Ca­che­tes y mal­tra­to: un gran abis­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La in­men­sa ma­yo­ría de los pa­dres es­pa­ño­les que tie­nen hoy hi­jos me­no­res es­tán per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra en­ten­der la enor­me di­fe­ren­cia que exis­te en­tre dar un ca­che­te a un ni­ño de for­ma oca­sio­nal y mal­tra­tar­lo. Y lo es­tán, por tan­to, pa­ra man­te­ner­se, sin con­sul­tar a un juez o a un pe­da­go­go, den­tro del lí­mi­te en que la san­ción cons­ti­tu­ye un ins­tru­men­to del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, que, uti­li­za­do con sen­ti­do co­mún, no en­tra ja­más en el cam­po del mal­tra­to.

Creo que ese es el ade­cua­do pun­to de par­ti­da pa­ra en­fren­tar­se a la cues­tión de los cas­ti­gos que pue­den im­po­ner los pa­dres a sus hi­jos. Por­que el mal­tra­to es en­tre no­so­tros la ex­cep­ción y no la re­gla, aun­que sea ob­vio que hay un por­cen­ta­je de ca­sos que tar­dan en aflo­rar o no lle­gan, des­gra­cia­da­men­te, a ha­cer­lo nun­ca. Y aun­que la no­ti­cia sea siem­pre que el ni­ño muer­de al pe­rro y no al re­vés.

Tal cons­ta­ta­ción no cie­rra el de­ba­te, por su­pues­to, pe­ro lo si­túa a mi jui­cio en sus tér­mi­nos pre­ci­sos. Lo general es que los pa­dres quie­ran a sus hi­jos y vi­ce­ver­sa y que ese amor sea el que de­ter­mi­ne su com­por­ta­mien­to; lo general es que los pa­dres uti­li­cen las san­cio­nes (des­de un ca­che­te oca­sio­nal has­ta la prohi­bi­ción, o la obli­ga­ción, de ha­cer tal co­sa u otra) de un mo­do ra­zo­na­ble; y lo general es que los hi­jos aca­ben en­ten­dien­do, aun­que les cues­te re­co­no­cer­lo, que sus pa­dres los san­cio­nen no pa­ra ha­cer­los su­frir, sino pa­ra con­tri­buir al com­ple­jo pro­ce­so de con­ver­tir­los en adul­tos.

Por­que de eso se tra­ta, aun­que no siem­pre es­té cla­ro tal ex­tre­mo, cuan­do se ha­bla de los lí­mi­tes a los cas­ti­gos que pue­den im­po­ner­se. De he­cho es­te de­ba­te, sin du­da ne­ce­sa­rio pa­ra ter­mi­nar con el in­to­le­ra­ble mal­tra­to que su­fren, po­bri­ños, al­gu­nos me­no­res por par­te de quie­nes de­be­rían ser los pri­me­ros en pro­te­ger­los, no pue­de plan­tear­se al mar­gen de la cues­tión general del pro­ce­so edu­ca­ti­vo de los hi­jos al que los pa­dres es­tán obli­ga­dos por el me­ro he­cho de ser­lo.

Y edu­car su­po­ne ne­ce­sa­ria­men­te po­ner lí­mi­tes. Hay ca­sos en que ello pue­de ha­cer­se prio­ri­zan­do el pre­mio o la ne­go­cia­ción so­bre el cas­ti­go ex­cep­cio­nal y otros en los que aquel re­sul­ta ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer com­pren­der a los ni­ños la lec­ción de que ser adul­to no es ha­cer lo que a ca­da cual le ven­ga en ga­na.

«Los pa­dres de los ni­ños a los que nun­ca se les ha ne­ga­do na­da se asom­bran de que es­tos se vuel­van egoís­tas, exi­gen­tes e in­to­le­ran­tes an­te cual­quier pe­que­ña frus­tra­ción», es­cri­be el psi­quia­tra Theo­do­re Dalrym­ple en un li­bro (Sen­ti­men­ta­lis­mo

tó­xi­co) de lec­tu­ra más que acon­se­ja­ble. Y aña­de: «La dis­ci­pli­na con los ni­ños im­pli­ca te­ner un cri­te­rio, la ela­bo­ra­ción de un cri­te­rio su­po­ne te­ner que pen­sar y pen­sar re­quie­re ener­gía, pe­ro to­do el mun­do es­tá ago­ta­do».

Tan­to, que en oca­sio­nes de­ja­mos a los ni­ños a su suer­te y re­nun­cia­mos a edu­car­los por co­mo­di­dad, fal­ta de tiem­po o con­fu­sión. Lo que es otra for­ma, aun­que me­nos evi­den­te y más so­fis­ti­ca­da, de mal­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.