je y estilo sen­sa­cio­na­lis­tas.

En Es­pa­ña, en el 2015, se re­gis­tró una ta­sa de 7,76 sui­ci­dios por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes, por lo que la pre­ven­ción se re­co­ge como uno de los ob­je­ti­vos de la Es­tra­te­gia en Sa­lud Men­tal del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y en la Es­tra­te­xia del Ser­gas del 2014, en tan­to se di­se­ña un nue­vo plan de pre­ven­ción en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.