La ma­dre del bo­fe­tón: «Fue con áni­mo de co­rre­gir­lo, no de mal­tra­tar­lo»

Des­pués de ga­nar el jui­cio: «Tras la de­nun­cia me sen­tí in­fe­rior, y él, in­to­ca­ble»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

La mu­jer a la que su hi­jo de 11 años sen­tó en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por dar­le una bo­fe­ta­da re­ci­bió la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria «sin ale­gría al­gu­na». Por­que, aun­que ha­ya ga­na­do en los tri­bu­na­les, la re­la­ción en­tre am­bos se ha vis­to muy afec­ta­da. Cuen­ta, a tra­vés de su abo­ga­do, Da­vid Ri­co Ta­boa­da, que des­de que su crío pu­so la de­nun­cia, ella se sien­te «in­fe­rior» y en cam­bio el ni­ño «se sien­te in­to­ca­ble». ¿Có­mo lo co­rri­ge aho­ra? ¿Es más per­mi­si­va por mie­do a una nue­va de­nun­cia o a la reac­ción del crío? Son pre­gun­tas sin res­pues­ta que se ha­ce el le­tra­do, que dis­pa­ra con ba­la: «Si el le­gis­la­dor pien­sa que juz­gan­do a una ma­dre por dar un ca­che­te es­tá pro­te­gien­do al me­nor, se equi­vo­ca, pues lo que con­si­gue es to­do lo con­tra­rio». Hay que «dis­cer­nir en­tre el mal­tra­to y una bo­fe­ta­da pun­tual».

«Es­ta cau­sa de­be­ría ser­vir­nos pa­ra re­fle­xio­nar», afir­ma Ri­co Ta­boa­da. Se pre­gun­ta «qué re­sul­ta más da­ñino pa­ra un me­nor, si una bo­fe­tón pun­tual que no le ha cau­sa­do le­sión al­gu­na, con áni­mo de co­rre­gir, nun­ca de mal­tra­tar, o un pro­ce­so ju­di­cial abier­to en­tre una ma­dre y su pro­pio hi­jo, con to­do lo que ello con­lle­va». Cier­to que pu­do ser peor. Ima­gi­ne­mos, con­ti­núa Ri­co Ta­boa­da, que el juez hu­bie­se con­de­na­do a la mu­jer y le im­pu­sie­ra una or­den de ale­ja­mien­to de seis me­ses, tal y co­mo so­li­ci­ta­ba el fis­cal. Sur­ge de nue­vo una pre­gun­ta: «¿Qué es peor pa­ra un ni­ño de 11 años, un ca­che­te en un de­ter­mi­na­do mo­men­to o no po­der ver a su ma­dre en seis me­ses? ¿Se va el pe­que­ño de ca­sa? ¿Se va el adul­to? ¿Adón­de?».

Es más, «pue­de que ha­ya me­no­res que se sien­tan ga­na­do­res y su­pe­rio­res a sus pa­dres tras po­ner una de­nun­cia con­tra ellos por un sim­ple bo­fe­tón», aña­de Ri­co Ta­boa­da. Lo de­cía el juez Váz­quez Taín en la sen­ten­cia, pa­la­bras que co­rro­bo­ra el le­tra­do: «No es­ta­mos an­te una si­tua­ción de ra­zo­na­mien­tos en la que se pue­da in­ten­tar ar­gu­men­tar con­tra los ra­zo­na­mien­tos del otro. Es­ta­mos an­te una cla­ra ex­hi­bi­ción por par­te del me­nor de una ac­ti­tud de sín­dro­me del em­pe­ra­dor, que úni­ca­men­te bus­ca hu­mi­llar y des­pre­ciar a su ma­dre. De no ha­ber una in­me­dia­ta co­rrec­ción, el me­nor tras­la­da­rá di­cho com­por­ta­mien­to a ter­ce­ros y co­men­za­rá a com­por­tar­se igual con com­pa­ñe­ros, ve­ci­nos, et­cé­te­ra. Por tan­to, acu­dir a una co­rrec­ción fí­si­ca mo­de­ra­da es­tá jus­ti­fi­ca­da y así se hi­zo».

«Una vez en la vi­da»

Es­ta ma­dre, que aho­ra so­lo quie­re so­bre­po­ner­se y ha­cer fren­te a la si­tua­ción que es­te pro­ce­so cau­só en esa ho­gar, in­sis­te en que aque­lla bo­fe­ta­da que le pro­pi­nó a su hi­jo el día de No­che­bue­na del 2015 por ne­gar­se en re­don­do a po­ner el desa­yuno y lan­zar el mó­vil de 800 eu­ros al sue­lo «se pro­du­jo úni­ca­men­te con in­ten­ción de co­rre­gir­lo, de que en­ten­die­ra el va­lor de las co­sas y de la co­la­bo­ra­ción en ca­sa». Su abo­ga­do ha­ce su­yas esas pa­la­bras y aña­de ade­más que el cas­ti­go «no cau­só he­ri­da al­gu­na, se pro­du­jo pre­via pro­vo­ca­ción del me­nor y, so­bre to­do, de ma­ne­ra muy pun­tual, pues fue la pri­me­ra y úl­ti­ma vez en su vi­da que le dio un ca­che­te al ni­ño».

To­do es­to no hu­bie­se lle­ga­do nun­ca adon­de lle­gó si la le­gis­la­ción tu­vie­ra ins­tru­men­tos pa­ra dis­tin­guir en pe­río­do de ins­truc­ción si se tra­ta de un mal­tra­to o una co­rrec­ción fí­si­ca le­ve. «Es­ta cau­sa, co­mo otras si­mi­la­res, de­bió ha­ber si­do ar­chi­va­da a los po­cos días de po­ner­se la de­nun­cia, des­pués de es­cu­char al me­nor y a su ma­dre». Ri­co Ta­boa­da abo­ga por una me­dia­ción en ca­sos co­mo es­te. Es­tá con­ven­ci­do de que «no se ha con­se­gui­do na­da con es­te pro­ce­so. To­do lo con­tra­rio, pues la con­vi­ven­cia no so­lo pue­de que si­ga sien­do com­pli­ca­da, sino que pue­de em­peo­rar».

En­tien­de es­te abo­ga­do, co­mo la ma­dre aho­ra ab­suel­ta, que mu­chas ve­ces «la ley y la so­cie­dad no van de la mano. La ma­yo­ría de los pa­dres opi­nan que una sim­ple bo­fe­ta­da en un mo­men­to pun­tual, nun­ca re­pe­ti­ti­va, siem­pre se da con áni­mo de co­rre­gir, de edu­car, pa­ra evi­tar que el ni­ño se ha­ga con el po­der».

La mu­jer la­men­ta el da­ño que el pro­ce­so cau­só en la re­la­ción con su hi­jo

«Al me­nor no se le pro­te­ge juz­gan­do a su ma­dre por dar­le un ca­che­te», di­ce su le­tra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.